Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dimarts, 11 de juny de 2013

CONECTAR CON LOS DEMÁS. MENTE SANA.

El pensador y maestro Jiddu Krishnamurti nos desvela el significado más profundo de compartir, saber escuchar, estar en sintonía con el otro. algo muy importante si queremos formar parte de una sociedad justa y feliz.
LA PALABRA "compartir" tiene un significado extraordinario. Podemos compartir dinero, ropa; si tenemos comida, podemos ofrecerla, compartirla con el otro, pero más allá de eso, difícilmente compartimos con dos demás. Compartir no solo significa comprender el significado de las palabras y su naturaleza, también significa comunión. Quizá seamos bastante buenos comunicando algo que tenemos, queremos o esperamos tener, pero estar en comunión con otro es mucho más difícil.
Porque estar en comunión significa que la persona que habla y la que escucha deben tener la misma intensidad y pasión, estar en un mismo nivel y momento, en un estado en el que la mente ni acepta ni rechaza, sino que escucha de verdad. Es relativamente fácil estar en comunión con la naturaleza. Y uno puede estar en comunión con algo si no interfiere ningún impedimento, verbal o intelectual, entre uno, el observador, y la cosa observada. Sin embargo, existe un estado, quizá, de mucho afecto, un estado intenso en el cual ambos están en el mismo nivel, tiempo y con la misma intensidad. De no ser así, la comunicación no es posible, en especial esa comunión que, de hecho, es compartir. Este acto de comunión es sorprendente; ese estado de intensidad transforma la condición total de la mente.
Después de todo, el amor, si puedo usar esta palabra sin otorgarle ningún significado concreto, solo es posible cuando existe el acto de compartir, repito, únicamente es posible cuando existe esa cualidad particular de intensidad, de comunicación no verbal, en un mismo nivel y en el mismo tiempo. De lo contrario, no es amor, se convierte en puro sentimentalismo, lo cual no tiene ningún valor.
Nuestra vida diaria es un acto de transmitir, escuchar y comprender. Escuchar es una de las cosas más difíciles, es un gran arte. Casi nunca escuchamos porque estamos muy ocupados con nuestros problemas, ideas y opiniones, con el interminable parloteo de nuestras contradicciones, fantasías, mitos y ambiciones. Difícilmente prestamos atención, no solo a lo que dice el otro, sino a los pájaros, a la puesta de sol, al reflejo en el agua. Si uno sabe escuchar, lo que exige una extraordinaria energía, entonces hay comunión completa, y el significado de las palabras, su construcción, tienen muy poca importancia. De modo que debemos compartir plenamente la verdad o la falsedad de lo que decimos; y, aunque es muy difícil escuchar, solo escuchando se aprende.
LA relación basada en la necesidad mutua solo genera conflicto; y por muy interdependientes que seamos los unos de los otros, nos utilizamos mutuamente para cierto propósito. No puede haber relación siempre que tengamos un objetivo en mente; en la utilización mutua perdemos el contacto.
Una sociedad que se basa en la utilización mutua es un terreno abonado para la violencia; cuando utilizamos a otro, solo tenemos en mente lo que queremos conseguir, y ese objetivo o ganancia impide la relación, la comunión. Cuando utilizamos a otro, por muy gratificante y cómodo que pueda ser, siempre hay miedo, y para dejar de sentir ese miedo, poseemos. De esa posesión nace la envidia, la sospecha, el conflicto permanente, y una relación así nunca puede llevar a la felicidad.
Una sociedad cuya estructura está basada en la mera necesidad, sea física o psicológica, alimenta el conflicto, la confusión y la desdicha. La sociedad es la proyección de uno mismo en relación con otro, una relación en la que predominan la necesidad y la utilización mutua. Cuando uno utiliza a otro para su necesidad, física o psicológica, en realidad no existe relación, un verdadero contacto ni comunicación con el otro. Así pues, es fundamental comprender el significado de la relación en la vida diaria. ~-
Artículo extraído y adaptado de Relacionarse. Con el mundo, uno mismo y los demás, Jiddu Krishnamurti (Kairós).
;
SI UNO SABE ESCUCHAR, LO QUE REQUIERE UNA GRAN ENERGÍA, HAY COMUNIÓN COMPLETA MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS. SOLO ESCUCHANDO SE APRENDE.

JIDDU KRISHNAMURTI (1895-1986)

Filósofo, orador, escritor y educador. Dedicó su vida a difundir sus enseñanzas, basadas en la convicción de que una transformación de la sociedad solo se logrará a través de un cambio radical del individuo. Afirmaba no pertenecer a ninguna religión, clase social o pensamiento filosófico. Habló en diferentes países del mundo, tanto ante grandes audiencias como en diálogos personales con distintas personalidades. Recibió la Medalla de la Paz de la ONU en 1984.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada