Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 20 de juny de 2014

La necesidad de cambio. Irene Orce.

La sociedad en la que vivimos pide a gritos un giro de 180 grados: dejar de centrar la atención en lo que sucede fuera y empezar a escuchar lo que nos pasa adentro. Aunque los seres humanos hemos evolucionado mucho las últimas dos décadas -tecnológicamente hablando-, las estadísticas revelan que la depresión, el estrés y la ansiedad han aumentado exponencialmente en este mismo período de tiempo.
Todo este sufrimiento, que se manifiesta en el plano físico en forma de enfermedad, es un indicador de lo mucho que los seres humanos hemos descuidado nuestra evolución como personas. Buen ejemplo de ello es que todavía no sabemos cómo crear un bienestar emocional sostenible, ingrediente indispensable para disfrutar de una vida plena.
Sin embargo, la necesidad de ahondar en la causa real de nuestro malestar está llevando a cada vez más personas a querer descubrir cómo funciona la mente y de qué manera nos manipula. También a aprender a dirigir conscientemente el pensamiento positivo, así como a gestionar más constructivamente las emociones. El viaje comienza mirando dentro de nosotros mismos, pues sólo desde allí podremos enfrentarnos a nuestros miedos, crecer en autoestima y tomar las riendas de nuestras vidas.

¿Qué es el coaching?
“La experiencia no es lo que te pasa, sino la interpretación que haces de lo que te pasa”, Aldous Huxley
En este contexto aparece el coaching (del inglés, entrenar), un método que propone a cada ser humano que se comprometa a desarrollar al máximo su potencial. Este proceso consiste en revelar y “entrenar” el conjunto único de cualidades y habilidades innatas que posee cada persona. Así, el objetivo del coach (terapeuta) es acompañar y guiar a su coachee (cliente) para que se convierta en la mejor versión de sí mismo.
Este innovador método profesional, cada vez más de moda en España, nació en la década de los 80 con el objetivo de mejorar las competencias emocionales de los jugadores de tenis de élite. Tal como expuso el entrenador deportivo estadounidense, Timothy Gallwell, el éxito de estos deportistas -cuyas cualidades en la pista suelen estar muy igualadas- depende de su “calidad mental”, atributo que acuñó como “juego interno“.
Al poco tiempo, el coaching saltó de la cancha de tenis a la empresa de la mano de sir John Whitmore, pionero en la práctica del denominado coaching ejecutivo. Esta modalidad consiste en promover que los directivos aprendan a conocerse mejor, a manejar de forma más constructiva sus procesos emocionales y a incrementar sus competencias en el ámbito del liderazgo mediante un proceso de introspección guiado por el coach. Y lo cierto es que parece que está dando buenos resultados: la Asociación Española de Coaching (Aecop) revela que más del 40% de los directivos de las empresas que forman parte del Ibex 35 ya cuenta con los servicios de un coach.

El arte de preguntar
“Conócete a ti mismo”, Oráculo de Delfos
Tras conquistar el ámbito deportivo y el empresarial, el coaching se ha ido diversificando, encontrando su espacio en otras muchas dimensiones de la vida. Por ejemplo, el denominado ‘life coaching‘, uno de los más demandados, consiste en “entrenar” la inteligencia emocional del coachee con el objetivo de hacer conscientes las limitaciones que le impiden gozar de un equilibrio interno duradero, lo que solemos llamar “felicidad”.
El perfil del coachee es el de un ser humano que siente la necesidad de pulir algún aspecto de su forma de ser o de su vida y está dispuesto a aprender, crecer, cambiar y evolucionar, dejando a un lado sus creencias limitadoras. Cualquier persona con estas inquietudes es el candidato perfecto para realizar un proceso de coaching, algo que nunca puede ser forzado o impuesto. Eso sí, es fundamental la elección del profesional adecuado, pues en este ámbito prolifera el intrusismo y muchas de las personas que ofrecen sus servicios como coach no cuentan con la formación ni la ética necesarias.
Pese a que muchos creen que el coaching entra en el campo de la psicología, existen remarcables diferencias entre ambas disciplinas. Mientras que la psicología tradicional suele basar su trabajo en el problema a tratar, el coaching se centra en la oportunidad de aprendizaje que aporta cualquier experiencia, por traumática o negativa que pueda parecer. Además, el coach no aconseja ni aporta su punto de vista sobre lo que cree que su coachee debería hacer para “resolver” sus problemas.
Es más bien al contrario: parte de la premisa de que el coachee es quien tiene la mejor capacidad e información para superar cualquier obstáculo que surja en su vida. El trabajo del coach consiste en acompañar a su cliente haciéndole las preguntas adecuadas en cada momento para que éste halle por sí mismo la solución que está buscando. Actúa como un espejo, dejando que las respuestas fluyan de dentro a fuera. De este modo, el coach hace de puente entre la persona que es y la que puede llegar a ser.

La Metamorfosis
“El cambio es lo único que permanece en el tiempo”, Friedrich Nietzsche
Aunque nos duela, el cambio es necesario para la evolución. Dicen que las orugas llaman crisis al nacimiento de las mariposas. Y así como las orugas, tras alimentarse lo suficiente, construyen un espacio de reclusión en el que dejan crecer sus bellas alas, los seres humanos deben cambiar el foco de atención que rige su vida de fuera a dentro. Y como las orugas, ya convertidas en mariposas, romper la crisálida de la inconsciencia y conquistar la libertad mediante la asunción de la responsabilidad personal.
El objetivo de este blog, que estáis invitados a compartir, es ir más allá de las creencias limitadoras que nos impiden gozar de una perspectiva más amplia y relacionarnos con nuestras circunstancias desde un punto de vista más objetivo y constructivo. Os propongo profundizar en conceptos cada vez más demandados por nuestra sociedad, como el autoconocimiento, el desarrollo personal y la inteligencia emocional, todo ello de la mano del coaching. Os invito a que os comprometáis con el desarrollo de vuestro potencial y, como verdaderos escépticos, exploréis lo desconocido. ¡Bienvenidos!

En clave de coaching
¿Puedes cambiar tus circunstancias?
¿Puedes cambiar la actitud que tomas ante tus circunstancias?
¿Qué cambiaría si tomaras una actitud diferente frente a tus circunstancias?

Libro recomendado

‘Coaching, el arte de soplar brasas’, de Leonardo Wolk (Editorial Gran Aldea)


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada