Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 20 d’octubre de 2012

¿Te preocupas o te ocupas?. Vicky Muns

Sabías que ¡utilizamos casi una hora al día en preocuparnos?
Según una encuesta europea, la preocupación dura unos 8 minutos aproximadamente y lo hacemos una media de siete veces al día. La preocupación significa ocuparse antes de una cosa que de otra, podríamos decir que preocuparse es una fase preparatoria para encontrar soluciones positivas delante de las diferentes dificultades en la vida.
Mediante nuestros pensamientos y nuestro dialogo interior  (generalmente expresamos la preocupación en palabras) fingimos o reproducimos las acciones y los comportamientos que tomaremos delante de un problema, anticipándonos a ciertos riesgos y consecuencias que puedan surgir, pero sin actuar.
Hasta aquí nos encontramos con la parte positiva de la preocupación, pero,
¿Qué pasa cuando la preocupación se alarga en el tiempo?
Pasa que, si solo nos preocuparnos y no actuamos, no obtenemos resultados. Al preocuparnos nuestra actividad cerebral  trabaja constantemente y nuestra energía se agota, nos sentimos estancados y frustrados. La preocupación se puede convertir en un hábito nocivo y es uno de los factores que influye en la ansiedad.
Si un problema no tiene solución, perdemos el tiempo preocupándonos, al igual que si no está en nuestras manos solucionarlo. Si un problema tiene solución deja de ser un problema.
Cuando no nos ocupamos, no somos responsables, evitamos el problema y no vivimos en el presente, ni saboreamos los momentos agradables.
Cuando nos ocupamos, actuamos,  empezamos a utilizar además nuestro cuerpo físico y estamos más predispuestos a escuchar nuestras emociones.
Y tú ¿Te ocupas?.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada