Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 27 d’octubre de 2012

Cuando ella vive en una relación tóxica. Lucía Etxebarria.

El noviazgo de Carmela fue corto y muy romántico. Ramos de rosas y cenas con velitas. La boda, precipitada, ella estaba embarazada. De novio a marido, el carácter de él cambió. Se volvió distante, hipercrítico, iracundo. Esperando su segundo hijo, Carmela descubrió que él tenía una amante. Contra la opinión general (“¿adónde vas a ir con dos niños pequeños?”, “en un matrimonio hay que aguantar”), se divorció, en medio de una intensa niebla emocional de miedo y culpa. El padre trataba a la hija tan mal como antes trataba a la madre, y constantemente la comparaba (para mal) con su hermano. Pero tal y como hacía con la madre, alternaba las conductas abusivas y tóxicas con momentos de encanto letal: un día le gritaba por cualquier nimiedad, al día siguiente le compraba un regalo. Carmela nunca desautorizó la conducta de su marido. Su marido le chanteajeaba: “¡Has destrozado un hogar!”, y ella le creía, y aunque a veces la niña decía que no quería ver a papá, Carmela le obligaba a hacerlo.
Hoy esa niña tiene veinticinco años. Como suele suceder, se ha buscado un novio que es un clon de su padre (los patrones tóxicos se suelen reproducir) y está enganchada en una relación tóxica y abusiva. Cada vez que Carmela intenta decirle que esa relación no es sana, Miriam se revuelve como una gata panza arriba: “¡No te metas donde no te llaman! ¡Tú sólo quieres destrozar mi relación”.
Carmela está desesperada. Tan desesperada como tantos familiares o amigos que contemplan impotentes como mujeres muy válidas se anulan en manos de patanes que las tratan como felpudos, porque cada intento de intervención o consejo provoca una respuesta hostil por parte de la víctima. La tentación de “es asunto suyo y con su pan se lo coma” es muy fuerte, pero hay que resistirla y perseverar.
Nunca insista en lo gilip… que él es (sí, lo es). Ella ya se siente agredida por su pareja, si le ve a usted en posición agresiva, no reaccionará bien. Nada de: “¡Menudo mam...! ¿Cómo puedes aguantarle?”; sino más bien: “Yo sé que le quieres, pero no te veo bien y me preocupas”. Tenga en cuenta que ella, pese a todo, le ama, así que le defenderá y negará el abuso/maltrato. No hable de él. Nada de: “Pero ¿no ves que te manipula?”. Hable de ella: “¿Me puedes decir cómo te sientes? ¿Crees que esto es bueno para ti?”. Practique la escucha activa, deje que ella se desahogue, que verbalice lo que sucede.
Sea muy paciente. No intente forzar una ruptura. Eso sería un intento de control, y a ella ya la están controlado. Según los especialistas en violencia de pareja, las víctimas intentan romper la relación entre cinco y diez veces sin éxito antes de separarse (ese círculo vicioso de amor-pasión-control-celo-amenaza-reconciliación-amor). Nunca diga: “Si vuelves con él, olvídate de mí, yo desisto”. Diga: “Yo estoy siempre aquí para escucharte”. Y recuerde que también hay mujeres maltratadas por mujeres, y hombres maltratados por hombres. Los casos de hombres físicamente maltratados por una mujer son estadísticamente mínimos, pero sí existen casos de hombres manipulados por mujeres controladoras y/o pasivo-agresivas. Las reglas se aplican exactamente igual: las relaciones tóxicas no entienden de géneros.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada