Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dijous, 5 d’abril de 2012

¿"TODO CANSA"? : NOVEDAD Y MONOTONÍA. Núria Costa

Novedad y monotonía son dos términos opuestos a la vez que complementarios.
Lo nuevo siempre es desconocido. Puede experimentarse con ilusión y expectativa cuando es de nuestro agrado o también puede producir miedo o respeto por la misma razón de desconocimiento. Lo que está claro es que no nos deja indiferentes y enfrentándonos a ella con una u otra actitud nos produce un montón de sensaciones y nuevas experiencias. Ahora bien, con el tiempo, esa misma novedad un día se torna monótona y parece que ya no nos brinde más misterios. Dicho de otro modo; esa novedad se ha convertido en monotonía y con ella nos enfrentamos a diario en nuestras vidas, ya sea en el trabajo, con la pareja, con amigos o con una simple pieza material que un día compramos con tanta ilusión. La pregunta es; cuando ha llegado la costumbre, cuando algo ya se ha integrado en nuestra vida, cuando algo ya no queda al descubierto ¿cansa?
Vivimos en un mundo dinámico. Los seres humanos necesitan de nuevos aprendizajes y experiencias para su correcto desarrollo pero al mismo tiempo, también necesitan de estabilidad y anclaje para situar su identidad y su representación social. De alguna manera podríamos decir que necesitamos tanto de la novedad como de la estabilidad y monotonía. El problema radica cuando esta última se vuelve aburrida, pues hay que distinguir entre ambos términos.  La monotonía surge de la sensación de hacer siempre lo mismo, mientras que el aburrimiento surge como un bloqueo a crear situaciones activas (Ulich, 1987).
En este sentido una persona puede sentir monotonía pero no aburrimiento. Puede estar presente la sensación de hacer siempre lo mismo pero estar a gusto en esta situación, mientras que otra, puede sentir la incapacidad de cambiar esa sensación y puede caer en el tedio y el aburrimiento. Sea como sea, ambos factores dependerán de la personalidad del individuo y del estilo de afrontamiento que se tenga.
Por otra parte Smith, 1981, apuntó que los seres humanos se aburren si el contexto en el que se hallan se caracteriza por la repetitividad, la falta de novedad y la monotonía. Según esta visión, podríamos decir entonces que a pesar de que monotonía y aburrimiento sean términos independientes, sí están relacionados y uno sucede al otro cuando lo nuevo deja de existir.
Dicho esto y centrándonos en la pregunta inicial que abría el post ¿podemos considerar que “todo nos cansa” aceptando o no esa parte monótona? Lo que está claro es que cuando lo nuevo deja de serlo, queda integrado por tanto conocido y dependerá de nosotros hacer de esa situación o estímulo algo cansino o no. Para unas personas es más fácil llegar al aburrimiento que para otras. Es más; hay quien hace de este último una forma de vida y pueden convertir el tedio en algo patológico y constante.
Por último añadir, que la monotonía y la novedad van muy ligadas a la motivación, a las expectativas y también a la fatiga. ¿”todo nos cansa”? 
Una vez más, las cosas no son como son, son como somos y como nosotros las vivimos y mientras uno está encantado vistiendo siempre la misma camisa azul, otro corre a desnudarse, buscando algo nuevo para vestir su vida con un color diferente.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada