Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

diumenge, 30 de setembre de 2012

"Tu marca es lo que la gente dice de ti cuando no estás en la habitación". Frases para cambiar vidas.


Autor: Jeff Bezos, fundador de Amazon 
No es la primera vez que abordo la cuestión de la 'marca personal' en el blog, y espero que aún me resten unos cuantos capítulos más. Todos los que hagan falta hasta dejar patente la singular trascendencia que, en nuestros días, adjudico al hecho de disponer de un acento propio y bien definido que nos haga inconfundibles y, por lo tanto, diferentes y, por lo tanto, elegibles entre la masa uniforme.
Decía un afamado especialista en marketing, Philip Kotler: "Si no logramos convertirnos en una marca, seremos una pura y simple mercancía." Pero alguno se sorprenderá con el concepto: ¿Nosotros, una marca? Si, como la del maravilloso chocolate que nunca falta en tu lista de la compra o como esa deliciosa bebida refrescante que bebes sin parar o como la compañía propietaria del avión con el que te trasladas confortablemente de un lugar a otro. Una marca cuyo Consejero Delegado eres TÚ.
La idea, de lo que en Estados Unidos se convino en llamar Personal Branding, es la de poner en solfa todas nuestras habilidades, capacidades, competencias, honestidad y fiabilidad, para ser percibidos por el mundo de la mejor manera posible. Es decir, la marca personal es la impronta que dejamos en el corazón de las personas, es la huella que dejamos en los demás. La forma de vendernos al mundo.
Y en el camino hacia esa marca propia debemos potenciar las cualidades intrínsecas y genuinas que nos hagan destacar. Cualquier cosa antes que quedar diluidos y convertirnos en una especie de 'marca blanca' que deje a la gente indiferente e incapaz conectar de una manera positiva con nadie. El objetivo es hacer que no nos olviden, que nos recuerden con cariño y que hablen bien de nosotros, aun cuando no estemos. Que nos vean como queremos ser vistos y que digan de nosotros lo que queremos que digan. Ser auténtico, transparente y constante, son las claves para potenciar nuestra marca.
Y sí, la marca personal es insoslayable. Al interactuar con otros, enseguida se establecen asociaciones mentales que nos adjudican, o nos hacen adjudicar, ciertas etiquetas. Esto ocurre automáticamente porque nuestros cerebros están diseñados para reconocer patrones y formar asociaciones.
Cómo te vistes, lo que llevas encima, tus gestos, tu voz, lo que opinas, lo que dudas, lo que amas y odias... todo ello configura la esencia de ese producto que eres tú. Cuando se trata de la promoción de la marca TÚ, todo lo que hagas, -y todo lo que optes por no hacer- comunica el valor y el carácter de tu marca. Todo, desde la forma en que hablas por teléfono hasta la forma en que contestas los mensajes de correo electrónico. Esto no quiere decir que no se pueda ser humano o cometer errores, pero si implica una cierta responsabilidad y una cierta reflexión acerca de los comportamientos que pudieran dañar tu marca.
Todos tenemos la oportunidad de destacar. Todo el mundo tiene la ocasión de aprender, mejorar y desarrollar sus habilidades. Todo el mundo puede convertirse en una marca digna de observación. Y más te valdrá aprender cómo entregar valor al 'cliente' (los demás con los que te relacionas), porque de ello dependerá buena parte de tu éxito en la vida.
Ya tienes una marca personal, si lo deseas o no. Depende de ti determinar qué hacer con ella: sepultarla en el anonimato de los miles de productos que pasan desapercibidos en las estanterías de los hipermercados o darle un lugar predilecto en el pasillo principal donde todo el mundo te vea... y te 'compre'.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada