Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

divendres, 17 de maig de 2013

"El miedo más biológico es no llegar a fin de mes". Pilar Jericó. La Vanguardia.

El miedo surge cuando nos enfrentamos a un cambio o a
determinadas situaciones laborales. Con la crisis esta emoción, inherente al ser humano y a los mamíferos, ha ido en aumento: temor a ser despedido, a no poder pagar la hipoteca, a no llegar a fin de mes… Es cuando hay que recurrir a las fortalezas para plantar cara a las adversidades. Pero, ¿cómo hacerlo? Es el camino que recorre Claudia, la protagonista principal de la primera novela de Pilar Jericó, Poderosamente frágiles (Alienta). Una mujer de 30 años a punto de ser despedida e inmersa en una relación amorosa difícil decide viajar a un país exótico para aprender tiro con arco japonés, llamado Kyudo.
De este modo la autora transforma la esencia de los ensayos superventas NoMiedo, Héroes cotidianos y Gestión del talento en un relato que guía al lector a través de las auténticas fortalezas internas que hay dentro de cada uno. Además de escritora, Jericó es doctora en Organización de Empresas y licenciada en Ciencias Económicas, y especialista en el análisis del talento y la gestión del miedo. Es miembro de la prestigiosa institución Thinking Heads y directora general de Be-Up, empresa especializada en proyectos de innovación y liderazgo. También imparte clases en ESADE y en la Universidad Carlos III de Madrid y conferencias en una docena de países.

- ¿En España falta liderazgo?
- Claramente, sí. Creo que en el mundo de la empresa hay más liderazgo que en otros estamentos.

- Y más allá de los despidos masivos, ¿hay algo positivo en los cambios que se están produciendo en las empresas?
- No lo sé. La crisis está sacando lo mejor y lo peor de cada líder. Estamos viviendo dos crisis: la económica y la emocional, un estado de ánimo que nos está llevando a un lugar de mucha nostalgia del pasado.

- El miedo continúa jugando un protagonismo relevante en su nuevo libro. Por ejemplo, la protagonista tiene miedo de perder el trabajo, como muchos españoles.
- Es una emoción con la que nacemos y es buena tenerla. Hay dos tipos de miedo: uno sano, que es la prudencia; y otro tóxico, que nos paraliza. El problema en España ahora mismo es que estamos viviendo un miedo tóxico, por la pérdida de trabajo.

- ¿El miedo es nuestro principal enemigo en estos momentos?
- Totalmente. En la época de bonanza no había miedo prudente, tomábamos decisiones alegremente; y ahora hay un exceso de miedo tóxico, que nos paraliza. Y creo que la competitividad en la empresa va a venir por dos motivos: por la capacidad de saber escoger las estrategias adecuadas y de crear entornos emocionales positivos.

- ¿Quién es un buen líder?
- Una persona que influye positivamente en la vida de su equipo y es capaz de sacar lo mejor de cada uno de ellos.

- También tiene que saber escuchar.
- Claro, porque lo interesante del liderazgo es la parte emocional. A lo mejor no nos acordamos qué hizo, qué dijo, pero sí qué nos hizo sentir. Por lo tanto, hay que hacer sentir importante a los que nos rodean, útiles, marcar objetivos y sobre todo ser coherentes. Un líder tiene que ser un ejemplo.

- Y ante una crisis...
- Es quien sabe recomponer y superar la erosión emocional cuando no salen bien las cosas. A un líder se le sigue porque te apetece seguirle, no porque no queda más remedio; y solo seguimos a gente que nos saca lo mejor de nosotros, nos inspira y nos transmite emociones positivas.

- Sin embargo, en muchas empresas hay miedo.
- Por ejemplo, por los expedientes de regulación de empleo. Es lógico. Pero lo importante es que hay que tomar decisiones muy duras, todavía queda algún sector donde van a haber grandes despidos, aunque muchas empresas ya lo han hecho. Sobre esa base hay que empezar a construir.

- ¿Cómo evitar sentir miedo?
- No, no puedo dejar de sentir miedo si no puedo llegar a fin de mes, eso es evidente. Pero lo interesante es respirar el miedo, aceptarlo y preguntarnos qué podemos hacer. Lo peor del miedo es no hacer nada, solo pensar y darle vueltas a lo mismo, obsesionarse. Cuanto antes aceptemos la realidad, antes saldremos de la situación que nos produce dolor.

- ¿De dónde procede el temor?
- De dos millones y medio de años de evolución de nuestro cerebro. Es una emoción que está en la amígdala, en el cerebro emocional. Todos los mamíferos tienen miedo y tiene un sentido: nos alerta de los peligros. Gracias al miedo no nos pisó algún mamut hace años.

- ¿Qué otra particularidad caracteriza a esta emoción?
- Es la más contagiosa de todas porque está vinculada a la supervivencia.

- ¿Cuándo se activa el temor, la ansiedad o el estrés?
- Ante el riesgo, aquello que crees que va a ocurrir y no va a ser positivo o cuando rememoramos situaciones que no nos han gustado. Hay un estudio que dice que los miedos que se cumplen están en una horquilla del 8 al 12%, o sea, que el 90% de nuestros miedos son inventados.

- ¿A qué tenemos miedo?
- Si nos centramos en el mundo de la empresa, a cinco cosas: a no llegar a fin de mes, miedo al cambio, al fracaso, al rechazo y a la pérdida de la influencia o el poder. En el fondo en la novela todos los personajes recogen cada uno de estos miedos.

- ¿Cuáles son los más destructivos?
- El miedo más biológico es no llegar a fin de mes porque es muy mamífero. Igual que a los gatos o a los perros no les hace gracia cuando les cambian la rutina de la comida porque guarda relación con la supervivencia, en los humanos pasa lo mismo.

- ¿Hay miedos innatos?
- Sí, pero los miedos innatos pertenecen a la época de las cavernas: miedo a los osos, a los leones, a las alturas, a la oscuridad, a los ruidos, a quedarnos solos. Llevamos muy poco en ciudades. Entonces, el resto de miedos que sentimos son creaciones y construcciones. En el libro lo exploro. Hay ejercicios en que los personajes se van a su pasado para entender el origen de su miedo, que empezó a construirse en la infancia.

- ¿Cómo luchar contra mis miedos?
- Ten confianza en que vas a salir de la situación, en ti mismo y en lo que la vida te va a ofrecer. A veces nos empeñamos en conseguir un objetivo y no lo logramos, y en ese momento es interesante pensar en que, a pesar de todo, vamos a saber encontrar una oportunidad y explorar otras opciones posibles. Cuanto más confianza tenemos, más autoestima tenemos y menos miedos percibimos.

- ¿Ante qué fracasos ha tenido que aplicarse esta teoría a sí misma?
- En muchas ocasiones: perdí a mi padre con 22 años y a los 29 años me encontré en una situación de ruina económica, despido y separación. ¡No llegaba ni a final de mes! Pero me permitió escribir NoMiedo, mi mayor bestseller.

- Lo pasó muy mal.
- Atravesé un desierto. No sabía cómo iba a salir de aquello, pero estaba segura que lo haría, con menos dinero y con cicatrices.

- ¿Cree que si no hubiera pasado por estos vendavales su vida hubiera sido diferente?
- Sí, pero para eso es muy importante integrar el dolor, aceptarlo, mirarlo. El enfado y la ira son una negación de la realidad. Superar un problema significa aceptarlo, abrazar la vulnerabilidad.

- Pero nos obcecamos en evitar las situaciones dolorosas.
- El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional. ¿Qué hay que hacer para seguir adelante? Hay que meterse en el dolor. Así de simple o difícil. Si quieres salir de algo, ¡tócalo! Si tienes una relación mal cerrada, ¡métete y ciérrala!, porque así te librarás de ella.

- ¿Por qué el miedo es un ancla para nuestro desarrollo?
- Porque te impide tomar decisiones, ver la realidad desde un lado amable; con miedo todo lo ves oscuro, te transporta al pasado, a lo que tenías y no quieres perder o a situaciones futuribles terribles. Entonces, ves solo una parte de la realidad, no la riqueza y las posibilidades infinitas que existen.

- Por lo tanto…
- Primero, hay que reconocer el miedo; segundo, confiar en que puedes salir; y luego, hay otras técnicas, por ejemplo, imaginarte cómo serías en un futuro si no tuvieras miedo; crear un plan con acciones concretas; ilusionarte con pequeñas cosas.

- Y un truco.
- Todas las noche antes de acostarte agradece tres cosas buenas que te hayan sucedido durante el día porque el miedo siempre se queda en lo que falta; en cambio, el agradecimiento te permite ver lo que hay.

- En su novela trata también la fragilidad y las fortalezas interiores. ¿El ser humano es frágil por naturaleza?
- No hay que confundir la fragilidad con la debilidad, opuesta a la fortaleza, que no es lo mismo que la dureza. Todos en el fondo tenemos una parte frágil y vulnerable, y la magia de poder sentirnos fuertes y poderosos es aceptar al 100% lo que somos y eso significa aceptar la parte que no nos gusta.

- Pero a menudo intentamos ponernos máscaras o exhibir solo nuestro lado más positivo.
- Sí, es cierto, pero a veces cuando nos mostramos vulnerables o frágiles generamos en la otra persona una emoción muy bonita. Un líder que muestra su parte débil tiene muchísima más autoridad con sus colaboradores.

- Póngame un ejemplo.
- Reconociendo que te has equivocado. La fortaleza está en aceptar tus errores, mostrar el aspecto en el que tú eres menos poderoso; pedir perdón, disculparse, mostrar una emoción de contrariedad, pero desde un lugar amable.

- ¿Pero si nos mostramos tal y como somos no estaremos más expuestos a los demás?
- Sí, pero es que en cualquier caso lo estamos. Creemos que la gente solo nos quiere por nuestra parte bonita y no es verdad, lo que pasa es que a nosotros no nos gusta verlo. En mi empresa me equivoco un montón de veces y siempre reconozco mis errores. Cuando me veo superada por algo, pido ayuda, incluso al empleado júnior. No podemos ser buenos en todo.

- Usted también es experta en la gestión del talento. ¿Cuáles son los principios básicos para alcanzarlo?
- Todos tenemos talento. Es la capacidad de conseguir resultados excelentes en algo, necesitamos capacidades, comprometernos y pasar a la acción. Piensa en qué eres bueno, entrégate al máximo y ejecuta.

- ¿Y saber diferenciarse del resto?
- Sí, pero no poniendo el foco en la competitividad, sino en tu persona; conviértete en la mejor expresión de ti mismo. ¡Sé auténtico!

- ¿Es posible reinventarse?
- Sí, claro. No significa un cambio sustancial en todo, pero sí en nuestro modelo de entendernos a nosotros mismos y lo que nos rodea. ¡Podemos hacerlo!

-¿Usted es de los que defienden que detrás de las grandes crisis hay grandes oportunidades?
- Sí, pero hacen falta tres cosas: una, la curiosidad para explorar otras posibilidades; dos, la voluntad para querer hacerlo; y tres, disfrutar con esa oportunidad.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada