Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 19 de març de 2012

ANTE LA ADVERSIDAD, FLEXIBILIDAD. Miguel Benavent de B.

La vida nos hace duros, al menos en una primera instancia! Con la edad, uno parece que se vuelve rígido, intolerante e inflexible ante las situaciones -por adversas que sean-, logrando mantenerse firme. No obstante esta dureza -aprendida- no responde a la realidad de uno mismo, de su interior. Es simple y llanamente miedo. Y, aunque el miedo es una emoción humana y por tanto necesaria, éste nos ayuda a gestionar situaciones difíciles, aportando el valor de la experiencia, lo que lo convierte en una eficaz respuesta ante las situaciones críticas. No obstante, aunque el miedo sea una poderosa arma ante la adversidad, comunmente nos bloquea ante las situaciones y, lo que es peor, se adueña de nuestra vida, si se lo permitimos. Así, muchas personas toman sus decisiones solo en base al miedo, renunciando a todo aquello que merecen vivir! Otras, en cambio, aunque sientan el miedo y respondan a la situación de una manera automatizada o espontánea, en cuanto les es posible recuperan el control, volviendo a sintonizar con lo que sienten en su interior y con sus propósitos personales. Eso, precisamente, favorece la resiliencia, el crecimiento personal ante la adversidad.
Cada día creo más que, con la edad, la inteligencia (mental) nos hace más duros, inflexibles e intolerantes con nosotros mismos y con lo demás, pero con la sabiduría uno logra esa flexibilidad, relatividad y tolerancia que nos permite aceptar lo esencial en la vida tal como viene y actuar siempre según como somos en realidad y como lo sentimos en nuestro interior. Y aceptar el miedo ante la incertidumbre y/o la adversidad, mirándolo de cara es una de las mejores formas de crecer y, así, hacernos sabios… y no solo inteligentes, pero infelices!
Aquí te traigo un texto ajeno sobre este tema. Extrae tus propias conclusiones…
"Cuando emociones tales como el miedo o la desesperanza se apoderan de nosotros, se produce un auténtico “secuestro cerebral”, y no importa lo inteligentes que seamos; nuestra inteligencia no brillará por ninguna parte.
De la metalurgia hemos adoptado la palabra resiliencia, que no es sino la resistencia que ofrece un metal para ser deformado.  También hemos adoptado de esta misma ciencia la palabra elasticidad, que es la capacidad de ese metal para volver a su forma original cuando la fuerza que lo deformó ha desaparecido.  El acero, por ejemplo, ofrece una gran resiliencia porque cuesta mucho deformarlo y a la vez tiene una gran elasticidad para volver a su forma inicial una vez que la fuerza que actuaba sobre él ha desaparecido.
Hay personas que tienen una extraordinaria capacidad de aguante ante la adversidad y que difícilmente pierden su serenidad.  Suelen también ser estas mismas personas las que antes se recuperan después de pasar un episodio doloroso en sus vidas.
Un ordenador magnífico con un software mediocre genera resultados mediocres.  Un cerebro excepcional con un software mental limitante sólo producirá procesos limitados.

Dr. Mario Alonso Puig, “Reinventarse”

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada