Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 2 de març de 2013

"Camina como si estuvieras besando la tierra con los pies". Frases para cambiar vidas.

Autor: Thich Nhat Hanh 

"Sé feliz en este momento, eso es suficiente. Cada momento es todo lo que necesitamos, no más".(Madre Teresa)
Si eres conductor, me atrevo a afirmar que alguna vez habrás sido víctima de un fenómeno curioso y que nunca nos hemos podido explicar muy bien del todo. Al conducir nuestro vehículo, y sobre todo por una ruta ya mil veces transitada, llegamos a recorrer una buena cantidad de kilómetros sin ser conscientes de ello. De repente, reaccionamos, quizá ya al llegar a nuestro destino, y nos percatamos de que no sabemos muy bien cómo hemos llegado hasta ahí. Somos incapaces de evocar una parte del trazado recorrido, como si nos hubiéramos "ausentado" mientras conducíamos.
Para evitar este tipo de lagunas mentales que nos hacen escapar de una realidad, que incluso por nuestra propia seguridad necesitamos conocer, deberemos recurrir a lo que en castellano se denomina Atención Plena y en inglés Mindfulness.
¿Qué es la Atención Plena? básicamente, elegir y aprender a controlar nuestro foco de atención. En realidad es una antigua práctica budista (según la enseñanza de Buda, de gran importancia en el camino hacia la iluminación), que significa prestar atención de manera particular,a propósito,en el momento presente, y no emitir juicios de ningún tipo al respecto de lo que vemos o sentimos. Todo ello aumenta la conciencia, la claridad y la aceptación de nuestra realidad en el ahora.
Aunque originalmente, y como queda dicho, la Atención Plena se articula como una parte de lo que se conoce en Occidente como budismo, no hay nada religioso en ella. Y es más: se enseña muy a menudo de forma separada e independiente de cualquier connotación religiosa o incluso de carácter cultural. Es solamente una manera práctica de observar los pensamientos, las sensaciones físicas, los sonidos y los olores; cualquier cosa que normalmente podamos pasar por alto.
Mindfulness no va a eliminar las presiones de la vida, (las recetas mágicas soluciona todo solo existen para los ingenuos), pero sí puede ayudarnos a responder ante ellas de una manera más calmada. Nos ayuda, por ejemplo, a reconocer y a alejarnos de las malas reacciones habituales con las que respondemos, a menudo de forma inconsciente, a los acontecimientos cotidianos que nos irritan. Nos proporciona también un enfoque para cultivar la claridad, la visión y la comprensión. La práctica de la Atención Plena nos permite estar completamente presentes en nuestra vida y mejorar por tanto su calidad.
Haciendo un poco de historia, en el año 1979, el Dr. Jon Kabat-Zinn, fundó el programa Mindfulness-Based Stress Reduction de la Universidad de Massachusetts, para el tratamiento de los enfermos crónicos. En el Centro Médico de dicha universidad, Kabat-Zinn introducía a los pacientes en la práctica del Mindfulness para el tratamiento de problemas físicos, y psicológicos, dolor crónico, y otros síntomas asociados al estrés. Este fue el comienzo de una terapia cuya práctica que se ha ido extendiendo durante las últimas tres décadas en occidente.
Salvo casos excepcionales, caminar es una actividad que la mayoría de nosotros, razonablemente, realiza en algún momento del día. En ese instante podemos, si así nos lo proponemos, experimentar la Atención Plena, y aunque solo sea por unos minutos a la vez. En lugar de estar mentalmente "en otra parte", podemos mirar alrededor y darnos cuenta de lo que vemos, oímos y sentimos. Percibir el movimiento de los pies, las piernas, los brazos, la cabeza y el cuerpo a medida que damos cada paso. Sentir nuestra respiración. Sí, ya sé que los pensamientos tenderán a entrometerse continuamente, pero cesarán si llevamos nuestro ejercicio de atención al máximo y nos centramos en exclusiva en el hecho de caminar. (Los problemas y sus posibles soluciones, ya los recuperaremos después)
El pasado ya pasó y no tiene vuelta, el futuro nunca llega, porque cuando llega, es presente; la única realidad es el ahora. Este momento pleno y real, en el que mente, cuerpo y espíritu están sincronizados, es el momento perfecto, simplemente porque es lo que es. El regresar una y otra vez, de manera amable y consciente, a este espacio de apertura e intimidad que es nuestro momento presente, es la recompensa que nos dará la práctica del Mindfulness.

Reflexión final: “Estar frente a la desnuda realidad de la experiencia, observando cada evento como si estuviera ocurriendo por primera vez”. (Daniel Goleman)


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada