Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 16 de febrer de 2015

LA CORAZA EMOCIONAL, UNA PROTECCIÓN LLAMADA MIEDO. Núria Costa

“El aprendizaje es un cambio inferido en el estado mental de un organismo, el cual es una consecuencia de la experiencia e influye de forma relativamente permanente en el potencial del organismo para la conducta adaptativa posterior”. Tarpy y Mayer (1978)
Definir el aprendizaje nos llevaría una ardua y compleja tarea, ya que aprender; supone un proceso que adquiere diferentes formas y variaciones. Aprendemos a través de la observación, aprendemos a través de la experiencia, aprendemos a través del conocimiento, aprendemos a través de la conducta adquirida como fin de supervivencia y adaptación... sea como sea, lo que está claro es que aprendemos y aprendiendo nos enfrentamos a la vida. Ahora bien, lo que no está tan claro es la manera en la que ese aprendizaje nos conforma como humanos. A veces nos deja miedosos, otras nos deja contentos pero muchas veces también nos deja vulnerables y ante la vulnerabilidad nace ella; la coraza. Es decir; la protección. Una protección casi inconsciente, que va de la mano del miedo y que juntas paralizan nuestro crecimiento interior y el contacto de muchas oportunidades con el mundo externo.
Una de las cosas que más me gusta de mi trabajo, es apreciar las fortalezas de cada individuo en particular. ¡Detrás de muchos miedos, hay gente tan capaz! Sin embargo, a la mayoría les cuesta admitir que sus escudos en vez de protegerlos, los dejan desnudos ante ciertas circunstancias de la vida. La actitud defensiva toma las riendas, el miedo se impone, las ideas fijas limitadas y limitantes obligan, la desconfianza despliega sus alas y de repente la muralla se engendra. Ni más ni menos; crear muros, crea corazas y esto implica resguardarse en una pequeña guarida emocional donde no entra nadie más que tú (y ni tú a veces) ¿Por qué sucede?
Los seres humanos hacemos uso de mecanismos de defensa para resguardarnos del dolor y de algún modo para adaptarnos al medio. Esto es sano para nuestro desarrollo y para nuestro bienestar físico y psíquico. El problema radica en hacer de ello, un modo de vida. Es decir; vivir continuamente en nuestra burbuja, nuestra zona de confort y andar por la vida como si en cada esquina hubiera una lanza apuntando en nuestro corazón. A menudo, no nos damos cuenta de ello. Es más; suele ser común que la apariencia de quien más se protege, sea la de un sujeto capaz de mostrarle al mundo que todo lo puede. Pero lo cierto es que en estos casos el miedo es el que dirige la vida como modo de refugio a debilidades, inseguridades, limitaciones, culpas y vergüenzas.
A nadie le gusta sentirse vulnerable, pero hay veces que debemos entender que lo somos y que estar expuestos a la vida es estar expuestos a la vulnerabilidad. No nos ayuda negar, sí nos ayuda aceptar. No nos ayuda dejar de conectar con el mundo externo para no sufrir, sí nos ayuda contactar con el mundo y seguir aprendiendo. No nos ayuda creer que si erramos somos fracasados, sí que nos ayuda entender que si nos equivocamos es porque somos humanos. Protegernos tanto de “lo que podría ser” (porque nunca sabemos lo que será) nos limita, nos impide crecer, nos bloquea y nos deja solos.
Nuestras corazas nos impiden ser lo que realmente somos y este es un acto inconsciente que como hemos dicho, proviene del aprendizaje y tiene como función la protección del alma. Como tratamiento a los muros, es relevante la autoconciencia (saber quienes somos, qué queremos y cómo lo anhelamos, será importante para ir despojándonos de las sombras del miedo) la expresión de sentimientos (aprender que no es malo decir cómo nos sentimos, aunque otros no compartan nuestros sentimientos) el control de las emociones (cómo me siento) y el control cognitivo ( no nos ayuda caer en la trampa de los errores cognitivos como las generalizaciones. Es decir; pensar en términos absolutistas del tipo; “si eso fue malo, todo será malo...””si me hirieron, todos me harán daño” ) Todo ello puede ayudarnos a deshacer temores y a romper la burbuja de la protección.
En resumen; Aprendemos y aprendiendo a menudo nos quedamos temerosos, resguardándonos en un lugar llamado miedo. De las corazas nacen murallas y aunque todo ser humano utilice sus mecanismos de defensa para protegerse del dolor, es sano salir ahí fuera y afrontarse a las visicitudes de la vida. Al fin y al cabo; ¿quién sabe lo que nos depara la vida? Nosotros somos los únicos responsables de nuestra propia felicidad y de nuestros propios miedos. Tristemente éstos tienen mucho poder pero !ojo! “cuidado con los miedos, les encanta robar sueños”


Núria Costa


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada