Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 30 de maig de 2014

¿La escuela ha de enseñarlo todo?. Mayte Rius. La Vanguardia.

¿Que los bancos colocan preferentes a inversores desinformados?, que se imparta educación financiera en el colegio. ¿Que aumenta la obesidad?, que se enseñe nutrición en las aulas... Y educación vial, sexual, idiomas, música, emprendimiento, historia, matemáticas... ¿La escuela ha de enseñarlo todo?
La respuesta unánime de los expertos en educación consultados es no. “No se puede abarrotar los programas escolares con más y más contenido educativo; lo que cuenta para el éxito de los estudiantes es el rigor, la precisión y la coherencia; eso significa centrarse en la enseñanza de un menor número de cosas con mayores niveles de profundidad”, afirma Andreas Schleicher, subdirector de educación de la OCDE y director del informe PISA. También Maria Vinuesa, de la asociación de maestros Rosa Sensat, está convencida de que la escuela “ha de enseñar muy pocas cosas y muy bien, con gran rigor, para asegurar que se sientan las bases que darán posibilidad de continuar aprendiendo a lo largo de toda la vida”.
Ahora bien, esa unanimidad se esfuma tan pronto se formula la siguiente pregunta: si no lo ha de enseñar todo, ¿qué ha de enseñar?. Las posiciones van desde quienes piensan que los contenidos que recoge el plan de estudios actual ya son los adecuados y lo que hay que modificar son los métodos, el cómo se transmiten los conocimientos de matemáticas, historia, lenguas, arte, etcétera; hasta quienes apuestan por desmontar el programa convencional de asignaturas, escoger los contenidos imprescindibles que necesita un joven de 16 años para desenvolverse en la sociedad actual y organizarlos en temas y proyectos transversales vinculados a la vida cotidiana y adaptados a cada edad.
Existe cierto consenso en que durante las últimas décadas se ha utilizado la escuela como cajón de sastre para dar respuesta a las demandas crecientes de la sociedad y a nuevos valores o prioridades sociales, y se han incluido nuevos contenidos educativos y nuevas exigencias de competencias, pero sin reducir o eliminar lo ya existente. “Pese a que la sociedad va cambiando, y en los últimos decenios de forma cada vez más acelerada, los contenidos escolares se mantienen incólumes; una reforma educativa tras otra se limita a cambiar el orden de los contenidos en cada curso, pero al final se hace siempre lo mismo”, reprocha Rafael Yus, catedrático de Biología y autor de ¿Qué se debe enseñar en la escuela de hoy? (Ed. Ludus). Y subraya que la escuela “para educar ha de utilizar un contenido que sea de interés general para el alumnado, y en ese contenido deben entrar, de forma interrelacionada, materias académicas, valores, emociones, etcétera, que permitan adquirir las ansiadas competencias básicas útiles para la vida real, y no importa si ello supone eliminar una buena parte de los conocimientos que hoy día podemos obtener cómodamente con la ayuda de las máquinas”.
Cada época tiene sus claves y el mundo necesita que la escuela prepare personas del siglo XXI, que probablemente no necesitan los mismos aprendizajes ni las mismas asignaturas que generaciones anteriores. “Hoy estamos en la sociedad de la información y no tiene sentido una larga lista de aprendizaje académico que, además, no se mantiene en la memoria si no lo utilizas; lo que debemos de hacer es adiestrar a la gente para vivir con tanta información, sortear el exceso y saber dirigirse a las fuentes más fiables”, opina Yus.
Manuel Fernández, investigador y responsable del departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad de Granada, considera que el concepto de persona educada evoluciona y exige incorporar nuevos conocimientos que quizá hoy puedan ser el uso de desfibriladores, la educación para el consumo, la educación sexual o la protección del medio ambiente. Pero enfatiza que la responsabilidad de lograr esa persona educada no es exclusiva de la escuela, sino compartida con padres, familia, comunidad, medios de comunicación y sociedad civil. “No creo que cada vez que se hable de nuevas necesidades educativas haya que hablar de añadir disciplinas al programa escolar; la escuela no puede estar de espalda a esos nuevos contenidos, pero tampoco puede añadir o fragmentar más las disciplinas”, dice. Para Fernández, el papel de la escuela es liderar el proceso de educación integral del individuo y situar al maestro como persona de referencia y responsable de integrar contenidos de trascendencia social como la educación sexual, la prevención de los malos tratos, el consumo responsable o la nutrición en sus conversaciones, relaciones y actividades con los alumnos o en las disciplinas que ya explica.
Rafael Yus comparte la idea de que la escuela no puede enseñarlo todo y hay muchas cosas que puede enseñar la familia o el entorno social, pero alerta que hay tareas para las que la escuela es insustituible. “Lo que no puede hacer la familia es enseñar materias complejas, educar diestramente –hace falta un profesor bien formado, igual que un médico es insustituible para abordar enfermedades raras–, o educar en sociedad, porque el aula es una microsociedad en la que los alumnos pueden interactuar, se relacionan entre iguales y movilizan otros aspectos de la personalidad que no muestran ante los padres, detalla.
Formar ciudadanos, no universitarios
El responsable de desarrollo del profesorado y de políticas educativas de la Unesco, Francesc Pedró, enfatiza que en el programa escolar no cabe todo y hay conocimientos que, por importantes que sean, han de quedar fuera. “La pregunta que un país se tiene que hacer es cuáles son las competencias mínimas o imprescindibles para que un chico o chica de 16 años salga a la calle y tenga garantizada la supervivencia, y en función de eso redefinir el currículo escolar, porque hay muchas matemáticas posibles, y lo importante es preguntarse cuáles son las que un ciudadano –no un estudiante universitario– necesita conocer”, comenta. En su opinión, si la función de la escuela es formar ciudadanos capaces de vivir en su entorno, tiene sentido que el programa de contenidos obligatorios incluya educación vial para saber vivir en un entorno donde el tráfico es crucial, o formación sobre a qué obliga un cheque o cómo contrastar las distintas tasas de interés, que son recursos que van a tener que utilizar cuando pidan un préstamo para estudios, para financiar una moto o un viaje. “Y no veo por qué incluir estos conocimientos en el programa no puede contribuir al aprendizaje de cuestiones relacionadas con la ciencia, las matemáticas o la física, porque a través de las actividades de educación vial puedes abordar el consumo de combustible, la distancia de frenada y otras muchas cuestiones”, subraya.
Maria Vinuesa, del colectivo de renovación pedagógica Rosa Sensat, coincide en que la escuela lo que ha de asegurar es que todos los niños y niñas lleguen a los 16 años siendo competentes para lo que les pedirá la vida, sean transportistas o físicos nucleares. Y para ello, opina que no todas las enseñanzas han de estar en la misma categoría porque la escuela ha de centrarse en lo básico, en lo que no puede dejarse al libre albedrío o confiar en que el niño lo aprenda o no en función de su contexto familiar y social. Entre esas cuestiones básicas menciona la lectura y escritura –“es imprescindible para ser capaz de entender un folleto de instrucciones o para poder leer y resolver un problema de matemáticas”, ejemplifica–, pero también la expresión oral, el espíritu crítico y el método científico o el arte y la filosofía. “La ética y la estética han de estar presentes en la escuela porque forman parte de la dimensión humana y hay que formar personas que cuando vayan a una ciudad sean capaces de apreciar que detrás de determinado urbanismo hay una filosofía de ciudadano, o que sepan valorar las escenas bíblicas en los capiteles de cualquier convento que visiten, que puedan hablar de cine o de autores de teatro y puedan emocionarse cuando vayan a un concierto y escuchen a Schubert”, destaca. Vinuesa cree que todos estos conocimientos, así como las cuestiones básicas de matemáticas, de cultura e historia del entorno donde viven han de trabajarse desde las primeras edades. En cambio, cree que otros aspectos, como la religión, el emprendimiento o los valores no tienen por qué formar parte del programa de enseñanza obligatoria. La escuela debe dar criterios para que la persona sea autónoma, pueda pensar por sí misma y ver los valores en que ha de vivir, pero no enseñar esos valores o inculcar que todos han de ser emprendedores; lo importante es que cuando acaben la enseñanza obligatoria, los chicos y chicas tengan una amplia base cultural, científica, política y social, sepan organizar cualquier trabajo que tengan que hacer y cuando escuchen un discurso sepan identificar las ideas claves para después poder recogerlas y trabajarlas”, valora.
De ahí que, en su opinión, la clave para adecuar la escuela a la sociedad actual no esté tanto en los programas de contenidos como en los métodos. “Es lógico que en estos momentos en que hay gran inquietud por el planeta, el tema del medio ambiente se trabaje en la escuela, pero hablar de medio ambiente es hablar de medio natural, que ya es un contenido escolar; lo importante es cómo trabajas esos contenidos, que sirvan para desarrollar la reflexión, el trabajo científico y el espíritu crítico”, ejemplifica. Y subraya que lo mismo ocurre con la educación emocional: “No se trata de incluir en el programa una hora semanal para enseñar emociones, sino de trabajar los conflictos y las alegrías que van surgiendo cada día en clase”.
También Pedró cree que integrar los contenidos tradicionales de la escuela con las competencias que ahora pide la sociedad es cuestión de métodos, de un replanteamiento pedagógico. Pone como ejemplo la enseñanza de filosofía: “Seguramente, por importante que sea, en la educación obligatoria no cabe ni es básico explicar las corrientes filosóficas; pero eso no quiere decir que la enseñanza escolar no dé a los chavales de 14 años la oportunidad de enfrentarse a las preguntas básicas sobre el sentido de la vida y de conocer las bases de la filosofía y la ética”.
Temas transversales
Para Rafael Yus la solución para integrar nuevos y viejos contenidos escolares y trabajar las competencias está en acabar con la visión fragmentada del conocimiento por asignaturas y apostar por los temas transversales, que permiten conectar los temas académicos –“que sólo nos interesan a los especialistas en la materia”, dice– con los asuntos de la vida real, que motivan más a los estudiantes. Asegura que estos temas transversales estarían vinculados a cuestiones fundamentales en la vida –saber cuidarse uno mismo, cuidar a los demás, cuidar el medio ambiente, ser efectivos, saber consumir o vivir en paz...–, pero cambiarían de unos institutos a otros en función de los intereses de los chavales y del entorno de cada escuela. “Dentro del ámbito de la salud, puede ser que a los alumnos les interese el tema de las drogas, y sobre esa cuestión se pueden trabajar muchas cosas: elementos históricos, planteamientos matemáticos y estadísticos, análisis literarios sobre terminologías que se usan para dichas sustancias, temas relacionados con las plantas, las reacciones químicas, la ética…, y abordar esa realidad en equipo, aprovechando conocimientos académicos para llegar a unas conclusiones y propuestas de mejora y de modificación de la realidad, como por ejemplo implicarse en una campaña de información sobre los efectos de las drogas”, detalla.
Y remarca que esta forma de enseñar y aprender requiere que las escuelas tengan más libertad para organizarse y que el foco se ponga más en utilizar el conocimiento que en adquirirlo. “Igual no es tan útil saber cosas que puedes buscar rápidamente pero sí es importante saber utilizar ese conocimiento y trabajar con ello”, resume.
También el responsable de políticas educativas de la Unesco considera que profesores y escuelas deberían gozar de más autonomía para organizar su proyecto educativo según el contexto y las familias que tienen. “No se puede decir que educamos competencias y luego regular que hay que dar tres horas de matemáticas, cuatro de lengua, etcétera; especificar en detalle el contenido y las horas que hay que trabajar es una manera decimonónica de controlar la calidad de la enseñanza; en los sistemas modernos se confía en la profesionalidad de los docentes y se hacen controles por catas”, señala Pedró.

El freno: padres, políticos y universidad

Hace años que desde distintos ámbitos se critica que los ciudadanos del siglo XXI se forman en escuelas del XIX y que se reclama una renovación de contenidos, métodos y organización en los colegios. Y hace más de diez que se definieron las competencias y habilidades indispensables para vivir en la sociedad de la información y la competitividad. Pero ninguna reforma renueva realmente la escuela. Rafael Yus asegura que la escuela está abocada a ser conservadora porque “las personas que pueden cambiar la educación fueron educadas en un sistema arcaico al que se aferran porque al menos ese sistema logró que ellos, ahora personas influyentes, llegaran a donde han llegado”. Y precisa que no se refiere sólo a los políticos que hacen las leyes educativas, sino también a padres y madres, y a la universidad. “Para la universidad es fundamental que haya asignaturas de sus especialidades en las escuelas e institutos porque eso da sentido a lo que ella enseña, da de comer a las legiones de licenciados que salen de las facultades sin otro puesto de trabajo que no sea la enseñanza, y a fin de cuentas justifica la propia esencia de los departamentos universitarios y su perpetuación”, opina. A estos frenos añade el que suponen sistemas de evaluación de la calidad como PISA, “pensado para homogeneizar el mercado laboral amparándose en la etiqueta de las competencias”. Manuel Fernández, por su parte, considera que la renovación educativa no prospera porque el cambio no ha de empezar por los contenidos o la estructura escolar sino por renovar la formación de los maestros, mejorar los procesos de selección para asegurar que quien lidera la educación maneja los nuevos contenidos éticos, morales, financieros, medioambientales o cualesquiera que se quieran transmitir, y focalizar la enseñanza en la relación profesor-estudiante.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada