Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

diumenge, 3 de maig de 2015

¿Estás emocionalmente unido a un pasado negativo?. La Mente es Maravillosa

Un pasado cargado de experiencias negativas puede pesar mucho. En vez de aprender de esas experiencias, de sacarles provecho para no volver a pasar por lo mismo, para aprender de la vida, muchas personas cargan con ello como un lastre que les dificulta avanzar o, aun peor, como una ancla que no les deja salir del puerto.

¿Estás apegado  emocionalmente a la negatividad de tu pasado? ¿Ese apego interfiere con tu vida actual como adulto?
A continuación vamos a ver las señales que pueden estar indicando que te encuentras emocionalmente unido a un pasado negativo, para que sepas donde puedes comenzar a soltar y descargar toda esa carga que llevas a cuestas.
Señales que indican que no has superado las heridas del pasado

#1 – No hablas sobre experiencias negativas pasadas
Si estás bien con lo que te pasó en el pasado, no te importa hablar de ello en los momentos que surge la oportunidad. Si has superado una situación negativa, hablar de ello no supone un trauma, sino que te permite reafirmarte. Hablar de ello te permite compartir también lo que has aprendido. Sin embargo, si aún estás emocionalmente unido a ese dolor, revivirlo supone revivir el sufrimiento. 

#2 – Reprimes tus emociones
Las personas necesitamos expresar nuestras emociones, tanto positivas como negativas. Cuando esas emociones nos hacen sentir incómodos, tendemos a bloquear su expresión, pensando que así que podemos evitar el dolor que nos producen.
Pero esta estrategia resulta contraproducente. Cuando reprimes emociones, te aferras a ellas. Sin embargo, cuando las expresas plenamente, es más fácil dejarlas ir. Negar y reprimir las emociones negativas crea apego a esas emociones.

#3 – No puedes controlar tus impulsos
Los impulsos provienen de las emociones. Y cuando  reprimes la emociones, a pesar de no expresarlas, todavía reaccionas a ellas. Al no dejarlas fluir, estas emociones se concentran y pueden hacer que pierdas el control, que sientas una ansiedad que no dominas,  y reacciones de forma impulsiva porque no has resuelto esas emociones. Esto conduce a malas decisiones, a conductas adictivas, y a sentimientos de dolor y culpa.

#4 – Repites los mismos errores una y otra vez
La repetición de los mismos errores es un signo de apego negativo al pasado. Tomar las mismas malas decisiones una y otra vez, es una importante señal de alerta de que algo negativo en tu historia está todavía  influyendo en ti y que tienes que solucionar.

#5 – Mantienes sentimientos negativos hacia las personas vinculadas a las experiencias negativas
Cuando estás emocionalmente unido a un pasado negativo, aún conservas sentimientos de dolor y pena, de resentimiento y/o  miedo hacia las personas que están relacionadas con ese pasado. Estos sentimientos no resueltos pueden aparecer en cualquier momento, en respuesta a una situación externa o en tus propios pensamientos.

#6 – No te sientes tú mismo con la gente relacionada con un pasado negativo
Esto es muy frecuente que ocurra en las reuniones familiares. Cuando sigues aferrado a la negatividad de tu pasado con ellos, cuando están en su compañía, no te sientes tú mismo, sientes que todavía debes ajustarte a sus expectativas sobre ti o que no eres lo que ellos querían. Eso hace que no actúes como lo haces en otros ambientes, que no hables con sinceridad (o que no hables).

#7 – Tienes miedo de que los demás no te aprueben
En muchas ocasiones, la desaprobación de la familia se generaliza. Esto hace que se proyecte el miedo a la desaprobación en general, incluyendo a amigos, pareja  e incluso extraños. Este temor general de desaprobación, tiene sus raíces en la dinámica original de la familia e incluso de la escuela.

#8 – Reaccionas con tus hijos como lo hicieron tus padres
Es muy común tratar a los hijos en los mismos término negativos que lo hicieron los padres. Sorprendentemente, incluso se puede reconocer esto cuando ocurre. Y se sabe que está mal. Surge como un patrón aprendido del que uno no se puede desprender, como si se intentara con ello justificar lo que injustificable.

#9 – Sientes que te casaste con tu padre o con tu madre
Muchas personas que no han superado la negatividad de su pasado, terminan casadas con una persona que es el fiel reflejo de lo que fue su padre o su madre. Y no tardan mucho en darse cuenta, pero al no poderse desarraigar de esa negatividad pasada, no son capaces de darse cuenta hasta pasado un tiempo.
Puede que sea porque se piensa (inconscientemente) que, cambiándolos a ellos, cambiarán las cosas, o con el cambio se superará el dolor arrastrado.

 #10 –  Te sientes limitado, pero no puedes explicar por qué
Cuando en el pasado, la familia o incluso la escuela, actuaron de forma abrumadora, era porque sus principios se erigían sobre reglas excesivamente rígidas, que a día de hoy, puedes seguirlas casi de manera automática.  Estas reglas rígidas hacia nosotros mismos, reglas que crean limitaciones internas y que no siempre sabemos identificar, también nos reenganchan con el pasado.
Creemos que esas reglas nos protegen, pero pueden llegar a limitar nuestra vida adulta. Curiosamente, estas reglas pueden determinar nuestras opciones, tanto si somos conscientes de ello como si no.

Superar la negatividad del pasado
No es necesario revivir el pasado para superarlo. Puede que a algunos les sirva, pero no siempre es necesario ni beneficioso experimentar emocionalmente recuerdos del pasado. La clave para superar estas herida está en hacer nuevas elecciones hoy.

Es necesario reconocer la influencia del pasado y aprender cómo te sigue afectando, hablarlo y no reprimirlo. Sólo así podrás tomar decisiones conscientes que te llevan por un camino nuevo y diferente.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada