Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 17 de setembre de 2012

“Aprender es como remar contra corriente: en cuanto se deja, se retrocede”. Frases para cambiar vidas.


Autor: Edward Benjamin Britten.
Hoy despacharemos en esta "botica del ánimo", una receta para el aprendizaje. ¿Volver a la escuela? No, exactamente. De lo que se trata, más bien, es de no abandonarla nunca.
¿Aprender sobre qué? No te pongas límites. Sobre cualquier tema que te agrade o que te resulte llamativo o que consideres, quizá, que pueda ser remotamente aplicable a tu vida personal o laboral. Estoy hablando del placer de aprender y no de hacerlo exactamente con un fin concreto. Para esto sólo hace falta curiosidad.
¿Aprender para qué? Para completarte, para perfeccionarte, para acabar de construirte entero. Para tener una gama más amplia de temas sobre los que conversar o debatir; para ampliar metas y horizontes; para reflexionar y, con ello, dudar o crear certezas. Para alimentar tu imaginación; para intercambiar conocimientos (y que en el intercambio aportes y no sólo recibas)… y porque nunca sabes cuando te hará falta lo que aprendiste.
A mi me ha ocurrido demasiadas veces que el hecho de informarme y conocer cuestiones que en principio no me concernían directamente, me sirvió, después, para idear un proyecto o para contestar alguna pregunta que nunca pensé me podrían llegar a hacer.
¿Y hasta cuándo aprender?, creo que es una tarea que no se agota nunca y, como ejemplo, quizá te sirvan de algo estas palabras de un pintor genial: “Todavía estoy aprendiendo”, escrito por Francisco De Goya en un dibujo que hizo a los ochenta años.
Un error muy extendido es el de aquellos que consideran un esfuerzo aprender y no se divierten con ello. Los que relegan el aprendizaje solo a la fase escolar y después se olvidan, al considerar que ya han aprendido todo lo que debían aprender.
Aprender es un proceso voluntario en el que el uno debe ser parte activa y poner algún esfuerzo. Por tanto, hay que estar motivado y esa labor te corresponde. No busques los motivos, solo las fuentes de conocimiento.
Reflexión final: a la pregunta, ¿qué he aprendido hoy?: ¿qué te sueles contestar? Todo lo que sea ‘nada’, es una oportunidad que  dejas atrás. Todo lo que sea ‘algo’, implica que ya eres un poco más sabio que ayer.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada