Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 21 de març de 2014

CONECTADO O DISTRAÍDO. Miguel Benavent de B.

Vivir conectados es un privilegio de todos, pero que pocos ejercitamos. Conectarte a tu ser interior es ausentarte por algunos momentos de la vida que perciben solo nuestros sentidos. Una vida a menudo llena de ruido, de incertidumbre, de aislamiento que muchos viven con angustia…
Alguien dijo que “lo esencial es invisible a los ojos“. Sabia sentencia que invita a cerrar los ojos y conectarse con lo que hay en nuestro interior. Algunos lo logran gracias a la meditación, a la oración o cualquier otro ritual o técnica que nos deja la mente en blanco y nos aisla de lo que nos rodea y, a la vez, nos distrae. Lo esencial, eso que buscamos con ahnhelo todos está ahí, en nuestro interior… es inútil buscarlo fuera, en nuestro mundo exterior.
Pero la verdad es que cuesta vivir el día a día permanentemente conectados a lo esencial. Demasiadas veces divagamos con nuestros sentidos y las sensaciones que éstos provocan, atendiendo solo a lo que nos rodea. Eso, la mayoría de las veces, nos produce ansiedad y nos provoca estrés, cuando no, miedo. Miedo a sentirnos solos, aislados en un mundo en el que parece que cada uno va a la suya y vela por sus intereses, desoyendo a los demás. En el que lo habitual es sobrevivir…y no vivir, de verdad.
Conectarse con uno mismo en cambio nos ayuda a sentirnos parte del Todo, a compartir con los demás todo aquello humano que nos une, para siempre. Te permite sentirte único y, a la vez, universal, pues todos tenemos las mismas luces y sombras, los mismos anhelos y las mismas ilusiones, los mismos sueños que deseamos hacer realidad. Estar conectados con nuestro interior hace desaparecer esos fantasmas del pasado y del futuro, nos permite vivir el ahora… y aceptar en él lo oscuro y lo luminoso de nuestra vida plena, llena de contrastes. Estar conectados es olvidar el tiempo y el lugar, para concentrarnos en el ahora y aquí, en el único lugar y el singular momento donde existe la felicidad, esa que todos buscamos incansablemente en nuestra vida…
Aquí y ahora, desde siempre y para siempre son conceptos que solo se sienten desde dentro y ahora, en el preciso instante en que uno deja atrás el miedo del pasado pasado y el miedo al futuro que tal vez nunca llegará, en que uno se siente cerca incluso de los que ya no están aquí y ahora, pero habitan en el corazón para siempre…

Tardé muchos años en aprender a sentirme conectado. Me entretuve a estar donde decían debía estar, haciendo lo que me decían que debería hacer, a cada momento. Viví así una vida ajena, distante de los demás y sombría, pues todo lo que me rodeaba me alejaba de mí y de lo que necesitaba en mi vida. Hasta que descubrí que lo que buscaba por fuera estaba en mi interior, desde y para siempre, donde uno ya no debe aprender a amar, sino que solo debe dejar fluir el amor que siempre estuvo, está y estará dispuesto a
compartirse y, haciéndolo, crecer aún más. El tú o yo se convierten súbitamente y por arte de magia en el tú y yo, estés donde y cuando estés… y para siempre. Esa es la grandeza de descubrir que la esencia de la vida consiste simplemente en amar de verdad, sin temor… y hacerlo con los ojos del corazón bien abiertos, aquí y ahora!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada