Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dimecres, 5 de març de 2014

¿QUÉ ESPERA LA VIDA DE MÍ, AHORA?. Miguel Benavent de B.

Hay momentos en que la vida se pone “patas arriba” y rompe nuestros esquemas, hasta entonces confortables y seguros! Y solemos preguntarnos ¿por qué a mí, ahora? o ¿qué he hecho yo para merecer esto?, aludiendo a esa falsa culpabilidad aprendida y adoctrinada por lo que todo pasa por alguna razón, aunque a veces ésta permanezca escondida a nuestra mente limitada y a ratos confusa…
Seguramente deberíamos aprender a preguntarnos el para qué, más que ese por qué que nos paraliza y nos hace sentir mal. El para qué invita a buscarle su sentido a ese momento o situación, para luego actuar en consecuencia. El por qué, en cambio, apela a esos fantasmas del pasado que todos tenemos y que reinciden de vez en cuando, recordándonos que tal vez no hicimos las cosas como deberíamos o en algo hemos errado. Y ni que decir tiene que nos da miedo el fracaso, aceptar nuestros errores…
Pero la vida no está hecha de aciertos y errores, como parecen habernos enseñado desde niños, sino de aprendizaje ante las diferentes oportunidades que aparecen en la vida. Cada nueva circunstancia que llega a nuestra vida ahora (recuerda que presente en inglés quiere también decir regalo), por imprevista que sea, tiene la misión de poner a prueba nuestra firmeza para ser nosotros mismos y para invitarnos a ejercer ese don humano que es la libertad. Son dos cualidades exclusivamente humanas, que ningún otro ser vivo posee ni contempla. Ningún pájaro o árbol se pregunta por qué llueve, qué ha hecho mal para que llueva o cómo le afecta la lluvia que llega…
El ser humano, en cambio, tiene el enorme privilegio de ser consciente de lo que ocurre a su alrededor y de incluso decidir qué hace con ello, cómo le afecta o no. Es su libertad la que le invita a aprovechar o desaprovechar en favor de si mismo lo que aparece en su día a día. Eso es lo que nos hace libres y responsables de lo que hacemos en nuestra vida. Pero no hay que confundir la responsabilidad con la culpabilidad. No llueve porque hemos actuado bien o mal, sino porque la lluvia forma parte de la climatología del lugar en el que vivimos y, además, tiene su propio sentido y su devenir en el mundo que nos rodea. Aprovecharla o no, es nuestra decisión y responsabilidad, nunca un castigo…
Recuerdo que de niño me ponía de mal humor el mal tiempo, especialmente cuando llovía y debía ir al colegio. Ahora pienso que, al parecer, algo o alguien me debió enseñar que merecíamos un fantástico y soleado día, cada día. Tal vez nadie me enseñó a ver la lluvia como algo normal y necesario, que forma parte del clima, como el sol, la nieve, los chubascos o cualquier otro fenómeno atmosférico que existe, según la latitud terrestre en que vivamos…
Lo sé ahora, era una visión sesgada de la realidad que me rodeaba, a partir de la cual fabricaba mi lista de deseos y aspiraciones personales. Que haga sol se convertía en mi mejor deseo de cada día! Seguramente me hubiera bastado viajar al Polo Norte o a la África desértica para cambiar mi opinión y aprender a desear la lluvia. Así es la vida y la miope visión que a veces tenemos los seres humanos de ella…
Y aprendemos a vivir así, desde la miopía y una vida a medias, sesgada, en la que solo deseamos lo que torpemente consideramos bueno para nosotros, en un momento dado. Pero, con la edad, uno aprende a relativizar lo bueno y lo malo, porque las más de las veces basta que pase el tiempo o las circunstancias cambien para modificar nuestra percepción de las cosas. Lo que un día pareció simplemente malo, con el paso del tiempo lo entendimos como positivo y muy bueno. Deberíamos aprender a no juzgar las cosas que nos pasan… dejando que la propia vida nos enseñe su verdadero sentido. Quizás esta sea la mejor -o única- manera de vivir lo que la vida nos trae, sin miedo y buscando siempre su “para qué”, que invita a vivirlo de otra manera, sin escaparse de ello o intentar evitarlo a toda costa.

Nos han enseñado a huir de lo que no nos gusta o nos altera la vida, cuando posiblemente
sea la única manera de aprender a ser y a vivir lo que realmente somos y soñamos. Es difícil soñar en el océano, sin atreverse a salir de nuestra confortable y pequeña pecera! Cualquier cosa que llega a nuestra vida tiene su propia misión y sentido, aunque tal vez no los sepamos ver en un primer momento. Basta confiar en que si sucede algo es siempre por algo! Y seguramente ese misterioso algo tenga que ver con nuestra vida plena y, por qué no, con esa felicidad que todos soñamos…

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada