Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dissabte, 17 de gener de 2015

Los 4 pilares de las relaciones positivas. La mente es maravillosa.

¿Cómo definirías una relación enriquecedora? No es difícil. Aquella en la que encuentras motivos para reír e ilusionarte cada día. La que no se basa en la desconfianza, los celos o los ultimatums de todo o nada. Una relación enriquecedora es un pacto entre dos personas donde ambas ganan y nadie pierde.
Aprender a mantener una relación estable, feliz y comprometida no exige grandes sacrificios ni tener que estudiar enormes volúmenes sobre psicología. A veces, el simple sentido común nos sirve de mucho, y ante todo, el sincero deseo de cuidar a quienes amamos. Porque querer no es ofrecer sufrimiento, hemos de dejar atrás esa famosa frase de “quien bien te quiere te hará sufrir”. En absoluto, las relaciones positivas son un tributo al respeto y la ilusión.
¿Quieres saber qué pilares las sustentan?

1. Un apego saludable
Seguro que asocias la palabra apego a la relación que los niños establecen con su familia. Son esos vínculos de amor y cariño esenciales para que una persona crezca con seguridad y confianza. A nivel de pareja es muy similar, todos necesitamos establecer un necesitado apego con la persona que amamos. Pero cuidado, no todos los apegos son saludables para construir una auténticas relaciones enriquecedoras.
Apego basado en la confianza: aquí la pareja se construye sobre el sustrato esencial de la confianza mutua. Dos personas maduras y seguras de sí mismas que no tienen por qué albergar dudas continuas sobre la otra persona. No existe el temor continuo a ser engañado, traicionado o abandonado.
Relaciones ansiosas. ¿En qué se basan? Ya lo puedes intuir, en la inquietud continua a ser heridos, a cuestionar a cada instante el amor de la otra persona. Nos obsesionamos, queremos pruebas continuas y, lo que es peor, desarrollamos deseos por controlar a la pareja.
Apego distante: Sería el polo opuesto a estas dimensiones. Indiferencia, completa despreocupación y escasa necesidad de que demostrar el cariño por la otra persona.


2. Satisfacción de las necesidades básicas
Hay dimensiones esenciales que definen las relaciones enriquecedoras, tales como el ser respetados y entendidos por nuestra pareja. Recibir apoyo cuando lo necesitamos, una palabra acertada cuando caemos en la preocupación, ese abrazo que todo lo cura, esa mirada que todo lo explica.
Las personas tenemos necesidades, y a nivel de pareja es esencial percibir que algunas de ellas son plenamente satisfechas. Porque construir una pareja es definir un proyecto en común donde todos los esfuerzos valen, donde nos alzamos como un buen equipo capaz de comprenderse e ilusionarse en el día a día. Seguro que estás de acuerdo.

3. Capacidad para resolver problemas
Ahondemos un poco en esos factores indispensables que definen el que podamos solucionar un problema cualquiera, a nivel de pareja:
  • Capacidad de comprensión.
  • Empatía.
  • Capacidad adecuada de comunicación.
  • No focalizarse solo en los aspectos positivos.
  • Aptitud para proponer ideas y no señalar solo defectos.
  • Sentido del humor. Esa chispa que relativiza toda situación y que a la vez, hace las cosas más fáciles.


4. Habilidad para reparar después de romper
Puede que con el simple enunciado no lleguemos a entender el concepto. Pero para comprenderlo, pensemos durante un momento en todas esas ocasiones en que hemos hecho algo mal. En que nosotros, o nuestra pareja, ha cometido un error que nos ha hecho daño.
Las relaciones positivas admiten que puedan existir errores, fallos o descuidos. Es normal. Pero ahora bien, también esperamos que se disponga de esa capacidad indispensable para saber reconstruir, rehabilitar, reconocer el error y poner todos los medios para reparar lo sucedido.
Cometer un error es una gran oportunidad de aprendizaje y de conocimiento, de saber qué piezas son las que encienden el motor de nuestra relación para saber alimentarlo.
Sin no hay voluntad de “reparar” es que no existe auténtico compromiso, es dejar que el orgullo nos carcoma por dentro para establecer una clara distancia con la otra persona. Si de verdad quieres a alguien, pondrás todos tus medios y capacidades por “curar”, por cuidar mucho mejor ese bien tan preciado como es tu pareja.
Estamos seguros de que sientes lo mismo.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada