Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 14 de febrer de 2014

"EL ELOGIO ENDEREZA ESPINAS DORSALES" - Frases para cambiar vidas.


Es curioso, por no decir descorazonador, que el ser humano sea más proclive a centrarse en los aspectos negativos de cualquier situación, que en la parte positiva de la misma. Que la crítica y  la amonestación sean los argumentos inmediatos, mientras la alabanza y el reconocimiento se dilaten o se omitan. El hecho de decirle a alguien lo mal que ha actuado y pasar por alto y obviar cuando esa misma persona lo hace bien, es algo pernicioso e injusto. No se pueden subrayar solo los errores y olvidar siempre los valores.

Hay que elogiar las cosas que funcionan, lo que nos agrada y a la persona que lo hace, porque un elogio puede ser toda una inyección de confianza y motivación. Mediante el elogio se ofrece al otro una imagen más positiva de sí mismo, que quizá no era capaz de percibir.

La mejor manera de alcanzar objetivos es elogiar, incentivar y resaltar todo lo que se hace bien. Y premiar claro, y no exclusivamente con algo material; a veces es mucho más importante una caricia, una palmada o un: ¡Bien hecho!

Y saber que los errores son parte del proceso, y no una consecuencia. Es decir, valorar la capacidad de aprender de los errores, ya que acostumbramos a enseñar justo lo contrario. Si un niño comete errores, es que no es muy listo. El listo no comete errores, y además le elogiamos precisamente por ello, por ser listo.

Pocas personas son las que elogian a los demás por su esfuerzo, y no por su capacidad innata. El miedo al fracaso también inhibe el aprendizaje. Elogia siempre el error de quien lo intenta.

La importancia del elogio sincero

·         No trates de averiguar el porqué de los actos del otro.
·         Elogia sus actos, interpretándolos como provenientes de buenas intenciones. 
·         Si el otro actuó con malas intenciones, se sentirá incómodo con el elogio.
·         Enseguida imaginará que sería feliz si hubiese actuado con buena voluntad y mereciese realmente aquel elogio.
·         Entoces, en el intento de alcanzar esa felicidad, él se esforzará para actuar siempre con buena intención y terminará lográndolo, volviéndose así una persona correcta.
·         Las palabras de elogio son esenciales para mejorar a las personas.
(Del libro 'PALABRAS DE SABIDURÍA' de MASAHARU TANIGUCHI)

Reflexión final: "El que se guarda un elogio, se queda con algo ajeno." (Pablo Picasso)





2 comentaris:

  1. Exacte! Boníssim com tot el blog!
    I és que cal incentivar sempre el reforç positiu per sobre de qualsevol altre sistema. És l'única manera de creixer. Hi ha tot un tema de pedagogia que subratlla que sovint les persones, sobretot els nens donat que encara estàn en procés de construcció de la propia personalitat, però també els adults, adopten el rol que les persones amb les que interactuen els inculquen.
    Si tu li dius a un nen continuament que és dolent, molt probablement acabarà sent dolent. El mateix passa amb els adults. Cal treure, fer veure i valorar tot allò que tenen de bo les persones perquè puguin sentir-se'n orgulloses i sentir la necessitat de conservar-ho i fer-ho creixer. És la única manera de millorar com a persones.
    Per últim només destacar la reflexió final del text: "Qui es guarda un elogi, es queda amb quelcom aliè". Molt bona!
    Cal aprendre a elogiar més tot allò que considerem que ho mereix, però també hem d'aprendre a rebre elogis i a processar-los correctament, sense sentir-nos malament per rebre'ls, en un excés d'humilitat, ni tampoc, en l'extrem oposat, que ens facin sentir desmesuradament orgullosos o vanitosos.
    Una vegada més, felicitats pel bloc, Joan! Gracies per brindar-nos aquest espai de reflexió, aprenentatge i creixement personal.

    ResponElimina
  2. Quanta raó tens Tanit, d'entrada no valorem el bo de les persones, sempre es tendeix a veure la part dolenta i si a sobre no ho elogiem..... Sembla que ens han educat de manera que rebre un elogi ens costa, ens costa donar-lo i rebre'l. Almenys a mi em passa, em sento extrany, com si no l'haguès d'acceptar o em fes vergonya. Sort que poc a poc vaig desmuntant tot això.

    I donar-lo... ai!, a cops m'ha passat que elogio i se'm queden mirant amb una cara com de... que voldrà aquesta ara?, perquè m¡ho diu?. Doncs simplement perquè em ve de gust i auxí ho sento, per res mes....

    Petonets!

    ResponElimina