Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dimarts, 12 de març de 2013

¿TENGA MIEDO…POR SU BIEN?. Miguel Benavent de B.

A menudo afirmo que en esta vida solo tenemos dos opciones, llamémosle esenciales: El miedo o el amor! Sin duda todos eligiríamos el amor, aunque no es siempre fácil. Porque el amor nos expande, ayuda a establecer relaciones positivas con los demás y con lo que nos rodea y nos ayuda a ser más nosotros mismos… El miedo, en cambio, nos contrae y bloquea ante lo que sucede a nuestro alrededor, establece relaciones negativas -e incluso tóxicas- con los demás y el entorno y nos priva de dejar fluir lo que en realidad somos cada uno de nosotros, impidiéndonos la felicidad!
No obstante, el miedo también tiene sus ventajas en nuestra vida. Ante la mera supervivencia es crucial, pues nos ayuda a estar permanentemente alertas a lo que sucede y, llegado el caso, a reaccionar, escapando de lo hostil que pudiera llegar a nuestra vida! Quizás solo deberíamos cuestionarnos a qué denominamos “hostil”, pues nuestra mente muchas veces se sirve del miedo y lo cronifica para que evitemos lo nuevo y desconocido que sin duda llega a nuestra vida…
Pero, la verdad es que en nuestro mundo y tal como están las cosas, muchas veces el miedo -en el sentido más mundano- es lo que nos permite seguir vivos y/o nos impone la necesidad imperiosa de cambiar las cosas. Por ejemplo, en un mundo insano como el nuestro, el miedo nos exige estar alertas a lo que llega a nuestra vida, día a día. Lo que nos rodea, los alimentos, el aire que respiramos, entre otras cosas más, se vuelven tóxicos y muchas veces atentan contra nuestra salud física, mental o emocional…
A este tipo de miedo le llamo miedo concreto, muy diferente a ese otro ficticio creado en nuestra mente. Ese otro miedo muchas veces se alimenta de recuerdos del pasado, de malas experiencias, de expectativas incumplidas y heridas! Y que casi nunca existen ya en nuestra vida! El miedo concreto, sin embargo, es real y lo despiertan todos aquellos tóxicos que hay a nuestro alrededor, desde ciertas personas sin escrúpulos, a los alimentos, al aire o a los miles de riesgos que existen cada día en nuestras vidas! Y es entonces cuando el miedo nos invita a la prevención, a cuidarnos ante todo aquello que nos impide a ser tal cual somos y sentimos, privándonos de vivir en paz y sanos.
El ser humano tiene una enorme capacidad de adaptación, incluso ante lo que le es nocivo! Y eso, obviamente, incluye el vivir atemorizado, permanentemente…lo que configura una actitud vital y dañina. Una cosa es tener miedo ante una situación de incertidumbre…y otra muy distinta es incorporarlo como un hábito perenne en nuestra manera de vivr. Y lamentablemente conozco muchas personas que viven con él…como yo mismo hice durante demasiados años de mi vida. Vivir con miedo les impide recibir lo bueno de la vida y el amor que hay alrededor! Ven amenazas, allí donde hay oportunidades y, sobre todo, dejan de vivir todo aquello que llega a su vida y merecen, por miedo a lo nuevo y/o al cambio!
Así el miedo -como el estrés que provoca- es saludable, siempre y cuando no sea una actitud en la vida! El miedo nos protege, es verdad, ante situaciones y circunstancias adversas concretas, pero no hay que dejar que la mente fabrique miedos de ficción e irreales, allí donde hay oportunidades para ser felices y/o aprender a serlo! Al fin y al cabo, el miedo en el fondo es una actitud en la vida, que solo exige amor (es decir, confianza), libertad y valentía para que no se convierta en un mal hábito y nos impida experimentar y compartir el amor que siempre hay a nuestro alrededor!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada