Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 23 de març de 2015

"No es necesario que cambie el mundo, hay que cambiarse a uno mismo". Frases para cambiar vidas.

Autor: Miguel Ruiz
Miguel Ángel Ruiz (nacido en 1952), es un autor mexicano de textos espiritualistas de la corriente New Age o neochamanística.
Su más conocida e influyente obra es Los cuatro acuerdos, publicada en 1997, y de la que se han vendido, desde entonces, cerca de cuatro millones de ejemplares. Pero antes de profundizar en aquel mítico libro, repasemos la biografía de su autor.
Miguel Ruiz nació en una familia humilde y de arraigadas tradiciones en el México rural. Menor de trece hermanos, dicha circunstancia fue considerada afortunada por su parte, ya que el exceso de 'población familiar' le permitió aprender, desde temprana edad, que en la vida debes luchar por todo, porque nada resulta ni gratuito ni sencillo.
Miguel, con el tiempo, estudió medicina y se convirtió en un buen cirujano. Pero tras practicar la neurocirugía durante varios años, se percató de que no solo el cerebro físico necesita ser sanado, sino también la mente humana.
Un accidente de coche casi fatal, cambió el rumbo de su vida. Él mismo cuenta que experimentó la  conciencia pura fuera de los límites de su cuerpo físico. Aquello, según su versión, insisto, le sirvió para darse cuenta de que la sabiduría tolteca de su familia contenía todas las herramientas precisas para cambiar la mente. Y así es cómo Miguel se convirtió en chamán. En la tradición de los toltecas, un nagual (chamán) guía a un individuo hacia la libertad personal.
Hace miles de años, los toltecas eran conocidos en todo el sur de México como "mujeres y hombres de sabiduría." Los antropólogos definieron a los toltecas como una nación o una raza, pero, de hecho, eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.
Miguel Ruíz, finalmente, abandono su México natal y se trasladó a Estados Unidos, pasando allí quince años explorando diferentes maneras de sanar la mente de los hombres.
Los cuatro acuerdos, fue bestseller del New York Times durante más de siete años consecutivos y el 36º libro más exitoso de la década.
El libro propone un sencillo procedimiento para eliminar todas las creencias heredadas que nos limitan y sustituirlas por otras que responden a nuestra realidad interior y nos conducen a la libertad.
Los cuatro acuerdos presentaba un código de conducta sencillo, pero a la vez poderoso, encaminado a alcanzar la libertad personal y la felicidad plena.
Los cuatro acuerdos de la cultura Tolteca:
1.- SÉ IMPECABLE CON TUS PALABRAS. Habla con integridad. Di solamente lo que quieres decir. Evita hablar contra ti mismo y chismorrear sobre los demás. Utiliza el poder de tus palabras para avanzar en la dirección de la verdad y del amor.
2.- NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE. Lo que dicen y hacen los demás es una proyección de su propia realidad, de su propio sueño. Nada de lo que dicen se refiere realmente a ti. Cuando seas inmune a las opiniones y a los actos de los demás, dejarás de ser víctima de un sufrimiento innecesario.
3.- NO HAGAS SUPOSICIONES. Encuentra la valentía necesaria para preguntar y expresar lo que realmente quieres. Comunícate con los demás tan claramente como puedas, con el fin de evitar malentendidos, tristezas y dramas. Solo con este acuerdo, transformarás tu vida por completo.
4.- HAZ SIEMPRE LO MÁXIMO QUE PUEDAS. Lo máximo que puedas hacer cambia según el momento; es distinto cuando estás sano o cuando estás enfermo. Bajo cualquier circunstancia, haz sencillamente lo máximo que quedas en el momento en que te encuentras y, de este modo, evitarás juzgarte, maltratarte y lamentarte.
Y en un nuevo libro aportaba un quinto acuerdo más.
5.- SÉ ESCÉPTICO, PERO APRENDE A ESCUCHAR. No me creas, no te creas a ti mismo ni creas a los demás. Utiliza el poder de la duda para poner en tela de juicio todo cuanto oyes: ¿Es realmente la verdad? Escucha la intención que se esconde en las palabras y comprenderás su verdadero mensaje. Es común aceptar las cosas con mucha facilidad, sobre todo cuando las dicen personas que gozan de nuestra simpatía o admiración. Esto nos hace cometer errores de opinión y aceptamos como verdad pensamientos que muchas veces son solo opinión sin fundamento.
"La muerte no es el mayor temor que tenemos, nuestro mayor temor es correr el riesgo de estar vivo - el riesgo de estar vivos y expresar lo que realmente somos. " (Miguel Ruíz)


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada