Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 30 de març de 2013

NOSOTROS. Àlex Rovira.

No sé si es por la edad (ya estoy en los cuarenta y cuatro que llegaron el uno de marzo, suma y sigue, cuarenta y cuatro vueltas alrededor del Sol, y doy gracias de seguir por aquí), por las bofetadas y tropiezos de la vida, o porque la sensibilidad va en aumento proporcional al cabreo que llevo encima ante tanta basura política y financiera, que cuando veo algo no corrupto, me sorprendo, me conmuevo y doy gracias a la vida por lo bueno que aún existe.
Por el motivo que sea, decía, no he perdido aún el regalo del asombro, y me impresiona cada vez más lo que aúna tres características: sencillez, humanidad (bondad, generosidad, espontaneidad, amabilidad…) y alegría.
Recientemente se me recordó este precioso poema del admirado Eduardo Galeano, siempre lúcido e inspirador, que bajo el título de “Nosotros”, dice así:

Nosotros
tenemos la alegría de nuestras alegrías
Y también tenemos
la alegría de nuestros dolores
Porque no nos interesa la vida indolora
que la civilización del consumo
vende en los supermercados.
Y estamos orgullosos
del precio de tanto dolor
que por tanto amor pagamos.
Nosotros
tenemos la alegría de nuestros errores,
tropezones que muestran la pasión
de andar y el amor al camino,
Tenemos la alegría de nuestras derrotas
porque la lucha
por la justicia y la belleza
valen la pena también cuando se pierde.
Y sobre todo tenemos
la alegría de nuestras esperanzas
en plena moda del desencanto,
cuando el desencanto se ha convertido
en artículo de consumo masivo y universal.
Nosotros
seguimos creyendo
en los asombrosos poderes
del abrazo humano.

Sí, sigo creyendo (cada vez más) en los asombrosos poderes del abrazo humano, de la ternura, de la sonrisa, del gesto amable, del detalle inesperado, del silencio respetuoso, de la escucha verdadera, de la disculpa sincera, de todo aquello que, en definitiva, nace de la buena gente, ya que en verdad esto es lo único que vale la pena en esta vida.
Os deseo un feliz día, en el que encontréis algo verdaderamente humano en lo que creer.

Besos y, por supuesto, abrazos.
Álex Rovira


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada