Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 17 de febrer de 2014

"Hay una técnica para ver la realidad tal cual es". Martin Ashley Stephens. La Contra de La Vanguardia.

Martin Ashley Stephens, maestro de meditación Vipassana.
Tengo 64 años. Nací en Londres y vivo en el Algarve (Portugal) hace 30 años. Soy arquitecto. Estoy casado con Deni hace 34 años, y tenemos un hijo y dos nietos en Gran Bretaña. ¿Política? Humanista. No tengo creencias religiosas. Practico la más antigua técnica de meditación

DHAMMA
Es un señor normal y corriente, arquitecto, afable, virtuoso de una depurada técnica de meditación que le pone a salvo de inercias mentales y hábitos reactivos, asegura. Imparte esta técnica meditativa gratuitamente, y no usa fraseología religiosa ni metafísica, sólo alude a las sensaciones del propio cuerpo. En España se practica meditación Vipassana en el centro de meditación Dhanuna Neru (www.es-dhamlna.org), en Santa Maria de Palautordera, al pie del Montseny, gestionado por la Fundación Privada Vipassana. Es uno de los 173 centros VIpassana del mundo, con más de un millón de meditadores, que se sostienen sólo con donaciones y trabajos voluntarios.

La más antigua técnica de meditación, dice?
Sí, se llama Vipassana, que en pali significa "ver la realidad tal cual es". En lengua pali hablaba el pueblo llano en India en tiempos de Buda, y él también.

¿Inventó Buda esta meditación?
No. Se venía practicando desde hacía milenios, y Buda la rescató hace 2.500 años como técnica para erradicar el sufrimiento, ¡que es el gran objetivo de Buda!

¿Qué sufrimiento?
Nacer, enfermar, envejecer y morir nos reporta sufrimiento. Pero Buda entendió que ese sufrimiento deriva de la ignorancia.

¿Ignorancia de qué?
Ignorancia de la realidad tal cual es, de la realidad esencial despojada de prefiguraciones, prejuicios, juicios, proyecciones mentales... ¡que son sólo ilusiones!

¿Y se trata de despejar esa ignorancia?
La despejarás si depuras esas ilusiones y ves más allá de la mente que las acuña, si saltas sobre esas ideas de las cosas, pertinaces construcciones del ego. ¡Y hay una técnica para lograrlo, para dominar el ego!

Explíquemela.
Vipassana: concéntrate en tu propia respiración, procurando no distraerte con nada más, siguiendo ciertas pautas... Con esta disciplina, aprendes a observar las sensaciones de tu cuerpo, a entender tus emociones, ¡a ser consciente de tu inconsciente!

¿Con qué beneficios personales?
Al verte con ecuanimidad, verás el mundo con ecuanimidad, sin condicionantes: dejas de reaccionar con ciego automatismo a las circunstancias, no te dejas llevar, superas las pulsiones adictivas, las aversiones reactivas, los bandazos de los deseos, las tensiones emocionales y físicas.

¿Hay beneficios en la salud?
Yo tenía úlceras de estómago y dejé de padecerlas. Se alivian muchas dolencias, y también desórdenes mentales graves. Hoy, como arquitecto, trabajo con la misma intensidad..., ¡pero con total calma y eficacia!

¿Cuándo empezó con esta técnica?
Me la enseñó hace 30 años el maestro S.N. Goenka, recién fallecido. Goenka la heredó del anterior maestro, y este del anterior...

¿Y usted es ahora el sucesor?
Goenka, muy buen amigo del Dalái Lama, enseñó a varios profesores: yo lo soy para España y Portugal.

Cuidado con los gurús.
Aquí no hay gurús ¡se aprende a ser libre! Y los centros Vipassana no cobran nada.

¿Cómo llegó usted hasta Goenka?
Mi esposa practicaba esta meditación. Yo soy muy empírico y pragmático, y era escéptico. Pero al ver en ella los beneficios del Vipassana, decidí probar.

¿y?
Al autoobservarme, me sentí como agrupación de partículas, un fluir vibrante, nada permanente y estable, sin ego. iMe impresionó ese vislumbre! Y, como soy empírico y pragmático, seguí practicando... Y por eso constato que me beneficia.

¿Y hay que creer en otra vida, la reencarnación, el karma, el budismo...?
No hace falta. ¡Esto no es religión: no hay fe, creencia, doctrina, dogma! Es una técnica de purificación mental para erradicar el absurdo sufrimiento, entender el Dhamma.

¿Qué es el Dhamma?
La ley de la naturaleza, el orden natural.

¿Exige seguir alguna conducta?
No matar seres vivos...

¿No mata usted ni una mosca?
Nunca voluntariamente. Y no robar. Y no intoxicarse. Y no mentir. Y no ser sexualmente promiscuo. Yo tengo sólo sexo con mi esposa. Y no por moralina, sino porque eso ayuda a calmar la mente un poco.

¿Y jamás miente?
¡Esto es lo más difícil! Cuando hablas y exageras, ya estás mintiendo.

¿Sigue alguna dieta?
Durante los retiros de meditación, sí lo hago: vegetarianismo. Por lo mismo que antes: eso ayuda también a aquietar la mente.

¿Aconseja esos retiros?
Los hago un par de veces al año: diez días cada retiro. Sin hablar. Sin ver tele, sin oír radio, sin leer ni escribir. Los tres primeros días, observo sólo mi respiración. Y luego, con método, cada punto de nú cuerpo, yendo de arriba abajo, como un escáner.

¿Y qué siente?
Se incrementa mi sensibilidad para detectar sensaciones más y más sutiles...

¿Hasta qué punto?
Buda alcanzó la iluminación. Es decir, vivió la realidad tal cual es, sin sufrimiento. Para empezar, conviene la guía de un profesor.

¿Qué vez ha estado usted más dias seguidos meditando?
Sesenta días seguidos. No se puede si no has practicado mucho... Lo importante es incorporar la técnica a la vida cotidiana

¿Medita en el día a día?
Sí, en casa, una hora por la mañana y otra por la noche, sentado en el suelo, con la espalda recta.

¿Quemo incienso, enciendo velas...?
Olvídate de campanitas, velitas, inciensos, cuencos, ja, ja...: ¡no sirven para nada! Quizá un cojín para el culo.


1 comentari:

  1. Tomàs Grau11/1/15 10:34

    Vio que su mujer lo practicaba y ahora él es Maestro para España y Portugal, porqué no su mujer?
    Creo que la meditación no le ha servido para rebajar su ego.
    Buda en las Cuatro Nobles Verdades no se referia al "sufrimiento" como el lo califica.

    ResponElimina