Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dimarts, 9 de juny de 2015

Quiero. Salva Soler.

Sin palabras me quedé yo al escuchar el poema de Salva en la edición de abril del Poetry Slam. Por eso lo comparto, porque vale la pena conocer que desde la palabra se pueden mover grandes emociones y sentimientos. Que no hacen falta grandes artificios, un espacio, un micro, la palabra y claro está, la sensibilidad, ternura y creatividad que desprende Salva en cada uno de sus poemas. 
Gràcies nen!



Te pido que me dejes
sin palabras...
y me hablas.

Y me cuentas historias,
rizadas en rizos,
que surgen de ésa mente tuya,
tan tan construida,
siempre tan altiva,
tan tan compulsiva,
como un ataque de pánico apagando un incendio.
Te miro.
Intento retener,
lo que yo y tú no en ti he visto.
Lo que desprendes,
simplemente,
al respirarte,
al desarmarte sin querer,
cuando sin querer,
bajas la guardia
Lo que eres,
simplemente,
sin palabras.

Me embeleso en éso.

Pero siempre,
antes de que pueda perdurarte,
le exiges de nuevo a mi cerebro, que escuche al tuyo,
describiendo cuan encastillado grado de retórica ha alcanzado.
Y arropas letras perdidas,
hasta formar sílabas a la deriva.
que preñan y paren
palabras y frases
tan tan...construidas.
Siempre tan altivas.
Y tras semejante disertación engreída,
me miras,
como si me hubieras dejado
sin palabras.

No.
No es éso.
No son las letras.
No son las sílabas.
No son las palabras.
No son las frases.
No es el lenguaje.
No es éso.


Lo que te pido no es que me muestres cuántas capas de espesor has absorbido,
para resarcirte de toda la humedad que te causaron.
Lo que te pido, no es que me muestres la altitud de tu azotea
para esconder la profundidad de tus raíces.
Lo que te pido, no es que me cites a Sthendal
para hablarme de tu sentido de la belleza.
Ni que me cites a Proust, para recuperar nuestro tiempo perdido.
Lo que te pido, no es que te creas grande, sólo por leer y citar a los grandes,
si no que seas grande,
por llenar de inmensidad lo innombrable.
Por llenar de fragilidad lo insondable.
Lo que te pido es que entiendas,
que una palabra leída y no vivida, es tan vacía,
como una fábrica de antaños.
Que entiendas que entre:
“Mastuerzos, Hermeneutas y Vitela” y
“Mujeres, Hombres y Viceversa”,
no hay ninguna diferencia, si detrás,
no hay un arrebato, un pánico o una pérdida.

Lo que realmente te pido, es que,
simplemente,
me ciegues con tus ojos de “es posible”
me llores en un cielo despejado,
me inundes como un gas lacrimógeno.
Que me ames con parpadeos.
Que me des los buenos días,
con miradas fijas.
Que me hables del tiempo,
con la lengua de los ojos entreabiertos.
De la “lágrima-mejilla-resbaladiza”.
Que me eternices
con medias sonrisas.
Que simplemente,
me sorprendas, me desbloquees,
me renazcas, me deshieles,
me remuevas, me revientes,
me odies, me folles,
me colmes, me calmes,
me escupas, me aguantes,
me grites, me calles,
me grites, me…......,
me ........., .........,
….........., .........,
…........., ........,
….........., .........,
…........., ........,
…...
Que simplemente,
me …,
… ......,
hasta dejarme,

sin palabras.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada