Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dijous, 26 de gener de 2012

“Debería ser obligatorio echarse una ‘siesta de datos’ todos los días”. Francesc Miralles, psicólogo y escritor.

En su libro ‘365 ideas para cambiar tu vida’, el autor recomienda desconectar unas horas de la información catastrofista para ser feliz. Miralles aconseja diseñar o rediseñar nuestra vida en función de cómo queramos que sea.
Ante la incertidumbre general, el panorama claroscuro y la desmotivación reinante, la búsqueda de la felicidad a cualquier precio se ha convertido en todo un trending topic. Las memorias de Marilyn Monroe, a puntito de salir del horno, son un ejemplo más de cómo ni el mito, ni el dinero, ni los millones de hombres rendidos a sus pies consiguieron que fuera feliz.
Francesc Miralles, autor de referencia en temas de psicología y espiritualidad, propone en su nuevo libro un caminata con 365 estaciones para ayudarnos a encontrar la felicidad.
-¿Qué es la felicidad?
-Es un objetivo distinto para cada persona según sus aspiraciones. Para un enfermo es ponerse bien, para un arruinado, salir a flote. Pero debe relacionarse con el presente, el aquí y ahora.
-¿Por qué no la encontramos?
-El error es buscarla, hay que toparse con ella en cosas sencillas y procurando vivir de una manera soleada. Estamos rodeados de pequeñas maravillas como leer un buen libro o escuchar una ópera. Desde luego, no está en ver el telediario.
-¿El exceso de información está aumentando nuestra ansiedad?
-En Estados Unidos, uno de los grandes trending topics es la infoxicación o exceso de información. Nuestro ancho de banda de comprensión humana es el mismo que hace 15 años, mientras que la información se ha multiplicado por mil: radios, decenas de cadenas de tele, periódicos, revistas, sms constantes, Facebook, WhatsApp. El cerebro se embota ante este bombardeo sin tregua.
-¿Cómo poner límites al bombardeo mediático?
-Haciendo lo que los americanos llaman siesta de datos: de ocho de la tarde a doce hay que apagar todo lo que no controlamos e imponernos una hora de descompresión haciendo lo que más nos gusta.
-Vamos, desconectar.
-Bailar nuestro rock and roll favorito, hacer encaje de bolillos o quitarnos espinillas. Lo que nos haga felices.
-Así se anula la ‘infoxicación’.
-Como dice la filosofía zen, para llenar una taza de té hay que vaciarla primero. Todos tenemos un tope.
-Y sabemos que venden mucho más las malas noticias que las buenas.
-Exacto, con lo cual va calando en la población una actitud negativa, muchas veces inconsciente. ¿Cómo se atreverá alguien a invertir si le están martilleando con que los próximos años serán aún peores?. Hay que cambiar radicalmente el discurso psicológico y mirar también el lado bueno de la botella.
-¿Y cuál es?
-Que la crisis barre mucha mediocridad, por ejemplo. Que nos obliga a estrujarnos más el cerebro ante tanta competencia, a tener claro que demasiada gente vivía por encima de sus posibilidades.
-Hay que crearse, pues, un búnker de defensa .
-Es obligatorio que el nuevo Gobierno tome medidas urgentes para contrarrestar tantas noticias catastrofistas.
-Dicen que el dinero no da la felicidad, pero, oiga, ayuda a conseguir algo tan parecido...
-Todos conocemos personas con el riñón cubierto, que viven de sus rentas y son muy desgraciados porque no han sabido gestionar su relación de pareja o se llevan fatal con sus hijos. La felicidad es una emisora con la que uno decide, o no, sintonizar.
-Luis Rojas Marcos, un puntazo de la psiquiatría en Nueva York, dice que es más fácil deprimirse en un pueblecito que en la gran ciudad.
-Sin duda. En Cataluña, en muchos pueblos, la juventud está mucho más marginada que en la ciudad; no hay cine, no hay planes, y hay más vandalismo y droga.
-¿Sirve de algo esta fiebre por los libros de autoayuda?
-El término se acuñó en Estados Unidos en el siglo XIX y se popularizó en Argentina en la crisis ,cuando la gente no podía pagarse el psicoanalista y leía este tipo de libros.
-Usted asevera que un minuto puede cambiar nuestra vida. Deme un ejemplo.
-Una llamada de teléfono por la que te reconcilias con un gran amigo, un email con el que cierras un buen negocio, un accidente. Tomamos decisiones todos los días en un minuto que afectan a nuestro estado de ánimo y vida. Yo sugiero ideas para mejorarla o cambiarla.
-La felicidad y la paz interior se han convertido en valores más buscados que los diamantes, la fama o el poder. ¿Cómo abreviar el camino?
-El humor es un arma muy poderosa para acercarse al bienestar interior; te ayuda a distanciarte de tus problemas, a verlo todo desde fuera como una película.
-La vida te da unas cartas y hay que aprender a jugar con ellas, me dijo el otro día el peluquero.
-Claro. Lo primero es ser consciente de lo que realmente podemos modificar y lo que no. La familia nos viene impuesta, pero a los hijos los podemos moldear y podemos elegir los amigos que nos aconsejen bien.
-La gente se forra a lexatines, crece la ansiedad, la depresión, ¿qué estamos haciendo mal?
-Pensar que hay que ser feliz todo el tiempo, lo cual es un error porque de los baches se aprende y no se ve el blanco si no hay negro detrás.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada