Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 15 de juny de 2013

LAS CINCO PILDORAS DE MERCHE COACH CONTRA EL DES-CONTENTO FÍSICO.

En la actualidad el aspecto físico y la imagen de las personas cada vez se cobra más adeptos y por supuesto más víctimas. Algo que puede parecer frívolo y superficial es causa de mucho sufrimiento en más personas de las que imaginamos. Y es que no siempre nuestro cuerpo es tal como quisiéramos, es más, me atrevería a decir que nadie tiene un cuerpo sin algo que no quisiera diferente. No pasa nada por eso, siempre que no repercuta en nuestra vida diaria. ¿Pero qué ocurre cuando el físico interfiere en nuestro bienestar y nuestra vida cotidiana? ¿Qué pasa cuando nuestro aspecto determina qué cosas hacemos y cómo las sufrimos en vez de disfrutarlas? Aquí tienes cinco píldoras que espero contribuyan a la desaparición de ese des-contento que tienes con tu imagen.
DES-COMPÁRATE. Continuamente vemos anuncios de cuerpos maravillosos, o al menos de lo que nos han dicho que es bonito. También pasamos al lado de otras personas que se asemejan a ese canon de belleza y puede que nos sintamos menos afortunados o bellos al compararnos. Y por compararnos… llegamos incluso a hacerlo con un ideal de nosotros mismos que nuestra querida mente ha decidido fabricar y que por supuesto no se corresponde con la realidad. Eso nos hace sentir frustración y puede llegar a convertir una buena tarde de playa en un mal rato. ¿Por qué te comparas con los demás? ¿Alguna vez te has preguntado si realmente tiene sentido hacerlo? No voy a decirte que dejes de compararte, que tal vez es lo que esperas. Voy a decirte que te compares si lo deseas, pero ¡¡con todo el mundo!! Si quieres comparar tu físico con otro…adelante, pero no selecciones a aquellas personas que por adelantado sabes que te sacarán ventaja según tu “ranking de belleza”. Compárate, pero con todas las personas que te rodean, de cualquier edad, estatura o peso. Te sorprenderá descubrir cómo cambia tu visión de las cosas.
DES-PREOCÚPATE. Hay un proverbio chino que dice  “si algo no tiene remedio ¿para qué preocuparse?, y si puede remediarse deja de preocuparte y ¡ocúpate!” Hay dos tipos de zonas que no te gustan en tu cuerpo: las que pueden cambiarse y las que no (al menos en el momento presente, quién sabe qué ocurrirá dentro de un tiempo).  Pasar tiempo prestando atención a las zonas de tu cuerpo que no te agradan y mortificarte por eso ¿tiene algún sentido? ¿te hace sentir mejor? Si algo no te agrada y puede cambiarse… ¿a qué esperas? Puede que te digas “Si quisiera cambiar esto realmente ya me hubiese puesto manos a la obra”. Una gran excusa para no actuar. Tal vez para ti sea más cómodo no hacer ejercicio o una dieta saludable que tener un físico que no te gusta. Si cuentas con los recursos necesarios ¡a por ello! Y si no…déjalo de momento en la lista de cosas que no puedes cambiar  y a por otra. ¿O acaso alguna vez en tu vida algo ha cambiado por el simple hecho de preocuparte por ello sin hacer nada al respecto?
DES-FOCALIZA: ¿Cuánto tiempo pasas señalando o quejándote por las partes de tu cuerpo que no te gustan? ¿Cuánto tiempo disfrutando de las que sí te agradan? Tal vez estés desatendiendo las partes de tu cuerpo de las que podrías sentirte orgullosa. No te engañes, por mucho que centres tu atención y te lamentes por lo que no te gusta de ti…no va a cambiar por sí solo. Sin embargo dejas a un lado partes que te parecen agradables, que te hacen sentir bien. Mueve tu foco de atención como si de un gran foco de luz se tratase, apártalo de esas zonas que te “amargan la vida” e ilumina las que te gustan. Ya es hora de quererte un poquito más ¿no crees?
DES-OPÍNATE. ¿Cuántas opiniones puedes formular al cabo del día? Las opiniones de los demás pueden ser muchas y de muchos tipos. Según te convenga te quedarás con unas o con otras. Si un día quieres sentirte mal, no te preocupes, vas a escuchar atentamente y darle gran valor a todas esas opiniones sobre ti que no te gustan. Escucha las opiniones que quieran dar sobre ti, pero dales tan solo su valor, el de una opinión, algo puramente subjetivo y que te afecta tanto como tú lo permitas. Una opinión no es una realidad, es solo la manera en que alguien ve algo. Y no te olvides de tus propias opiniones acerca de ti. ¿Te las vas a creer porque sí o vas al menos a replantearte si algo es terrible o simplemente opinas que no es como te gustaría?
DES-APRENDE.  Si tuviésemos que contar todo lo que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida necesitaríamos como poco otra vida más. ¿Qué es bonito y qué es feo? ¿Quién ha inventado esos conceptos de tal forma que te los has creído sin más?  Encuentra tu propia belleza. Y no olvides lo más importante: tu cuerpo no es solo para mostrar tu atractivo, es el vehículo que te permite estar en este mundo de forma física. Cuídalo, mímalo, quiérelo, pero no te limites a mostrarlo sino para lo más importante, para gozar de salud tanto física como mental. Imagina que vas a visitar la playa por última vez en tu vida.  Puedes pasarte el día luciendo traje de baño o centrarte en notar el mar en tu piel, el sol, tu cuerpo nadando, la arena bajo tus pies ¿qué elegirías?
Te propongo un ejercicio. Coge tres hojas de papel. En una anota las cosas de ti que te agradan, en otra las que no te gustan y pueden cambiarse y en otra las que siguen sin gustarte pero no pueden cambiarse  (al menos de momento). Mima las partes de ti que te gustan, disfruta de ellas y aprende a querer las que no te agradan. ¿Cómo? Mírate cada día un rato en el espejo y no dejes a un lado nada, no las evites, dedícales un tiempo aunque no te guste lo que ves. Si haces esto asiduamente comenzarás a aceptar esas partes de ti casi sin darte cuenta. Y las que pueden cambiarse….a por ellas. Tal vez puedes empezar por preguntarte ¿cuál es el primer paso que puedo dar para empezar a cambiar esta zona?
Y no lo olvides: tú no eres tu físico, eres mucho más, aprender a darle el valor que tiene te ayudará a sentir más seguridad y comprender lo verdaderamente importante de las personas.
www.merchemaldonado.es

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada