Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

diumenge, 19 de juny de 2011

Muere Clarence Clemons, Big Man. El saxo de la E Street Band. El País.

Nada será igual para Bruce Springsteen y los miembros que quedan de la E Street Band a partir de ahora. Se ha ido Clarence Clemons, The Big Man, tal vez el saxofonista más ilustre de una banda de rock sobre un escenario, el tipo alto y fornido de la amplia sonrisa, de las bromas con El Boss, que dio un aire nuevo a las composiciones del músico de Nueva Jersey. Sus solos al saxo fueron algo más que un magnífico adorno musical: el saxofón de Clemons marcaba el horizonte en el mejor y más pletórico rock'n'roll de Springsteen, ensanchaba el alma, simbolizaba, en definitiva, la esperanza.
 
Clemons, de 69 años, ha muerto este sábado en Florida después de las complicaciones derivadas de un derrame cerebral sufrido la semana pasada. El saxofonista fue sometido a varias operaciones en el cerebro y la parte izquierda de su cuerpo quedó paralizada. Debido a la gravedad de su situación, los miembros del grupo ya habían sido avisados la semana pasada para que se trasladasen a Florida. The Big Man había tenido que ser hospitalizado numerosas veces durante la última década. Tan solo en los últimos 12 meses había sufrido dos intervenciones quirúrgicas para operarle de ambas rodillas y una fusión espinal (intervención que une dos o más vertebras, para evitar que se muevan demasiado).

Nacido en Norfolk, Virginia, Clemons fue hijo de un ministro baptista que pensaba que el rock'n'roll era cosa del diablo. La música gospel y el R&B de los cincuenta influyeron en él. The Coasters, Otis Redding, Dion & The Beldmons fueron algunos de los artistas más escuchados por un joven Clemons aunque, a la hora de dedicarse a lo que más le gustaba, prestó más atención al trabajo de saxofonistas como King Curtis, cuyo estilo funky más le marcó, o Junior Walker. Por sus grandes dimensiones, muchos le aconsejaron en la universidad que se dedicara al fútbol americano, deporte que practicaba, pero siempre llevaba el saxo en el maletero de su coche para, como él mismo contaba, "buscar cualquier buen momento para poder tocarlo". Era su verdadera pasión.
 
Según la leyenda, fomentada por él mismo y Springsteen, ambos se conocieron a principios de los setenta una noche lluviosa y con viento en la que Clemons apareció entre la niebla del paseo marítimo de Asbury Park, vestido con traje blanco y con su saxo. Tanto Springsteen como Steve Van Zandt, guitarrista de la E Street Band, pensaron que ese gran hombre iba a robarles. Pero Clemons solo quería tocar con ellos. En realidad, Clemons conoció a Springsteen en una de sus actuaciones cuando el cantante tenía por aquellos años la Bruce Springsteen Band. Y pidió tocar con él. Springsteen, amante del soul y el rock primigenio de los cincuenta, vio la oportunidad ideal para ampliar su espectro sonoro.

A partir de entonces, comenzó una relación mágica para ambos. Una relación de extraordinaria camaradería y simbiosis musical. Clemons sería el añadido perfecto para el rock evocador de Springsteen. Su saxo podía dar un punto canalla y vitalista al espíritu callejero y näif de Greetings from Asbury Park y Bruce Springsteen, The Wild, The Innocent & The E Street Shuffle; podía agrandar la belleza y el dolor en Born to run (mítica portada en la que aparecía junto a Springsteen); cortaba como un cuchillo afilado en Darkness on the Edge of Town o suponía un chorro refrescante, de contagioso soul en composiciones genuinas de rock'n'roll en The River. 
"La última gira fue un infierno", aseguraba Clemons en una entrevista del pasado febrero con Rolling Stone. En el mismo artículo, el músico, quien, pese a sus precarias condiciones de salud, no se perdió ni un concierto del grupo, sostenía que todo lo ocurrido le había "fortalecido". La última actuación de Clemons con la E Street Band tuvo lugar en diciembre de 2010 en la Asbury Park's Carousel House, en el Estado del Nueva Jersey (EE UU), mientras que la última vez que la banda pasó por España fue en verano de 2009. Clemons debía tocar el himno estadounidense antes del segundo partido de la final de la NBA entre Dallas Mavericks y Miami Heat hace dos semanas, pero tuvo que renunciar por una lesión en la mano. 

Se ha ido The Big Man. El alma de la E Street Band ha quedado troceada, aún más que cuando se fue Danny Federici, teclista original de la banda fallecido en 2008. Nada será igual. La E Street Band no tendrá ningún sentido. Los solos de Clemons en canciones tan emblemáticas para Springsteen y el rock'n'roll de toda la vida como Rosalita, Jungleland, Born To Run o The Promise Land eran una seña de identidad. Eran, para la gran mayoría, la seña de identidad del mejor rock de Springsteen. Su aire esperanzador, tierno, cálido, intenso, infinito, cercano. Era el saxofón de Clarence Clemons. 

Recuerdo su enorme presencia en el escenario, esa complicidad con Springsteen, la ternura de este "gran hombre".  Os dejo un fragmento de una entrevista realizada a finales del año pasado:

............
La gira americana de Bruce y la E Street Band terminó hace algunos meses. ¿Qué estás haciendo ahora mismo?. Descansando, supongo

No, quería relajarme, pero no puedo. Acabo de estar en el hospital, volví hace unos días”.
Lamento escuchar eso. Pero, al fin y al cabo, todos los que seguimos a la E Street Band sabemos de tus problemas de salud, y lo duro que es para ti sacar adelante cada tour
Las giras son tan agotadoras, que entre un tour y otro tengo que hacer rehabilitación todo el tiempo. Tuve dolores terribles en la última, pero me siento tan bien sobre el escenario, que no me importa. La gente que viene a los shows nos recibe tan bien, y hay tanto cariño en el aire, que es como mi curación. Es increíble, cada vez que volvemos de Europa, tenemos la sensación de que Bruce es aún más grande allí que nunca. ¿Nos viste en la última gira?”.
Sí, en Santiago. Hubo muchos problemas con la organización del show, pero fue una gran noche
La recuerdo, sí. En general, toda la gira española fue divertidísima para nosotros. Porque recibimos mucha energía de los españoles, más que en otros países. A veces estoy tocando, y pienso, “tengo que tocar aún más fuerte, porque estoy recibiendo más energía de la gente de la que mi cuerpo puede sorportar”.
Aún así, debe ser duro, sentir que todos quieren que estés ahí, pero que tus problemas de salud lo hagan todo tan complicado. ¿No tienes miedo de que tu cuerpo diga “basta”?
Es duro, desde luego. Pero como te decía, una vez estoy ahí arriba, me olvido de todo. La persona que más me gusta ser, es la que está ahí arriba, con Bruce y los demás. Salgo del hotel, y hay un montón de gente de todo tipo mirandome y pidiéndome un autógrafo, y entonces me siento mejor que nunca”.
Así que aún no piensas en jubilarte
Claro que no. En breve, Bruce me llamará y me propondrá hacer otra gira. Y el viejo Clarence estará listo (Risas)”.
.............
Grande no solo en estatura sino en muchos aspectos, os dejo uno de sus mejores "solos" el de Jungleland.  Nos queda su música, su saxo y su recuerdo.


Última aparición en la canción The Edge of Glory de Lady Gaga interpretándose a si mismo 


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada