Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dijous, 8 de maig de 2014

Relaciones de tira y afloja. Piergiorgio M. Sandri.

A diferencia del pasado, hoy por hoy es más fácil que nunca separarse o dar por finalizada una relación. Sin embargo, varias parejas entran en una espiral de cortar y volver a empezar que puede prolongarse durante mucho tiempo. ¿Por qué?
“Hay un vacío en mi vida, que solamente Elizabeth puede llenar. Durante 13 años estuvimos juntos de manera constante y compulsiva. ¿Cómo puedes terminar una relación tan salvaje y perfecta? No puedes. Un romance como el nuestro no termina nunca, únicamente se abandona temporalmente”. Así escribió una vez Richard Burton a propósito de su relación con Liz Taylor. Una pasión autodestructiva que hizo historia. A lo largo de 20 años, se casaron dos veces, lo dejaron y volvieron a reanudar, adictos el uno al otro. Burton nunca perdió el contacto con su exesposa. Le mandaba constantemente cartas y tres días antes de su fallecimiento le envió una última que la actriz guardó siempre en su mesita de noche. En ella el actor le pedía con insistencia la enésima oportunidad. “Quiero volver a casa, nunca fui tan feliz como contigo”: “Quizá nos hayamos querido demasiado…”, confesó Liz Taylor.
Este dramatismo al puro estilo Hollywood pertenece a otra época. Una sociedad en la que había menos oportunidades para establecer (y romper) las relaciones, mientras que hoy los famosos anuncian su ruptura en las redes sociales y a los pocos días ya han empezado un romance con otra persona. Una manera de actuar típica de estos tiempos, donde pocas cosas permanecen y todo parece líquido y cambiante. Porque en la actualidad ya no se ve como una tragedia la posibilidad de separarse.
Sin embargo, existe un número creciente de personas que permanecen atrapadas en una relación tóxica de la que no consiguen salir. Al puro estilo de película sentimental más propio de otras generaciones, no consiguen cortar de raíces, enredados en un tira y afloja que llega a ser extenuante. Por ejemplo, Robert Pattinson y Kristen Stewart, la pareja de la serie Crepúsculo, acaparó durante meses portadas de la prensa del corazón con sus infidelidades y reconciliaciones, como los ídolos del cine de antaño.
Estas situaciones son más comunes de lo que se piensa. Se estima que el 40% de las consultas de los psicólogos están relacionadas con el amor. Y de éstas, un 15% de las personas tiene dependencia afectiva. Ni lo deja, ni apuesta por la relación. Está en tierra de nadie. Cuándo estás a mi lado me aburro, me canso, me estreso. Pero cuando te tengo lejos, no puedo vivir sin ti, te echo de menos, te necesito. ¿Les suena?
“Increíble. Siempre he criticado a quien no conseguía salir de aquellas relaciones infinitas y luego me he dado cuenta de que yo misma, en los últimos dos años, he vivido exactamente esta misma situación. Sabéis, aquellas historias en las que nunca se logra un equilibrio estable…”, confiesa Daria. “Mientras no lo veo estoy tranquila. Pero él vuelve a buscarme y caigo otra vez rendida a sus pies. Quiero tomar la decisión, pero no estoy preparada”, admite Carolina. “Es una gran pérdida de tiempo, porque son relaciones que no conducen a nada sano. Ojalá yo mismo encontrara la fórmula”, relata David.
“Hay que decirlo claramente: la mayor parte de las parejas no están juntas por amor. Sino por miedo. Miedo a quedarse solos. O a no ser ayudados”, dice Giorgio Nardone, psicólogo italiano, director del Centro de Terapia Estratégica de Arezzo (Italia) y autor de varios libros (el último se titula Psicotrampas, Paidós). “Estas parejas no son otra cosa que una mutualidad”. ¿Cómo y por qué se llega a este extremo? ¿Qué se puede hacer para evitarlo?
Para Walter Riso, autor de varios libros sobre relaciones de pareja (el último es Enamorados o esclavizados, ZenithMedia), las relaciones de tira y afloja se producen esencialmente por dos razones: hay uno de los dos que duda o uno de los dos que tiene miedo al compromiso (o enamorarse). El primero es el indeciso por antonomasia. El segundo, es el que apuesta por la ambigüedad, el ser “casi parejas”, obsesionado en defender cada milímetro de su territorio, de su inviolable autonomía. En ambos casos, prevalece la lógica del “ni contigo, ni sin ti”. “Todavía se sufre por amor de manera impresionante porque la gente lo sigue idealizando. Así, hay personas que están enamoradas del amor y que viven bajo el efecto de una droga”. Este terapeuta afirma que “hay cosas que nunca se deberían hacer en el amor: obsesionarse, fusionarse, tener miedo a la pérdida”. Sin embargo, muchos caen en esta trampa.
Según Nardone, las raíces del problema residen en los valores educativos de la sociedad del bienestar. Cuenta este psicólogo que es cada vez más común ver a los padres de hoy que adoptan en su casa a los novios de sus hijos adolescentes o universitarios, como si fueran una pareja rodada de adultos. En un exceso de protección les proporcionan comida, alojamiento y hasta un papel oficial en la estructura familiar. Por su parte, los jóvenes se acomodan en este plan, que además en tiempos de crisis supone un gran ahorro. “En todos estos casos tenemos a los miembros de la pareja que no son autónomos e independientes. La responsabilidad es de sus padres, que desde pequeños se empeñaron en allanarles el camino y en no ponerles obstáculos. Han criado a pequeños monstruos con carencias y debilidades. Porque así tenemos a hombres y mujeres que, una vez adultos, son dependientes el uno del otro. Que no son capaces de cuidarse de sí mismos y se necesitan mutuamente. Como resultado, tendrán relaciones morbosas entre personas con deficiencias. Estas personas sólo están juntas porque así se sostienen”.
Asimismo, el contexto actual tampoco favorece la consolidación de relaciones estables. Antoni Bolinches, psicólogo experto en parejas autor del libro Tú y yo somos seis o Amor al segundo intento (ambos en Grijalbo) recuerda que “la facilidad que se tiene hoy para establecer nuevas relaciones y la permisividad social hacen que la gente, en lo referente a su compromiso de pareja tenga poca capacidad de resistencia ante la frustración. A la primera dificultad, con el tiempo dejan de trabajar para la pareja. De ahí el incremento del número de indecisos, que comienzan a marear y a dudar si seguir adelante o no. Si cortar o seguir. Si tirar o aflojar. Pero todo es un engaño: “No hay que confundirse: tenemos muchas oportunidades para hacer el amor, pero pocas para enamorarnos”, advierte Bolinches.
Esta desorientación es común a los dos sexos, tanto en ellos como ellas. No hay sexo fuerte: ambos son débiles y confusos. Aún así, “de cada cuatro crisis, tres la provoca la mujer. El hombre, de entrada, mientras no está mal, entonces está bien. La mujer, en cambio, si no está bien, sufre. Ella se espera más, defiende más. A menudo es la que hace la mayor inversión en la relación y la que obtiene la menor recompensa”, avisa Bolinches, que también añade otra tipología de relaciones, la que llama de los que “nunca aciertan”. “Son los que siempre recuerdan sus fracasos, no aprenden de ellos y se culpabilizan”. Cada vez que empiezan una historia, sienten que pueden volver a fallar otra vez. Vuelven las dudas. El sí, pero no. El no, pero sí. Y no hay nada más erróneo, porque, como explica Bolinches, “cuanto más necesito que me quieran, menos lo hago. Habría que mejorar cada vez, porque si mejoro, enamoro”. ¿Cómo salir de este atolladero? Walter Riso recuerda que “el amor tiene una parte cultural muy importante. Se puede mandar sobre los sentimientos. Muchos de nosotros ya lo hacemos cuando decimos: ahora no, hagamos el amor más tarde. El amor hay que pensarlo. Y gestionar las emociones es muy racional”. Por lo tanto, lo primero que hay que tener presente es que preciso tomar un papel activo. “Se suele llegar a un punto en que uno de los dos se debe cansar de sufrir. Y es él el que tiene que llevar a cabo su propia revolución afectiva. No se trata de egoísmo, sino de una conquista personal. Uno se libera. Se desapega. Hay que romper el mito del ‘tu y yo somos uno’. No, ¡somos dos! Cada uno tiene que sindicalizarse. El amor habría que poderlo vivir con libertad, en el sentido de libertad de conciencia, de gustos, de preferencia, de asociación. De otra manera es enfermizo. Yo creo que una buena fórmula debería ser el individualismo responsable, en el que cada uno tenga su territorio”.
Ya dijo Shakespeare: “Si quieres que un hombre y una mujer se amen, sepáralos”. Mientras Riso es partidario de poner fin a la situación crítica lo antes posible, Nardone es más partidario de tratar de salvar los muebles. “En las relaciones tira y afloja la solución no tiene por qué ser separarse. Primero hay que procurar arreglarlo. Siempre estamos a tiempo para romper. Separarse lo puedes hacer en cualquier momento”. En su opinión, la clave consiste en identificar un objetivo común. Si hay o no. Y trabajar en este objetivo común. Entonces tiene sentido estar juntos. No se puede continuamente pedir ayuda a la pareja”. ¿Y cuándo el otro nos pide continuamente que estemos pendientes de él? “Hay momentos en que sólo puedes decirle: sólo te puedo escuchar. No puedo siempre ofrecerte ayuda. Porque si no sabes estar solo, no puedes estar con nadie”.
¿Merece la pena tanto esfuerzo? ¿Tiene futuro la pareja como modelo de convivencia o en el futuro habrá que buscar otras alternativas? “Yo creo que la pareja no se acabará”, asegura Nardone. “Hombres y mujeres estamos hechos para estar juntos. Lo del soltero feliz es un cuento. El problema es que reponemos en la relación mucho más de lo que corresponde. Tiene que ser un intercambio”. Para Riso, “es cierto que en la espiral del consumo y el desarrollo de la cultura del desechable el compromiso amoroso ha perdido influencia. Pero se ha exagerado todo lo referente a lo líquido: existen cosas sólidas, ideologías, valores”. Como dice Bolinches, puede que necesitemos más de un intento. Después de tanto tirar y aflojar, tal vez sea posible caminar los dos en la misma senda, sujetos a una cuerda, sin estirarla ni romperla. El resto, es de película.

CÓMO ROMPER EL CÍRCULO
No se empeñe en cambiar a su pareja. No lo logrará. Y aunque lo consiguiera, lo más probable es que deje de gustarle.
No ponga en la relación demasiadas expectativas ni sobrevalore lo que pueda aportar. Uno no se junta para solucionar problemas. Lo más probable es que lleguen otros.
Intente que cada miembro establezca por su lado cuáles son sus objetivos personales. Y comprobar que haya una coincidencia de base. Si no la hay, mejor poner punto final.
Si al cabo de un tiempo se comprueba que la relación impide la realización de los proyectos de vida personal, es mejor cortar.
Averigüe si hay compatibilidad de caracteres, valores similares y si hay voluntad de construir un proyecto de vida convergente.
Mantenga una vida autónoma y con intereses: le ayudará a aceptarse y a entender qué es lo que se espera de una relación.
No acepte el desprecio y el rechazo sistemático del otro, no se deje manipular.
No justifique continuamente el otro, ni asuma el papel de terapeuta para explicar la indecisión de su compañero/a.

Exija que le amen por convicción, no con dudas.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada