Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 11 de juliol de 2015

¿Cómo ser una persona independiente?. La Mente es Maravillosa.

Muchas personas piensan que “ser alguien independiente” quiere decir tener el suficiente dinero como para no depender de nadie (pareja, padres, hijos, etc). Otros indican que la independencia se adquiere al poder elegir qué hacer sin pedir permiso a los demás. Ambas definiciones son correctas pero también pueden combinarse en algo que se adapte mejor a lo que realmente quiere decir “ser independiente”.
Ganar mucho dinero (o el suficiente para subsistir) a veces es algo relacionado a la necesidad y no tanto a la voluntad. Además, la autonomía debería ir más allá del saldo que tenemos en nuestra cuenta bancaria o el efectivo en nuestro bolso. Si puedes pagar tus gastos ¡Enhorabuena! Pero eso no es lo único que necesitas para ser netamente independiente.
En realidad, la autonomía está más relacionada a la capacidad de controlar tu vida: saber hacia donde ir, no esperar que los demás te digan qué hacer, etc. También la independencia tiene que ver con tus capacidades para solucionar las cosas, tus aspiraciones y objetivos, tus habilidades para hacer tus tareas por ti mismo sin precisar la ayuda de los demás, la manera con que miras el futuro, etc.
Si estás llegando a cierta etapa de tu vida donde no sabes si eres o no independiente o te gustaría desligarte un poco de quiénes te rodean, es un buen momento para prestar atención a los aspectos fundamentales que definen a una persona autónoma.

¿Cómo ser alguien independiente?
Para convertirte en un adulto con la autonomía suficiente como para hacer lo que deseas y no depender de nada ni nadie, sería bueno que:

- Cuides más de ti, tanto en lo físico como en lo mental y en lo emocional. Si no te respetas a ti mismo, es imposible que disfrutes de una vida plena. Por lo tanto, si tu mente y tu cuerpo no se encuentran en un buen estado será más probable que te enfermes, estés de mal humor y sobre todo, dependas de quiénes te rodean.

- Seas disciplinado. Esto es realmente importante porque el orden y el hecho de ser estrictos con nosotros mismos nos ayuda a hacernos cargo de las situaciones. No hay que dejarse llevar por las emociones. Cuenta con una fuerza de voluntad tal que te permita salir airoso de cualquier situación. Lo correcto es mirar lo que ocurre en el presente pero sin descuidar el futuro ni dejar de recordar las enseñanzas del pasado.

-Confíes en ti mismo. Este es un paso fundamental para ser independiente. Si crees en tus habilidades, capacidades y virtudes, será más sencillo que continúes caminando por el camino hacia la concreción de tus sueños y deseos. Pero atención, esto no quiere decir inventarnos que somos buenos en algo que no es cierto, sino en ser lo más objetivos posible y reconocer qué cosas hacemos bien y qué debemos mejorar.

- Sientas el “gusto” a la vida. Las personas que dependen de otros para ser felices no conocen las bondades de vivir. Las decisiones que toman siempre tienen que ver con los demás, no con ellos mismos. Si bien ser independiente no quiere decir ser egoísta, quizás es necesario prestar más atención a los sentimientos propios y a encontrar “la sal de la vida” en cada situación. Puede estar en tu profesión, en un deporte, en una tarea en particular, en servir al prójimo, en la religión o en hacer lo que te gusta.

- Procures encontrar el “medio vaso lleno”. Una de las características que todas las personas independientes deberían tener es el optimismo. Claro, saber que la vida es buena aunque las cosas parezcan salir mal, pero también ser capaces de alegrarnos por los pequeños detalles diarios.
En definitiva, la suma de millones de granos de arena es la que construye una playa. Lo mismo nos ocurre a nosotros con lo que nos pasa y lo que tenemos. Sé más agradecido de lo que tienes y no pierdas el tiempo ni las energías en lo que no tienes (o en quejarte por ello).

- Te auto-motives. El hecho de ser independiente significa que si bien los demás pueden dar su opinión y ayudarte en cierta actividades, tú eres el capitán de un navío llamado “vida propia”. Nadie te dará palabras de aliento si tu no lo haces. Busca la auto motivación que sea más eficaz para ti. 

Recuerda que para conseguir la independencia que tanto deseas es preciso que creas en ti, que mejores por ti, que crezcas y que encuentres lo que a ti te hace falta. Nadie hará nada por ti porque, como dice Jorge Bucay “La existencia no admite representantes”.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada