Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

diumenge, 25 de març de 2012

Eres el resultado de lo que piensas. Valentina Macías de Mejía

Esta afirmación encierra demasiada sabiduría. Sabemos la fuerza que tienen los pensamientos y si lo tuviéramos en cuenta en nuestra vida, en todas nuestras acciones, en nuestros proyectos, propósitos, anhelos, seguramente que obtendríamos resultados prodigiosos, siempre y cuando lo que pensemos sea positivo; esté impregnado de cosas buenas, de armonía, de entusiasmo, de energía, de anhelos de triunfo, de algo bien importante: De fe; de esa fe que es a toda prueba; la que nos lleva a alcanzar resultados inimaginables, inalcanzables muchas veces, pero que a fuerza de perseverancia, de ánimo, de confianza en uno mismo, nos convierte en ganadores, en triunfadores, en esas personas que tantas veces nos hemos encontrado en la vida y que han sido claro ejemplo de tenacidad, de fuerza.
Vera Peiffer en su libro El pensamiento positivo, afirma que:
“La calidad de nuestros pensamientos determinará el grado de salud de que gozamos. Los pensamientos positivos crean emociones positivas y en último término buena salud. Los pensamientos y las emociones negativas, estriñen tanto la mente como el cuerpo”.
Walter Riso especialista en Psicología clínica, en uno de sus libros: Pensar bien, sentirse bien, dice que:
“Si pensáramos mejor, actuaríamos y nos sentiríamos mejor”.
Habrá algunos que objetarán y criticarán esta forma de ver las cosas; son aquellos pesimistas, que a todo le encuentran un pero; los que sólo piensan en lo malo, en lo negativo; los que siempre encuentran disculpas; en todo ven obstáculos; no creen ni en ellos mismos y carecen de todo quizás y muy seguramente por su forma de pensar.
Demasiados autores han escrito sobre el poder del pensamiento; sobre esa fuerza generada en nuestra mente; tenemos un buen número de pensadores que han difundido sus sabias enseñanzas, pero que lamentablemente mucha gente desconoce y pasan la vida lamentándose, contagiando de pesimismo a quienes les rodean; viviendo una vida infeliz; amargados; muchos pasaron su existencia así y la desperdiciaron; finalizó su tiempo, fueron desdichados por siempre y se fueron de este mundo con las manos vacías.
Si estamos a tiempo todavía para lograr cosas de todo orden que no hemos conseguido, materiales, espirituales; cambios de hábitos, de adicciones, de elementos perjudiciales para la salud; de carencias que hemos tenido, por vivir pensando en escasez, en problemas, cambiemos nuestra forma de pensar; no atraigamos lo malo con nuestros pensamientos; parece difícil, pues estamos rodeados de muchas influencias negativas; de todo ese material noticioso que nos llega y nos atiborra de sucesos graves, difíciles, penosos, que influyen en nuestro ánimo, en nuestra forma de pensar; llenémonos de coraje, de optimismo; si es el caso, hagamos un paréntesis en las noticias, en la prensa amarillista que nos daña, que nos enferma y pongamos todo nuestro empeño en realizar terapias sanadoras, a través de nuestros pensamientos.
Empecemos desde ya y observemos cuidadosamente los cambios que se van a generar en nuestra vida.
“Ser positivo significa preocuparse menos y disfrutar más; preferir ver el lado bueno de las cosas, en lugar de permitir que el pesimismo y el fatalismo invadan su mente, preferir ser feliz a ser desdichado” Vera Peiffer.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada