Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 5 de novembre de 2011

LOS ASUNTOS INCONCLUSOS. Bloc de Eduard Punset.

El término asunto o gestalt inconclusa fue acuñado, en su acepción psicoterapéutica, por Fritz Perls, principal exponente de la Terapia Gestáltica. La psicología de la Gestalt denomina asuntos inconclusos a aquellos aspectos de nuestra vida que, como dice el propio concepto, permanecen sin cerrar en nuestra vida, debido a diferentes motivos. Suelen tener que ver con las emociones, y también con las relaciones personales o etapas de nuestra vida que no han tenido un proceso normal dentro del desarrollo, y siguen abiertas.
Los asuntos inconclusos se generan de cuatro posibles modos:

1)    la represión de un sentimiento o expresión espontáneas;
2)   experimentar insatisfacción con la forma en que se dieron las cosas en algún momento de nuestro pasado. Nosotros mismos o alguna otra persona sintió o actuó de un modo que simplemente no podemos terminar de aceptar;
3) los remordimientos que aparecen cuando una persona cercana fallece, respecto a todo lo que no le expresamos, todo lo que quisimos decir o hacer con esta persona y que no hicimos, y todo lo que quisiéramos que hubiese sido diferente; y
4)    los conflictos solucionado en forma no equitativa, generan un asunto inconcluso para la parte perdedora.

La situación inconclusa nos quita energía. Nos mantiene en la melancolía, en la indefinición y falta de compromiso con aquello con lo que estamos enfrentados ahora, hoy. Es central para que el momento sea vivido con plenitud y le sea extraído el máximo provecho, que la persona haya logrado desconectarse internamente de sus otros compromisos, actividades y preocupaciones. La paz interior sólo puede ser alcanzada cuando practicamos el perdón. Gerald Jampolsky afirma que el perdón es el vehículo para modificar nuestras percepciones y dejar ir nuestros miedos, juicios condenatorios y pesares. Es así que vemos que el perdón es bastante más amplio que simplemente decir las palabras “te perdono”, e implica un cambio más profundo. Implica también dejar ir el rencor y el percibirse a sí mismo como víctima.

1 comentari:

  1. Interesante post aunque, desde mi perspectiva teórica y terapéutica, no esté del todo de acuerdo! Vivimos un momento social en el que todo precisa ser resuelto, si no resolvemos no avanzamos pero...¿no es la vida la oportunidad de resolver? ¿por qué tanta prisa? desde mi punto de vista vivir es sentir, experimentar, aprender...y poco a poco MADURAR. Piaget en tu teoria sobre el aprendizaje nos habla de dos momentos, uno inicial y otro mucho más importante tardío cuando se puede asentar y sobre todo sedimentar ese aprendizaje. Para los psicoanalistas los procesos de proyección e introyección son esenciales para el desarrollo y la maduración emocional! Los procesos abiertos son procesos en estado de maduración y toda maduración requiere tiempo, paciencia y cuidado. En mi vida, ya más de la mitad vivida, hay un montón de procesos abiertos y ahí están...algunos se acabaran cerrando y quizás otros me los lleve conmigo pero hasta entonces ninguna tirada de puerta!!!!

    ResponElimina