Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 27 d’abril de 2012

"Las manos que ayudan son más nobles que los labios que rezan". Frases para cambiar vidas.

Autor: Robert Ingersoll
El publicista Alejandro Toledo vislumbró de lejos en plena calle a un antiguo y exitoso compañero de profesión. Cuando se acercaba a saludarlo con alborozo, comprobó que su amigo entraba en un comedor social. Toledo no se esperaba una realidad tan terrible en la vida de alguien al que había visto triunfar de una manera rotunda. Espero unos minutos y lo vio salir, bien vestido con un traje impecable, y con una bolsa de comida de Cáritas, organización humanitaria de la iglesia católica.
Tras vivir este amargo encuentro, Alejandro Toledo decidió hacer un «spot» para Cáritas, con el objetivo de sensibilizar a los españoles sobre la necesidad perentoria de aportar ayuda en un contexto de crisis salvaje como el que vivimos y, de paso, dar a conocer la importancia del trabajo que realiza dicha organización. Ninguna de las personas que han participado en el «spot» ha cobrado nada.
«En los comedores y albergues te esperas encontrar a gente sin techo, pero la realidad es la que hemos conocido rodando este  «spot». Las personas van vestidas con sus trajes. La imagen que teníamos de los necesitados ha cambiado radicalmente. Y eso es lo más impactante. Es algo que me puede ocurrir a mí, por ejemplo, a personas con hijos pequeños. Eso es lo que más me chocó», declaró el publicista en una entrevista en RNE. 
En momentos de crisis global que a todos nos atañe, es cierto que es difícil detenerse pensar en la solidaridad como concepto. La gente está más pendiente de sus propios problemas y muchos olvidan, u olvidamos para ser más justos, los verdaderos dramas que se viven en nuestro propio vecindario, sin ir más lejos.
En épocas con una tasa de desempleo tan desaforada y ante una realidad social en la que surgen día a día más familias, que por causa del paro, viven en situación de precariedad y necesidad, se hace imprescindible que todos colaboremos en la medida de nuestras fuerzas. Es ahora, y valga el ejemplo del publicista que abría la entrada de hoy, cuando es necesario hacer un esfuerzo efectivo y crear oportunidades a personas en desventaja social, con el fin de que puedan lograr su integración en el mercado laboral y llevar a cabo su realización personal.
La tendencia en nuestra sociedad es que la gente viva separada, cuando no aislada, unos de otros. Ello implica pasar a formar parte de una gran masa, y, en cierta forma, deshumanizarnos. Nos centramos cada vez más solo en nosotros en una creciente espiral egoísta y en lugar de dar y ayudar a los demás, privilegiamos la autoayuda. O sea: la caridad bien entendida empieza por uno mismo, pero nunca va más allá.
Y sin embargo, ayudar a otro ser humano si bien puede representar un inconveniente o una mínima molestia, tiene también algunas 'humildes' ventajas:
  • Te hace sentir mejor contigo mismo;
  • Te conecta con otra persona, al menos por un momento, si no para toda la vida;
  • Mejora la vida de otro, por lo menos un instante;
  • Se hace del mundo un lugar mejor;
  • Y tu bondad se transmite y se multiplica y multiplicará...
Así que toma sólo unos minutos de hoy, y haz un favor a otra persona. ¿No sabes por dónde empezar? Bueno, aquí te dejo una lista, muy incompleta, solo para hacerte pensar en ello. Estoy seguro de que puedes aportar miles de ideas más... si lo piensas.
  • Sonríe y sé amable. No cuesta nada y es una manera eficaz de mejorar las cosas.
  • Hazte voluntario de la causa que elijas.¡Vamos, seguro que tienes unas horas libres...!
  • Regala algo que no utilices. ¿Para qué lo quieres ya?
  • Haz una donación a una campaña específica de la ONG que más te satisfaga. Aunque sea poco, siempre sirve.
  • Detente para ayudar a quien lo precisa. No pases de largo ante el dolor o la dificultad de otros.
  • Enseña lo que sabes sin pedir nada a cambio. El conocimiento es algo que no merma si lo repartes.
  • Consuela a alguien en su dolor. Siempre hace mucho bien.
  • Compra alimentos para una persona sin hogar y entrégaselos sin más. Al menos un día comerá bien.
  • Presta tus oídos. A veces basta solo con escuchar.
  • Sé paciente. Sobre todo, porque los demás también deben serlo contigo.
¡Ama! Encuentra maneras de expresar tu amor a los demás, ya sea tu pareja, hijos, otros miembros de la familia, amigos, compañeros de trabajo, o completos extraños ... simplemente expresa tu amor. Un abrazo, una palabra amable, pasar tiempo con ellos... todo esto es más importante de lo que piensas.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada