Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 2 de març de 2012

EL CAMBIO EN SILENCIO. Miguel Benavent de B.


Supongo que en nuestro mundo loco es difícil encontrar la paz interior que todos buscamos, desde siempre. No suelo ver la TV, creo que es nociva, porque te da una visión sesgada, caricaturesca y/o manipulada del mundo en que vivimos y es difícil quedarse impasible e indiferente ante las atrocidades que uno ve, por ejemplo, durante una escasa hora que dura un noticiario. Ni que decir tiene que esa no es nuestra realidad, sino una parte de ella, la que algunos pretenten hacernos ver, creer y aceptar. No entraré en los motivos ocultos -o no tanto- para hacernos creer que este es nuestro mundo. Concluiré afirmando que el miedo es una poderosa arma para doblegar la individualidad, el sentido común y la integridad de la persona.
En mi paseo por diferentes canales de TV, ayer tuve el dudoso placer de ver algunas perlas: disturbios juveniles en Valencia y la implacable autoridad desmandada, represión en Egipto, movimiento 15-m, la opresión de los pueblos y de las minorías, cómo se fragua un conflicto bélico en Siria, ejercicios militares en lugares sensibles, hambre y enfermedades en el Tercer Mundo, suicidios y violencia, justicia injusta en procesos judiciales presuntamente manipulados por intereses de Estado, agresividad gratuíta, dimisión de altos cargos mundiales por corrupción, ayudas desmedidas a bancos e instituciones financieras para presuntamente paliar la crisis, el interés de la clase política mundial por preservar sus prebendas y derechos adquiridos, la inutilidad de las instituciones públicas y organismos ante un loco mundo que clama por la justicia, la igualdad y el fin de un Sistema caduco, tóxico e inhumano, etc. En tan solo una hora y en diferentes canales de TV casi han logrado persuadirme de que el ser humano no tiene remedio… y que es mejor seguir siendo un gato rebelde, sereno y silencioso!
Reconozco que el impacto diario de estas informaciones, de vez en cuando, me afecta y me deja perplejo e incluso apenado! Pero, en el otro lado, cuando soy capaz de ver más allá desde mi corazón, en el mundo real y cotidiano que vivo cada día, veo y conozco un heroísmo personal, discreto y silencioso, que no sale a la luz, pero que poco a poco va tejiendo una fina pero efectiva tela de araña de personas que hacen lo posible por cambiar el mundo en que vivimos. Son jóvenes, adultos, ancianos de toda clase, condición y sexo que, diariamente, se entregan a la, a veces, árdua tarea de mejorar lo existente, concentrarse en lo esencial y deshacerse de lo accesorio, inútil y dañino. Y no se trata -como nos hacen creer- de extremistas con rastas, ni de personas con cargo público, ni de personajes televisivos y famosos. Son personas de la calle, de las plazas, de los pueblos de cualquier rincón del mundo que, con su energía y tesón, logran realizar su propósito personal de crecer, crear, vivir y compartir el mundo que cualquier ser humano merece, esté donde esté y para siempre.
Supongo que resulta difícil -y heróico- actuar así, en silencio y sin que nadie te lo agradezca o te lo reconozca! Sin utilizar vocablos altisonantes, como responsabilidad, ética, solidaridad, sostenibilidad, entre otras palabrejas que se ensucian en los labios de sugún quien las utilice! Porque, precisamente, son esas otras personas humildes, modestas, honestas, discretas y silenciosas quienes, como padres, maestros, voluntarios, profesionales o simples ciudadanos, hacen de nuestro mundo cada día algo mejor, aún con el riesgo real de ser tachados de demagogos, idealistas, románticos o de ser sospechosos de tener algún motivo oculto que les lleva a actuar de ese especial modo! Y sí, es verdad, existe un solo motivo y, a la vez, una fuerza para vivir y actuar así, por el bien de uno mismo y de su entorno: la paz interior! Porque es solo en nuestro interior donde reside la serenidad y el sentido suficientes como para lograr cambiar uno mismo y, como consecuencia, cambiar hoy nuestro mundo exterior, abandonando el ayer y obviando el mañana, que no sabemos siquiera si llegará algún día!
El mundo no es más que el fiel reflejo de lo que vivimos y sentimos en nuestro interior, según se dice! ¿Podemos exigir justicia fuera, si no somos antes justos con nosotros mismos? Cada vez que una persona cualquiera renuncia a ser lo que es o a sentir lo que siente, se doblega ante los demás, acepta una injusticia o embrutece con sus actos lo que le rodea, está provocando un conflicto en su interior. Cada vez que álguien se niega a ser libre, a amar o a buscar la paz en sí mismo, está favoreciendo que el mundo siga igual de tóxico, insano e insolidario. Recuerda siempre que si te conformas con un pequeño mundo, tus sueños también serán pequeños! Busca en tu corazón todo aquello que anhelas en tu vida y allí lo encontrarás, siempre listo para usarlo contigo mismo y con los demás. Luego, siéntelo intensamente, vívelo sin avaricia y compártelo sin miramientos con quienes te rodean, lo merezcan y valoren… y de esa manera estarás logrando hacer un mundo mejor, cada día!
Este es un momento de grandes cambios y transformaciones, de revueltas, de decisiones… pero sin duda es el mejor momento para mejorar, sin hacer ruido, sin homenajes ni reconocimientos, sin palabras altisonantes! Solo te entenderán los que, como tú, son también héroes silenciosos, protagonistas de su propia vida. Los demás, los que solo gritan, exclaman, los cobardes que solo se lamentan, que hacen discursos, escriben guías, decálogos o sentencias, que salen en las fotos de la prensa, los charlatanes que hablan de lo que desconocen o no creen ni viven, los que aplauden o son apludidos o imponen sus criterios sin opción a cuestionarlos, solo les mueve el interés personal y el miedo, el lucro, la soberbia o la vanidad… y nuestro ya viejo mundo está plagado de ellos!
Y unos y otros, los silenciosos y los escandalosos, están ambos dentro de ti y de cada uno de nosotros! Así es el ser humano, aunque también es verdad que eres libre de elegir si hacer y callar con honestidad o bien solo charlar y parecer, con soberbia! Esa es la gran riqueza del ser humano, que nadie te puede quitar y que te permite optar por amar o tener solo miedo, vivir o sobrevivir, ser feliz… o seguir siendo infeliz! Quizás el único mérito de esos héroes anónimos sea ser capaces de sentirse bien consigomismos y hallar la belleza en la tierna mirada de un niño, la sonrisa deseada de la persona amada o ante la magestuosidad de la Naturaleza que nos rodea! Allí encontramos -junto al silencio- la paz, el amor y la armonía de ambos, en este mundo nuestro que tú y yo creamos y recreamos cada día!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada