Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 9 de novembre de 2012

"Todo lo que en tu día a día das, sientes o piensas, vuelve a ti siempre". Patricia Ramírez.


"Hay que centrar la atención en lo que funciona en lugar de hacerlo en lo que va mal".
"Todos podemos orientar nuestros pensamientos hacia el éxito", dice

"Centrar tu atención en lo que funciona, en lugar de hacerlo en lo que va mal, es un camino hacia la felicidad", decía ayer en el Club FARO la psicóloga Patricia Ramírez. Presentada por la periodista de Televigo María García ante un auditorio rebosante, el título de su charla no admitía dudas: "Triunfa, supera tus miedos y aprende a disfrutar de las pequeñas cosas".
Para la psicóloga, la felicidad es el resultado de "nuestra balanza". Nuestra balanza personal habla sobre nuestros éxitos y nuestros fracasos, sobre lo que hacemos bien y lo que hacemos peor. Si centramos la atención en las debilidades y el fracaso en contraposición a nuestros logros y virtudes, siempre pesará más lo negativo que el éxito.
"Todos tenemos la posibilidad -afirmó- de orientar nuestros pensamientos hacia el éxito o hacia el fracaso. En la medida que una persona puede elegir puede entrenarse para la vida"

¿Y a qué llama ella felicidad?
Pues a "un estado general de bienestar. Ser feliz no implica no sufrir, pero sí que la valoración que tú hagas a pesar de esos baches sea positiva. Tu atención tiene que estar puesta en lo que suma y te produce bienestar".
Ramírez, que acaba de publicar en Espasa "Entrénate para la vida", habló al final de su charla de un decálogo que aquí anticipamos. "Uno -dijo-, oriéntate a las personas, y más en esta situación de crisis. Dos, elige tus batallas, no te desgastes en varios frentes o guerras sin importancia. Tres, disfruta con tu vida. Cuatro, poténciate. Cinco, piensa en ti. Seis, disfruta del amor. Siete, di no a lo que resta. Siete, crea un entorno agradable. Ocho, crea un entorno agradable. Nueve, cuenta hasta diez y practica la paciencia. Diez, sé una persona de bien".

¿Siempre podemos elegir? ¿Habrá situaciones que no dependan de nosotros?
Para Ramírez no podemos controlar el entorno porque no siempre depende de nosotros pero sí la actitud que tomamos y cómo la tomamos. "El disfrute -dice- no depende de lo que uno hace sino de cómo lo hace. Y se puede elegir siempre y cuando estemos entrenados para ello. Si estamos entrenados para vivir situaciones de estrés, por ejemplo, siempre podremos afrontar esa situación de manera adecuada",
Ramírez habló del "estado de fluir" , de esa tendencia que debiéramos tener a valorar las pequeñas cosas, disfrutarlas, "lo que se llama personalidad autotélica". Según dijo, para conseguir este "fluir" hay dos trucos: aprender a elegir lo que pensamos y aprender a controlar nuestras emociones.
"Un porcentaje de los que ocurre en la vida -dijo- no lo controlamos. El otro está determinado por el modo cómo reaccionamos eso que nos pasa. Todo lo que das, haces, piensas y sientes en tu día a día tiene un efecto boomerang; tarde o temprano regresa a ti. Y tú eres quien elige".
Dice la psicóloga que las personas somos pensamientos y los hay útiles, que ayudan a funcionar, e inútiles, que nos bloquean. "Cuando yo aprendo a manejar mis pensamientos, controlamos también nuestras emociones y nuestra conducta. Y no hay una sola situación, ni un cáncer, en que no puedas usar un pensamiento útil".
En cuanto al control de las emociones, dice Ramírez que se trabajan de forma diferente. "Cuando uno simula un comportamiento le envía al cerebro una información como si estuviera seguro de ese comportamiento aunque sea simulado. Al principio cuesta pero termina convirtiéndose en un hábito de conducta".

¿Cuál es el primer paso que tengo que realizar si quiero cambiar algo que no me gusta de mi vida?
"Lo primero -dijo- es tomar conciencia de lo que quiero y trabajar en lo que yo llamo la técnica del papel y el lápiz. Es decir, elaborar un plan y escribirlo, cuanto más planificado esté, mejor. Y a partir de ahí, actuar".
Añadió que es muy importante el lenguaje que utilizamos con nosotros mismos. "Si utilizamos palabras como venga, puedo, vamos? tendremos una actitud positiva. Ese es el idioma que demuestra como me quiero sentir. Es muy importante verbalizar hacia una dirección orientada al éxito", afirmó.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada