Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 9 de juliol de 2011

PARAGUAS EMOCIONALES


Decía hace muchos años un autor llamado Christopher Lasch que en la actualidad andamos todos con un yo mínimo, un minimal self, como lo denominó en inglés. Este autor pretendía usar este concepto, para reflejar el estado de terror emocional que vivimos a la hora de abrirlos a los demás. 

La complejidad del presente nos ha puesto una coraza, una protección para evitar que nos perdamos en un momento de escape, de abandono de las referencias que hasta hace poco guiaban nuestra sociedad. Huelga decir que las armaduras van por fuera, y que dicha coraza nos vuelve un poco cangrejos que no se enteran de que lo están cocinando. Es como que para no sufrir, renunciásemos a sentir. La contrapartida de esto, es que si esquivamos el sufrimiento, también sorteamos el disfrutar, esto es, el experimentar la espontaneidad de enfrentarnos al otro/a desconocido/a por un lado, y por otro, delata que entendemos que las emociones suelen venir parejas y por el mismo canal raro, que parece emerger desde dentro de nosotros/as. 

Tenemos miedo a que nos hagan daño, que toquen nuestra cotidianeidad por el punto más débil,  y por ello, obedientes, renunciamos al torrente de indeterminación, de incertidumbre, de desconocido que nos puede ofrecer alguien que cae en nuestras vidas, o como diría nuestras abuelas, alguien que encuentras por la calle. Es como que se establece un acuerdo tácito y silencioso, un contrato social en torno al no sentir más de la cuenta y a no implicarse, incluso con aquel con el que compartes cama, meses e incluso años. Cualquier cosa que pueda estropear la vida cotidiana sagrada de la otra persona, ya sea un amigo, compañero de trabajo o de vida, un cliente asiduo, o la persona que nos ofrece la comida en el súper, corre el riesgo de ser calificada de sobre-reacción. Aprendemos a auto regularnos. Esa coraza que nos defiende de la complejidad, bien determinada por los libros de auto ayuda con la imagen de un caballero con armadura oxidada,  solo parece poder caerse a base de lagrimones, para no quedarnos asfixiados en un mini-yo incapaz de escapar de sus propios límites, cosa que en el fondo anhelamos. 

Sí, lo deseamos pero no nos atrevernos a asomarnos al tren de las consecuencias de abrirnos al mundo de las emociones. En una sociedad secularizada, sin instinto religioso y con una trascendentalidad accesible, en la que el descubrimiento del mañana nos dará aún más control y felicidad, es como que creemos en el karma, y en que el sentir demasiado fuese malo. Practicamos una austeridad emocional entorno a lo políticamente correcto, en un mundo saturado de impresiones, que nos educan a codificar para edulcorar la vida, y en definitiva poder sobrevivir. Como saben los publicistas y los hacedores de marketing, el talón de Aquiles de la persona actual es, sin duda, su emoción.

1 comentari:

  1. És un tema que m´apassiona,i bé aqui está la meva opinió.Disculpes si és extensa.

    L´emoció presideix tot el que fem.Estan presents en les grans decisions de la nostra vida, i en les actuacions del dia a dia.
    Sovint som racionals i deixar-nos portar per les emocions ens semble perrillós, i les mantenim sota control.Arrosseguem déficits i mals hàbits emocionels,per imperatius socials, morals, educacionals i afectius.
    Viure les nostres emocions és aprendre,pq ens mostra la reacció que cadascun tenim davant la realitat i ens informa del nostre autoconeixement i maduresa. Sentir,viure i expressar les emocions és aprofitar el poder protector i orientador que tenen,alhora que ens fan experimentar sentiments de plaer o dolor, d´atracció o rebuig per establir vincles amb les persones que m´envolten,apropant-me al que m´agrada.
    Hi ha emocions que tenen el seu espai en nosaltres mateixos,en el nostre silenci, i hi ha emocions que tenen la seva máxima expressió quan les comparteixo amb l´altre, i l´altre és el motiu més important i el més profud de les meves emocions,el més atractiu i el més captivador.És la relació amb l´altre la que em situa,em fa descubrir el que sento i m´ajuda a conèixer qui sóc. I tot això amanit amb el nostre gran obstacle: la Por
    Molt sovint és la que ens regeix, ens domina, la que permet o barra el pas a la resta d´emocions. Ens fa por afrontar la nostra debilitat i veure´ns les cares amb el dolor, el rebuig, l´abandonament, la fustració i al NO. Por de saber de mi pq pot ser que m´obligi a qüestionar-me i moure´m, i por de l´altre pq pot ser que em qüestioni i m´obligi a moure´m. Si una relació m´exigeix un esforç de maduresa i algún mal de cap, si els desitjos o necessitats de l´altre entren en confrontació amb els meus, aleshores em diré que no em convé i perderé l´oportunitat d´aprendre i saber que pot representar. La vida, en un momento o un altre, ens planteja reptes dels que no tenim encara les habilitats d´afrontament,però probablement ho podrem fer-ho a partir d´aleshores.
    Endinsar-nos en nosaltrea mateixos,tenir el desig de gaudir de les delicies de la vida,però sabent que malgrat tot continuarem tenin problemas i cometen equivocacions,les que podem convertir en oportunitats i/o descubriments personals,tenin una actitud emocionalment intel.ligent.
    Confiar en la vida, deixar que faci en mi,però tb actuar,arriscar-me a fer pq no hi ha evolució sense acció,i no hi ha acció sense les emocions
    Amb tot el meu carinyo per tots,Flora

    ResponElimina