Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dimarts, 3 de març de 2015

Cuando las barreras están en tu mente. Pilar Jericó

“La genialidad está en ver lo que todo el mundo ha visto y pensar lo que nadie ha pensado”. Albert Szent-Györg, descubridor de la vitamina D
“Ningún ser humano es capaz de correr un milla de distancia en menos de cuatro minutos”. Este era el pensamiento que perduró durante años. Había un sinfín de explicaciones provenientes de comentaristas deportivos, expertos en fisiología y médicos. Era imposible, sencillamente, porque nadie lo había podido conseguir… Hasta que llegó la mañana del 6 de mayo de 1954 y Roger Bannister participó en la carrera de una milla de distancia en Oxford. Este joven de 25 años había quedado cuarto en las Olimpiadas de Helsinki dos años atrás en 1.500 metros, con una marca de 3:46,0. No parecía que pudiera romper la barrera de los cuatro minutos porque, recordemos, era imposible. Sin embargo, esa mañana aquel joven corrió los 1.609 kilómetros que suponen una milla en 3:59,4. El resultado fue un acontecimiento histórico en el mundo deportivo y no solo en Reino Unido. Pero no fue el único que lo logró. A las seis semanas un corredor australiano, John Landy, superó el record anterior con una marca de 3:58,0. Y desde entonces, los cuatro minutos han sido fulminados miles de veces, porque sencillamente, la barrera era el resultado de la imaginación que no de un límite real. Y si trasladamos este ejemplo a nuestra vida cotidiana podríamos preguntarnos: ¿cuántas “millas” tenemos en nuestra mente que no son reales y que nos impiden alcanzar nuestros objetivos?
Recuerdo la conversación con una extraordinaria profesional que me habló de su pasado. Me dijo que durante los años de la escuela la puntuación de sus exámenes era de notable, porque pensaba que era incapaz de superarse. Sin embargo, un día consiguió un sobresaliente en matemáticas, contra su propio vaticinio. Aquella nota fue “su mañana en Oxford”. Se dio cuenta que ella también tenía la posibilidad (y el derecho) de lograr mejores notas y que si no lo había hecho antes, había sido por ella misma.
Pues bien, muchas de las barreras que nos impiden conseguir nuestros proyectos provienen de nuestra mente, porque pensamos que si ninguna otra persona lo ha conseguido antes, ¿por qué lo vamos a alcanzar nosotros? Nos acomodamos en nuestra zona de confort, dibujamos nuestros propios límites y de ahí no salimos. Sin embargo, lo que caracteriza a los innovadores o a las personas creativas es precisamente que no se mueven por lo que el resto ha hecho, sino que buscan romper los límites (o sus propios límites). De hecho, se cuenta que Steve Jobs cuando encomendó el diseño del primer iPhone pidió a sus ingenieros que no se condicionaran por la forma de los teléfonos tradicionales, sino que rompieran barreras, sus propias barreras. Y aquello dio pie a una de las grandes revoluciones en productos de los últimos años.
Todas las personas tenemos un potencial que no siempre somos capaces de desarrollar, pero nos llenamos de justificaciones para no aspirar a ese puesto o para no tener una relación con una determinada persona. Sentimos que no somos merecedores de sobresalientes o de reconocimientos o creemos que siendo más “mediocres” seremos aceptados por el resto y preferimos no destacar. Pero ahí reside el problema. Si fuéramos capaces de aislar nuestros propios prejuicios, ¿en cuánto tiempo recorreríamos nuestras millas?

Cuidado, retirar nuestras barreras mentales no significa lograr todo cuanto deseamos, pero al menos, supone tener más probabilidades de conseguirlo. Un buen ejercicio es cuestionarse a uno mismo. Hacerlo uno solo es difícil, por ello, un consejo es rodearse de personas que te animen a dar lo mejor de ti, que te reten o leer biografías de personas que admires, para inspirarte en la manera con la que abordaron sus dificultades. En definitiva, salir de nuestras barreras internas supone impulsar el motor de la propia autosuperación, no quedarse rendido en el “yo soy así” y explorar qué otras cosas somos capaces de hacer… porque la vida es demasiado apasionante para quedarnos estancados en un punto determinado o en un milla imbatible.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada