Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 5 de juny de 2015

“No hagas de tu vida un borrador, pues puede que no tengas tiempo de pasarlo a limpio”. Frases para cambiar vidas.

Autor: A.Rossato.
Esta es una frase especialmente indicada para los dubitativos. Los que siempre aguardan para emprender aquello que tienen en mente hasta que se produzcan las condiciones perfectas. Los que no se mueven hacia ninguna parte, si el viento no sopla a favor o si no tienen todas las herramientas al alcance (sin que falte hasta la más pequeña pieza) y, además, -porque la palabra riesgo no forma parte de su vocabulario- si no cuentan por anticipado con todas las respuestas.
Unas condiciones tan completas y bien acabadas, tan idílicas y perfectas… que lo más probable es que nunca lleguen a producirse. Señala un viejo proverbio, creo que con acierto, que “quien se queda varado sobre una pierna meditando sobre cuál es la mejor manera de seguir caminando, jamás acabará por dar ni un solo paso.”
Sería estupendo, desde luego, poder ir construyendo nuestra vida con ensayos previos que nos permitieran probar si lo que pretendemos hacer resultará bien o si, por el contrario, fracasaremos cuando lo pongamos en práctica. De esa forma experimentaríamos lo que vamos a vivir previamente, a modo de borrador, como dice la frase, para acabar haciendo solo aquello que realmente funcionase y descartando lo que no.
La realidad es que nunca tendremos de nuestro lado absolutamente todas las certezas, pero si no nos aventuramos algún día, nunca acabaremos saliendo de donde estamos.
Cualquier proyecto, cambio o aspiración que nos propongamos acometer en nuestra vida ha de ser sopesado convenientemente, pero, incluso, para ello también debe de existir un límite, porque a veces parece que nos comportamos como si tuviéramos otra vida de repuesto en la maleta. Se trataría, por tanto, de no darle mil vueltas a los asuntos y que tal vez con cien nos bastase.
Los años no se estiran y si un día volvemos la vista atrás quizá nos arrepintamos no de las cosas que hicimos, y en las que nos pudimos equivocar flagrantemente, sino, más bien, de las que no hicimos... porque nunca encontramos el momento apropiado para emprenderlas.
Reflexión final: “La vida es una obra que no permite ensayos. Canta, ríe, baila, llora, vive intensamente antes de que el telón baje.”. (Charles Chaplin)


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada