Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dimarts, 3 de març de 2015

“Pensemos juntos, volvamos a soñar, construyamos utopías”. Eric Toledano. La Contra de la Vanguardia.

Tengo 43 años. Parisino de padres marroquíes. Licenciado en Ciencias Políticas. Casado, cuatro hijos. Mi reflexión política es que sin cultura estamos muertos. Me gusta lo irracional sin dejar de ser pragmático: siento que hay un algo por encima de mí que envía ondas.

Usted es emigrante, pero de lujo.
Mis padres vinieron de Marruecos, pero como franceses. Y yo me he ido aburguesando.

¿De ahí su interés por temas sociales?
Quizá, pero trato de no hacerme demasiadas preguntas sobre la sensibilidad de la inspiración. A menudo me inspira una imagen.

Uno elige lo que mira.
El éxito de Intocable nos llevó a una gira mundial en la que vi repetirse una imagen en las grandes ciudades: los sinpapeles fumando frente a los restaurantes con su uniforme de pinche o su mandil de lavaplatos... Parece la foto del mundo actual.

¿Los que soñaban con paraísos?
Sí, el paraíso occidental. De esa imagen nación Samba, la historia de un emigrante africano, la última película que he codirigido con Olivier.

Dos directores siempre juntos.
Olivier y yo nacimos en el grupo, no fuimos dos individuos que se encuentran. Nos conocimos de niños, a los ocho años, en las colonias de verano, y allí nos desarrollamos. Con los años fuimos monitores, animadores.
Los niños fueron nuestro primer público. Curioso. Todos los chicos de nuestra generación que dejaron ese grupo cayeron en una depresión, porque la vida sin el grupo es mucho peor, se han encontrado solos. Olivier y yo decidimos seguir con la misma vida, hacer lo mismo, de animadores, y seguimos siendo cien en el plató, cien a la mesa.

Dicho así suena muy bien...
Ahora nuestros campamentos de verano duran lo que dura el rodaje. Hemos ampliado un poco el público, eso es todo.

¿Y de ahí surgió el tema al que le dan vueltas, la ayuda mutua?
Sí. El hecho de que las personas pueden ayudarse aunque sean diferentes es mucho más real en el grupo que fuera de él. Un grupo es dinámico, te cambia.

De acuerdo.
En las colonias, cuando recogíamos a los niños en el andén de la estación, siempre les decíamos que todo lo que estaban viendo ya no lo verían igual pasadas tres semanas, y ese es exactamente el tema de nuestras películas: los personajes parten de un punto A, llegan a un punto B, y ya no son los mismos.

¿Se reserva espacios de soledad?
Olivier y yo llevamos trabajando juntos veinte años. En cualquier país en que me encuentre, nunca como solo, siempre como con él. Supongo que al nacer en el grupo tenemos mayores dificultades a la hora de estar solos.

¿Cuál es el lado negativo?
No tenemos la representación exacta de lo que es un director: nos confunden siempre, pero para mí eso no es un inconveniente.

Pues normalmente en el cine la autoría es esencial.
No es la parte que más nos interesa de este oficio. Cuando tenemos un actor con una crisis de ego –algo que suele ocurrir a menudo, casi a diario–, nos divertimos como cuando estábamos en el campamento.

¿Cómo lo resuelven?
Esperamos a que al niño se le pase la crisis para poder seguir trabajando. Lo apasionante es la creación, poder entrar en el cerebro de la gente y llevarla con nosotros.

Intocable tuvo 51 millones de espectadores, ¿un shock?
Sí, algo que te supera, que va más allá de lo que eres; demasiada atención, nuevos amigos, gente que de repente te quiere... Te afecta, pero te da mucha confianza.

Hay quien después no levanta cabeza.
Fuimos propulsados a 46 países, a la mesa de Sarkozy, a la Casa Blanca... Necesitas mucha humildad para seguir estando tranquilo, para concentrarte en una nueva película sabiendo que no llegarás al mismo nivel.

Intocable, basada en hechos reales, trata con humor temas muy duros.
Sí, la enfermedad, la tetraplejia, el dolor, los cinturones marginales de París. Tras verla, la gente se me acercaba y me contaba su historia; fue como entrar en la vida de millones de personas en diferentes lugares del mundo, y todos nos parecemos mucho.

¿Qué ha aprendido de esencial?
“Relativiza”, me decía siempre mi padre, y “hay que estar tranquilo”, decía mi madre.

¿Qué quiere contar?
Escogemos los temas que reúnen a la gente. Pertenecemos a una generación que está entre dos extremos, tenemos el culo entre dos sillas: el paz y amor de los setenta y la generación de los individualistas puros, con su móvil y sus redes, pero solos. Y nuestra propuesta es: pensemos juntos, volvamos a soñar, construyamos utopías.

¿Y por qué?
Porque veo a la sociedad desilusionada, y una generación de jóvenes que esgrime un egoísmo cada vez más radical, alienados en identidades Facebook en las que volcamos un inventario de lo que somos para engrosar bases de datos que sirven para vendernos cosas.

¿Reivindica valores como compartir?

Sí, y de cohesión y respeto. Las cosas han de tener un sentido, si no, es difícil avanzar.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada