Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 20 d’abril de 2013

ACTUALIZAR EL POTENCIAL. Àlex Rovira.



Habitualmente la violencia —ya sea individual o traducida en una guerra, en un conflicto— es una expresión de la impotencia. Es el último recurso que le queda a una persona para defenderse cuando se siente impotente. Y es importante ser conscientes porque a menudo también la omnipotencia es el resultado de una impotencia: es un mecanismo de defensa que hace que la persona que tiene falta de autoestima se muestre vanidosa, arrogante, displicente, matón, precisamente para compensar su baja autoestima.
¿Qué es la potencia, pues? La potencia es lo que somos, lo que somos en esencia y que podemos actualizar si vivimos, si hacemos, si vamos llenando de contenidos nuestra experiencia vital, si vamos avanzando en la creación de nuestro yo-experiencia.
La impotencia, en cambio, a menudo se sostiene en falsas creencias; sí existe una impotencia real, sí que hay cosas que no podemos cambiar por mucho que lo queramos, pero a menudo la impotencia nace de una falsa idea —aquel que se siente superior proyecta en los demás un desprecio que les hace ser inconscientemente impotentes—.
Y lo mejor que podemos hacer para no caer en esa falsa impotencia es conectar con nuestra potencia y actualizarla, es decir, ver de qué somos capaces a medida que nos arriesgamos y que vamos probando nuevas alternativas, en cualquier dimensión , la profesional, la personal… Esto nos permitirá ir actualizando nuestra potencia y abandonar estos dos elementos que tienen que ver con el yo-idea, la impotencia, y con el yo-ideal, la omnipotencia: “Como ahora no soy capaz, en el futuro seré capaz”.
La omnipotencia va muy ligada a la soberbia, la arrogancia, la displicencia y la vanidad. Si nos fijamos y analizamos a las personas soberbias que conocemos, acabaremos pensando cosas como: “Quizá no tuvo el cariño suficiente cuando era pequeño”. La omnipotencia es propia de la gente que necesita sentirse reconocida permanentemente, hacerse notar, saberse bueno, demostrar que lo es… Y aunque parezca paradójico, detrás de esta vanidad a menudo lo que hay es una profunda falta de amor por uno mismo.
Además, existe una relación directa entre el victimismo y el sentirse impotente, y entre la omnipotencia y sentirse salvador. Es el llamado Triángulo de Karpman. Karpman, psicólogo, decía a menudo que los juegos psicológicos, los conflictos emocionales que, de manera inconsciente, vivimos las personas se constituyen a partir de tres posiciones que podemos tomar y que normalmente aprendemos en la infancia: la posición de víctima, la de salvador o la de perseguidor. Y a partir de aquí comienza el juego, y hay gente que empieza siendo víctima y acaba siendo perseguidora, o a la inversa. Son juegos de impotencia.
Solo si somos capaces de conectar con nuestra potencia y, por tanto, con nuestra capacidad de hablar para expresar nuestras emociones, para resolver nuestros conflictos, para pensar qué es lo que no funciona y buscar la manera de arreglar esto, dejaremos de jugar, dejaremos de ser víctimas, perseguidores o salvadores, y tendremos permiso para aprender, crecer y amar, para disfrutar de este proceso y para crear conscientemente una vida mejor para nuestro entorno.

Álex Rovira



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada