Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 25 de maig de 2015

Vivir es fluir y saber vivir es saber fluir. Fidel Delgado. La Contra de La Vanguardia.

Fidel Delgado, psicólogo clínico.
Tengo 72 años. Soy madrileño y trashumante. Casado, tengo 6 nietos. Los humanos, y por tanto los políticos, al llegar a la madurez deben servir, porque si no sirves, ¿para qué sirves? Esta escuela de la vida nos patrocina a todos el aprendizaje. La trascendencia cree en mí y en ti

TITIRIPEUTA
Durante décadas ha acompañado a gente a morir, ejerció de psicólogo en el hospital universitario La Paz de Madrid, de profesor en la Escuela Universitaria de Enfermería y signe formando profesorado para la red pública de salud y dando charlas a sus colegas, ante los que se presenta como titiripeuta. Con un humor exquisito y mucha sabiduría. va enhebrando perlas, así que te deja con una sonrisa en la cara y material para digerir durante meses. Es un tipo genial, no se pierdan dan sus vídeos (www.fideldelgado.com.es). Ha participado en las jomadas Conciencia con Ciencia que se van sucediendo por distintas ciudades de España (www.concienciaconciencia.com)

EI humor, ¿un fluido vital?
...Muy sutil y volátil; y siempre cambiante. No somos frascos cerrados, así que nuestro humor es como un perfume que se expande.

Una gran responsabilidad.
Sí, porque a nuestro paso contagiamos miedos, aliviamos tensiones, inducimos crispación... Y en especial incidimos en quienes están abiertos a nuestra influencia, los que nos quieren y los más sensibles: los niños.

Habrá que controlar esos humores...
Nos enseñan a controlar los esfinteres inferiores, pero por los esfínteres superiores evacuamos quejas, eructamos prejuicios, vomitamos disgustos. Debemos cuidar lo que entra en nosotros porque todo sale.

Salir tiene que salir.
El ánimo nos alerta con aburrimiento, tristeza, irritación... para que disolvamos ese resentimiento, aclaremos una confusión o ventilemos un conflicto. Leer las señales ínfimas es la más genuina de las inteligencias. Y si vas a vomitar, avisa.

Preferiría no hacerlo.
Tómese cada mañana una infusión de ternencia, planta de cuidado exquisito a base de ternura y con un injerto de paciencia, eso le ayudará a llevar una sida fluidita.

¿De eso se trata?
Sí, porque vivir es fluir y saber vivir es saber fluir. Todos estamos permanentemente en tránsito, nos guste o no, así que mejor no resistirse y cuidar con amor del humor.

¿Por qué nos cuesta tanto eso de fluir?
Acumulamos nudos, dificultades, espeseces..., y volver a recuperar la fluidez es el reto, la sabiduría.

Y a usted, Fidel, ¿qué le pasó?
Desde estas alturas de la vida siento haber sido llevado, llevado y llevado, aunque durante mucho tiempo creí que era yo el que decidía y organizaba. Y ese tránsito de "yo me monto la vida estupendamente" a "qué bien se lo ha montado la vida conmigo" es un cambio de enfoque tan decisivo que me cambió la vida.

Entiendo.
La vida se encarga casi de todo, la cosa es no entorpecer sus modos de organizarse...

Eso requiere fe.
La fe también te la regalan. Hay que explorar bien dónde la vida nos deja los regalos.

Uno hace lo que puede.
Siempre, pero el poder cambia mucho de cuando te crees con poco poder, condenado, triste, irritable, a la comprobación del poder con mayúsculas que reside en todos nosotros. La lástima es que algunos se enteran en el último minuto, lo sé porque he acompañado a mucho moribundo.

¿Qué hay que saber?
La diferencia entre ser y ser humano. Ser con mayúsculas es lo que todo somos, y ser humano es estar metido en una forma que como conocimiento es limitadito; como amor es amor propio; como energía es pequeñita y dependiente.

Estamos llenos de condicionantes.
Pero fíjese en que cuando dormimos profundamente soltamos los condicíonantes y sólo somos. En el descanso radica un inmenso poder que nuestra cultura no valora.

Tomo nota, ¿pero cómo transitar bien por la vida consciente?
La consciencia se encarga de animarnos a que exploremos los modos progresivamente amplios de vivir. Y si no cedemos a sus sugerencias de explorar, ahí está el sufrimiento para empujar.

¿Si no aprendes por discernimiento lo haces por sufrimiento?
Exacto: unas cuantas collejas te obligan a la reflexión, lo cual desdice mucho de la inteligencia del ser humano, porque aprender siempre a base de leches...

Sí, sí, es fatal
Y encima las luces que has cultivado con esmero no son hereditarias, sólo cacharros, chismes y si hay mala suerte una hipoteca...

...Y algún que otro trauma
Nos pasamos el lío unos a otros, pero también la urgencia de clarificar y liberarse.

Hay que tener criterio.
Saber qué relaciones te abren el corazón y cuáles te lo cierran, emprender cosas desde una motivación constructiva y cooperadora en lugar de resentida o rabiosa. Sé que es muy aburrido hablar de ser ilimitado, parece metafísico tóntico.

Sí, lo parece.
Mirar dentro lo que estás buscando fuera se llama madurez, aunque hoy se promocionaa más el turismo exterior.

La felicidad ¿es una conquista?
En una etapa vital es una conquista, luego es algo a aceptar, es decir: la felicidad te conquista a ti y te va diciendo: "Eso déjalo, eso suéltalo, ahí afloja". No la conquistas, más bien florece como florecen todas las cosas.

¿Qué hacemos con la injusticia?
Lo que pido lo doy, es la única manera que tienes como ser humano de meter en la red humana lo que queremos para todos.

Regáleme una esperanza.

Cada día acaba con una muertecilla, te desenchufas y mañana le das a reiniciar. Si no estás muy torpe será de verdad otro día diferente, si no, será reeditar el mismo con la misma rutina, y eso sí que es mortal.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada