Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dijous, 26 de juliol de 2012

"El hombre es más duro que el hierro, más fuerte que la piedra y más frágil que una rosa". Frases para cambiar vidas

Autor: Proverbio turco
"Es muy curioso: se puede resistir a las lágrimas y 'comportarse' muy bien en las más duras horas de dolor. Pero entonces, alguien te hace una señal amistosa detrás de una ventana, o una carta se desliza de un cajón... y todo se derrumba." (Colette)
Nuestra fragilidad puede manifestarse de varias maneras: desde tener el corazón encogido a consecuencia de una pelea con un amigo o con nuestra pareja, hasta perder la voz antes de una reunión importante, pasando por la sensación de encontrarnos absolutamente hundidos tras un duelo. Y si bien solemos tener miedo ante ella, la vulnerabilidad nos permite estar en contacto con nuestros sentimientos, lo cual es positivo.
Desde que nacemos somos frágiles, y seguimos siéndolo durante mucho más tiempo que cualquier otro ser vivo del planeta. Necesitamos un sinfín de cuidados para vivir y desarrollarnos plenamente. Somos los animales (con diferencia) más desvalidos, y eso a pesar de empeñarnos en negar esta cruel verdad esgrimiendo los avances científicos. Es más, incluso cuando alcanzamos la madurez sigue quedando en nosotros cierto grado de fragilidad latente de nuestra época infantil.
Lo normal es que desde pequeños se nos 'prohíba' mostrarnos vulnerables. Cuando nos acontece alguna desgracia, negamos -para evitar un mayor dolor- lo que sentimos y experimentamos. Sin embargo, para poder volver a la 'normalidad' debemos de hacer lo contrario: empezar por reconocer lo que sentimos.
Al llegar a la edad adulta hay que reaprender a sentirse frágil, es decir, menos preparado para asumir una ruptura amorosa o para enfrentarnos a un proceso de duelo o a una enfermedad. Negar el impacto de ciertos acontecimientos puede hacer que perdamos vigor de forma permanente; mientras que el hecho de compartir con otros nuestro desvalimiento va a crear un vínculo e, incluso, incitar a la otra persona a apoyarnos y ayudarnos a recobrar las fuerzas.
Y en todo caso, si bien sentirse vulnerable resulta necesario, también lo es ser consciente de nuestras fortalezas. Por ejemplo, el ser humano puede vivir en las condiciones más extremas con los materiales adecuados. Sobrevivir a casi todos los animales del planeta. Resolver casi cualquier enfermedad que nos afecta, y hacer con ello que nuestro sufrimiento sea mínimo. No hay mucho que no pueda abordar el ser humano promedio y muchas de las cosas que creemos nos hacen frágiles, son solo condicionamientos mentales.
Con frecuencia nos desmoronamos por el acoso de las dudas, las depresiones, los desencantos y otros factores muy diversos. Y el mundo mismo que nos rodea, bajo el lema del progreso y del desarrollo, se nos presenta poco estable y muy cambiante.
El hombre busca firmeza y estabilidad en su vida; poder pisar fuerte para mantenerse en pie. Y esto se consigue de dos formas: siendo conscientes de nuestra vulnerabilidad y reafirmando nuestra fuerza. Siendo frágiles y poderosos. Manteniendo el equilibrio entre lo que nos rompe y lo que nos endurece.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada