Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dijous, 16 d’agost de 2012

"Si tuviera dos caras, ¿estaría usando ésta?". Frases para cambiar vidas.

Autor: Abraham Lincoln.
Una canción en la radio, la versión en castellano del célebre "My way" de Paul Anka y que Sinatra convirtió en una pieza maestra, me ha dado pie para reflexionar sobre la autenticidad y sobre el hecho que representa ser auténtico más allá de las apariencias o de las convenciones sociales establecidas.
Nos traicionamos, sin duda, a nosotros mismos, cuando en aras de formar parte de algo ajeno, disimulamos lo que en realidad somos, para adaptarnos a lo que creemos que los demás quieren que seamos... y que no tiene nada que ver con la esencia verdadera de nuestro ser. La vida se llena de esta forma de disimulos y de falsas apariencias y tal es así, que llegamos a pensar que solo nos acabarán aceptando si mostramos una versión light, cuando no falsa, de nosotros mismos.
Y así nos vamos adaptando y nos volvemos serios, aunque seamos alegres, o risueños cuando en realidad somos serios, o aficionados a tal o cual cosa, aunque en realidad la odiemos y nos llegamos a vestir uniformemente junto al resto, aunque tengamos estilo propio...
Es el famoso sentido de a pertenencia. La necesidad que tenemos de compartir con otros, para ni estar, ni sentirnos solos. Eso no está mal, pero sin traicionar lo que somos.
¿La receta?: ser auténticos. Ser nosotros mismos y no una pálida versión. Eso implica ser diferente, si. Las falsas apariencias son como los edificios, tarde o temprano se derrumban y se descubre el verdadero ser. Y es que todo resulta más fácil, y nos sentimos mejor, cuando nos comportamos con autenticidad. Cuando aparentamos ser lo que no somos se percibe siempre y algo por dentro nos dice que la persona que tenemos delante, y que se comporta de determinada manera, no es realmente así.
Por lo menos, a mi me ha pasado, que cuando he aprendido con los años a ser yo, y a renunciar a lo que los demás puedan llegar a pensar de mí, es cuando mejor me he sentido. Es de lo más deseable que a uno le puede pasar y no me he perdido nada por ello, salvo lo que ha sido mejor perder. ¿No es positivo que los demás sepan siempre exactamente cómo eres y lo que pueden y no pueden esperar de ti?
En “My way”, la canción que os citaba al principio y que os dejo en el enlace de la frase de hoy, un hombre repasa su vida cercano ya el final. Errores y aciertos. Fracasos y éxitos. Llantos y risas, constantemente asumiendo ser cómo era y haciendo las cosas, invariablemente, a su manera.


Reflexión final: si no vives como piensas acabarás pensando cómo vives.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada