Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 9 d’abril de 2012

DIVORCIARSE ES HUMANO. Jenny Moix. El País.


Nuestro organismo, creencias e ideas están en contínua evolución. ¿porque entonces somos tan sensibles a cambiar de estado civil?. También podemos comer perdices tras el divorcio.
Si se interpreta como algo que se ha roto, siempre se entiende peor que lo entero. Debemos verlo como un cambio más.
La ingente cantidad de átomos que forman el universo son prácticamente eternos. Circulan constantemente de aquí para allá, ahora formando una estrella, ahora una taza de café. Para algunos de estos átomos, nosotros construimos una de sus estaciones de parada y luego siguen su camino. Y es que las células se renuevan sin parar. Casi la totalidad de nuestro organismo se está regenerando constantemente. Y la parte etérea también. Nuestras creencias, motivaciones, valores, ideas van evolucionando. No es extraño pues que los sabios de todos los siglos nos aconsejen que aceptemos el cambio como algo natural. Pero en este río que fluye parece que hay algo que no debemos cambiar: nuestro estado civil. Todavía se supone que el matrimonio tiene que ser para toda la vida, y que si no es así hay algo de fracaso en ello.
La reacción más usual cuando alguien se divorcia es algo parecido a darle el pésame, incluso si ya ha atravesado el sufrimiento inicial y se encuentre satisfecho con su vida. También es bastante habitual que a continuación venga el "no te preocupes,y a reharás tu vida", palabras que suelen llevar implícita la idea de que encontrarás una nueva pareja y tendrás, por tanto, otra vez una vida normal. Está claro que para muchos el ideal de la sociedad es estar casado. En España, por ejemplo,el día después de las elecciones generales, ¿cuál fue la foto de portada de muchos periódicos? El beso del matrimonio Rajoy. Pero que el divorcio navegue en contra del ideal social o de algunos dogmas religiosos no significa que vaya en contra de Ia naturaleza humana.

REPERCUSIONES
"Me niego a admitir que haya una sola manera correcta de criar a los hijos, una especie de biblia sobre lo que está bien y lo que está mal" (Susana Quadnado)
Existen conversaciones que a los humanos nos encantan. Una de ellas es qué haríamos si nos tocara la lotería, otra es si se vive mejor casado o divorciado, si es mejor estar con o sin pareja, como si hubiera un estado perfecto para todos. Hay estudios que parecen dar una respuesta. Según una revisión de las investigaciones al respecto realizada por Paul R. Amato, de la Universidad de Pensilvania, la gente casada es ligeramente más feliz que las personas que no lo están. Parece que los casados sienten menos estrés, están más sanos y poseen una mayor autoestima.
A Ia luz de estos resultados, podríamos extraer la conclusión de que nos sienta mejor vivir en pareja. Paul R. Amato y otros expertos en el tema sostienen que el hecho de que las personas divorciadas no se sientan tan felices se debe a otros motivos. El divorcio suele suponer una situación económica más difícil, cambio de casa, no poder compartir la responsabilidad de los niños (el progenitor que tiene Ia custodia), no ver tanto a los hijos (el progenitor que no la tiene), conflictos con la expareja.. Los casados puntúan ligeramente superior en felicidad que los divorciados porque no sufren estos factores estresantes.
A pesar de que en la mayoría de las investigaciones los casados están v alorados más arriba en felicidad, en algunos estudios se observa que los divorciados disfrutan de ciertos beneficios: mayores niveles de autonomía y mayor crecimiento personal. A raíz de ello, Amato comenta: "Si más estudios se hubieran dirigido explícitamente a buscar resultados positivos del divorcio, seguramente la cantidad de investigaciones que hubieran encontrado beneficios serla mucho mayor".
El divorcio no es una cosa de dos. Los protagonistas que más nos hacen sufrir (si los hay) son los niños. ¿Qué dicen los estudios al respecto? Según un metaanálisis realizado por Paul R. Amato y Bruce Keiü, los hijos de padres divorciados tienen un peor rendimiento académico, peor conducta social y tienen menos autoestima. Sin embargo, estos datos hay que interpretarlos con mucha cautela, ¿qué tamaño tienen estas diferencias?, ¿significa que los niños de padres divorciados realmente presentan psicopatologías? Joan B. Kelly y Robert E . Emery en un estudio titulado La adaptación de los niños tras eI divorcio concluyen: "Los datos indican que solo algunos niños salen dañados del divorcio de sus padres, la gran mayoría se adaptan bien. Sugerir lo contrario es promover una interpretación no adecuada de los resultados. Más aún, los datos de las investigaciones mal interpretados pueden contribuir a crear un estigma, indefensión y expectativas negativas para los niños y los padres de familias divorciadas"..
En general, partimos de la creencia de que la familia tradicional es la más adecuada para que los niños crezcan sanos psicológicamente. Recientemente se han publicado los datos de un estudio llevado a cabo en España que ha sido coordinado por Enrique Arranz (Universidad del País Vasco) y Alfredo Oliva (Universidad de Sevilla). El objetivo de este trabajo consistió en analizar seis tipos de estructuras familiares tradicional, monoparental, reconstituidas, homoparentales, múltiples y adoptivas. Se comparó el nivel de estrés en la familia, la calidad del contexto familiar y el ajuste psicológico de los niños entre estos tipos de familia. No se encontraron diferencias. Así pues, vivir pensando que la familia tradicional es la única adecuada para educar a los hijos no solo es un error, sino que, además, puede culpabilizar a quien no forma parte de este tipo de familia.

CAMBIANDO LA MIRADA
"Si una pareja no sirve para cfrcer, no sirve para nada. Deberíamos celebrar los divorcios tanto como las bodas" (Vicenf OIivá)
El otro día, una mujer me explicaba muy intensamente que se estaba planteando el divorcio. Donde invirtió más tiempo fue en describirme a su marido. Mi imaginación lo acabó dibujando como un hombre que en lugar de manos tenla mandos a distancia y cuya espalda era una extensión del sofá. Se estaba justificando, como hacemos todos constantemente, en lugar de simplemente admitir que ya no era feliz con su marido. Si divorciarse se viera como algo más natural, no deberíamos justificarlo tanto. Las explicaciones suelen culpabilizar al otro miembro de la pareja. Siempre que conozco personas divorciadas que previamente me han sido descritas por su ex, me llevo una grata sorpresa. ¡No son ogros!
En las investigaciones sobre el divorcio, una de las preguntas suele ser de qué depende que unas personas se adapten mejor que otras tras el divorcio. Hay muchos factores. Uno de ellos es el significado que para la persona tenga el divorcio. Si se interpreta como que algo se ha roto, lo roto siempre se entiende peor que lo entero. Si lo entendiéramos como algo más humano, un cambio más en la vida, no sufriríamos tanto. La persona que decide divorciarse suele sufrir porque a nadie le gusta romper algo y al otro miembro de la pareja suele disminuirle la autoestima porque uno debe de tener muchos defectos para que alguien se atreva a dar el paso de fragmentar la relación. Y entre culpas y autoestimas dañadas se generan los conflictos. Guerras donde los amigos se encuentran en la encrucijada de escoger el bando, y conflictos con estelas que pueden colarse en el corazón de los hijos. Si cambiáramos la mirada, todo sería mucho más sencillo. Muchas películas nos presentan como final feliz la boda de los protagonistas. No estaría mal que algunas nos enseñaran que el final feliz también llega tras el divorcio. Y es que después del divorcio también se comen perdices.

OTRAS MIRADAS SOBRE LA PAREJA

PELÍCULAS
- Tal como éramos de Sydney Pollack. Simplemente se acabó el amor.
- Bajo el sol de la Toscana de Audrey Wells. Una nueva vida tras el divorcio.
- La guerra de los Rose. De Danny de Vito. El divorcio más incivilizado de la historia del cine.
- Kramer contra Kramer, de Robert Benton. Los hijos en medio del huracán.

LIBRO
- El normal caos del amor. De Ulrich Beck y Elisabeth Beck-Gernsheim (Paidós). El matrimonio no es la única fórmula. Las nuevas formas de la relación amorosa.

4 comentaris:

  1. Ajajá !!! Me encantó lo de "rehacer la vida". Para muchos parece ser que eso solo pasa por tener a una nueva persona al lado, no que ella, la vida, tenga sentido en sí misma, en un día a día rico y renovado.
    Los hijos ??? Para mí es más sano y enriquecedor que vivan el ejemplo de la honestidad. Si algo no funciona es mejor ser coherente y seguir hacia adelante, aunque eso signifique a veces tener que cambiar el rumbo. Qué existe estrés en el viaje, pués sí, a qué negarlo. En ambos bandos, divorciados y casados, hay que lidiar con las diferencias, si son reconciliables excelente, sino.. ¿no es mejor hacerlo cada un@ lo mejor que pueda según su escala de valores? ¿Qué debimos pensarlo mejor antes de embarcarnos? Quizás sí... pero ¿de qué nos ayuda la culpa? Además, no es menos cierto que a veces empiezas un viaje y después de varios puertos no eres ya el que con ilusión preparó la mochila, lo transitado te ha cambiado.
    Por último "protesto" Bajo el sol de la Toscana. Como yo lo veo no es más que una versión más del vivieron felices para siempre, un "no pierdas la esperanza" a la americana donde a la vuelta de la esquina o en otro continente te espera el "rehacer tu vida" tradicional, aquí con chica/chico estupendísimos en un escenario de ensueño. No, no soy una esceptica, creo en el amor, en la fuerza de un proyecto común... pero es que a las americanas les pasan unas cosas en Italia !!! Contraataco con "Qué les pasa a los hombres?" (y yo añadíria -y a las mujeres-, "bichos" no menos extraños)en una de las historias me encantó ver como un "final" se presenta como un principio.
    Apa, me despaché a gusto.
    Un placer tu blog.
    Un beso y feliz semana a tod@s.
    Cristina

    ResponElimina
  2. Gracias por "despacharte" como tu dices. Un tema largo y complejo éste. Y te doy la razón en lo que dices, lo de las películas de cine ya se sabe cada uno tiene sus preferencias. Yo pienso como tu respecto a las americans e Italia... El último ejemplo con "Come, reza, ama...".

    Y a todos nos pasan cosas, no es exclusiva de los hombres o mujeres. Cada un@ és un ente con sus inquietudes, creencias,... Nunca he sido partidario de las frases es que los hombres o las mujeres son... Poner a todo el mundo en el mismo saco no lo considero honesto. Cada uno somos como somos y así hemos de aceptarnos.

    Gracias por tus palabras Cristina. Un beso!

    ResponElimina
  3. Este artículo de Jenny Moix me parece excelente, sobre todo porque trata un tema desde una perspectiva totalmente distinta a como la sociedad lo hace. Sigue habiendo programas de radio, libros, artículos, en los que el títular es: ¿Qué falló en lo vuestro?. Cómo que qué falló ?, por qué tiene que haber un fallo? por qué la mejor solución e incluso la única correcta debe ser una pareja estable y única a lo largo de la vida? Por lo visto hay un sólo patrón de relaciones, y si no es así, te estigmatizan, hasta tal punto que uno mismo se llega a creer que ha fallado como persona. Como dice el artículo, yo me niego a creer que haya solo un modelo de familia, un modo de educar a los hijos, de vivir en pareja.
    Un abrazo y ánimo para seguir abriendo la mente.

    Estrella

    ResponElimina
  4. Gracias por tu comentario Estrella, cargada de razón!

    Un beso y a seguir comentando, gracias!

    Joan

    ResponElimina