Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

diumenge, 24 de març de 2013

Para gozar de un "buen amor" urge estar en paz con nuestros progenitores. Joan Garriga

Para gozar de un "buen amor", hemos de sanar el vínculo con nuestros propios padres, el único modo de avanzar por la vida libremente y sin ataduras, explica el psicólogo, y terapeuta Joan Garriga sobre la influencia de las relaciones familiares en las parejas, durante una entrevista con Efe.
"Los asuntos pendientes con nuestros padres tienen que salir a la palestra y revisarse para quedarnos en paz, porque el futuro se sostiene siempre en el pasado ", subraya Garriga, autor del ensayo "El buen amor en la pareja", una herramienta para reponerse de los baches afectivos.
Experto en Constelaciones Familiares, una terapia que utiliza desde hace diez años para liberar a las parejas de sus "ataduras y entuertos amorosos" y conseguir relaciones más sanas y conscientes, Garriga sostiene que "los padres simbolizan la vida y honrarlos te hace la vida más fácil".
En este sentido, Garriga alerta de que "podemos construirnos un inadecuado estilo afectivo con nuestra pareja si nuestra vinculación parental se produce a través del resentimiento, a causa de nuestras propias heridas."
Por este motivo, y para sanar nuestra propia relacion afectiva, urge estar en paz con nuestros progenitores, "sea cual fuera el conflicto de infancia, sea muy grave o muy leve, aceptando a nuestra familia tal y como es, pero sin hablar de culpa o de perdón" recalca Garriga.
Garriga utiliza la técnica de las Constelaciones Familiares para solucionar los conflictos familiares, porque nuestros problemas pueden depender también del falso lugar que hayamos ocupado en el seno familiar.
"La Constelación Familiar es como un psicoanálisis rápido, en el que se trabajan recursos del inconsciente a través de una representación escénica, con el que aligeramos mochilas y nos encontramos libres para ocupar el lugar que nos corresponde al lado de nuestra pareja", añade Garriga.
El experto se queja del actual momento de triunfo de la individualidad frente a la solidaridad, y aboga por el sentido social de la pareja, "que ha de servir a la vida y también a la comunidad". "Ahora vivimos en una sociedad líquida con parejas de 'usar y tirar'; en una sociedad competitiva y poco solidaria, en la que sentimos quebranto y la vulnerabilidad", recalca.
Para conseguir el "buen amor", Garriga se centra en los cinco criterios que el sabio hindú Swami Prajnanpad enseñó a Arnaud Desjardins para reconocer el valor profundo de una pareja.
Así, es necesario que la relación fluya con facilidad, sin demasiado esfuerzo; que se trate de dos naturalezas ni demasiado incompatibles ni demasiado diferentes y que los miembros de la pareja sean verdaderos compañeros.
También se precisa que cada miembro tenga fe y confianza plena en el otro y que desee que su pareja esté bien "por encima de nuestros miedos y carencias, encontrando la felicidad con la plenitud del otro", enumera el sabio hindú reseñado por Garriga.
El experto advierte que la llave de todo "buen amor" que abre las puertas de la felicidad en la pareja se traduce en forma de tres expresiones simbólicas concentradas o "palabras mágicas", a modo de mantra: "sí", "gracias" y "por favor".
"El buen amor hacia los padres es aquel que los acepta y quiere con todas sus imperfecciones, con sus culpas y sus penas. Y lo mismo sirve para la pareja", concluye Joan Garriga sobre este ensayo, de la editorial Destino.

3 comentaris:


  1. Hola,me parecen muy interesantes.Me gusta en especial la manera de expresar tus sentimientos.
    Yo tengo un blog de poesía.Te envio la dirección para que las leas y me comentes que te parecen:

    http://anna-historias.blogspot.com.es/

    Saludos

    Anna

    ResponElimina
  2. Interesante artículo. Como madre me deja algo inquieta porque es como aumentar la responsabilidad aún más de nuestro papel de progenitores...las futuras relaciones de nuestros hijos se fundamentan o apoyan en las que han tenido con los padres...Mmmm.

    Muchas gracias y saludos, es estupendo este blog.
    Merce

    ResponElimina
  3. Muchas gracias por vuestras aportaciones!.

    Pienso que siendo conscientes de los problemas que hemos tenido con nuestros progenitores e intentamos solucionarlos no serán transmitidos a los hijos. Lo importante es ser consciente...

    Un beso!

    Joan

    ResponElimina