Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 12 d’agost de 2013

La resiliencia: cómo ser fuerte ante las adversidades. Siquia.

El término resiliencia no pasa desapercibido en el mundo de la psicología. Lo oímos en muchos ámbitos: en una sesión terapéutica con el especialista en cuestión; en artículos escritos por profesionales; en conversaciones entre expertos; o incluso en titulares informativos. Pero… ¿a qué hace referencia este concepto de psicología? ¿Qué entendemos por resiliencia?
En líneas generales, la resiliencia es la capacidad que tiene una persona para superar y sobreponerse de situaciones emocionalmente dolorosas e incluso traumas, pudiendo llegar a salir fortalecido de esa adversidad afrontada con creces. En este sentido, a nivel psicológico se considera que una persona tiene una resiliencia adecuada cuando es capaz de recuperarse de malas experiencias obteniendo un crecimiento personal (más fortaleza interior) de ellas.
La teoría de la resiliencia se aborda y trabaja con insistencia desde la perspectiva de la Psicología Positiva, la doctrina Humanista que centra su foco de atención en las capacidades y virtudes del individuo, con el fin de potenciarlas. Es lógico, pues, que la resiliencia esté en su principal marco de actuación: en el transcurso de nuestras vidas nos vemos sometidos a circunstancias que no son de nuestro agrado y que incluso nos causan un verdadero pesar; la actitud y fuerza que mostremos para la superación de estas situaciones determinará gran parte de nuestras posibilidades y de nuestro potencial para salir airosos de cualquier situación. Centrarse en desarrollar y potenciar la resiliencia es una gran apuesta por nosotros mismos, por lo que somos: a fin de cuentas, estamos dando importancia en sacar lo mejor de nosotros mismos más que en centrarnos en aquellas debilidades y patologías que nos obstaculizan nuestro devenir.

Cómo conocer nuestra capacidad de resiliencia
¿Cómo podemos saber nuestra capacidad de resiliencia? La resistencia que disponemos frente a la vida sale a la luz ante las situaciones más drásticas, como pueden ser el fuerte y prolongado estrés debido a la muerte de un ser querido, el maltrato psíquico o físico o el abuso en su defecto, las largas y desgastantes enfermedades, el fracaso o el abandono, entre muchas. En estas situaciones extremas es cuando nuestra resiliencia toma el control de la situación, llevándonos a la superación y empoderamiento interno – en caso de tener una resiliencia adecuada – o bien a la más absoluta desesperación, en caso de no haber desarrollado una buena capacidad de resiliencia.

Una vez la hemos puesto a prueba y sabemos ya cómo detectar el grado que presenta en nuestra persona, cabe tener en cuenta que ese mismo “grado” determinará la categorización entre individuos pro-resilientes – con una capacidad de resiliencia adecuada – y los sujetos no-resilientos – aquellos que todavía no la han desarrollado correctamente. ¿Qué determina que mi capacidad de resiliencia sea o no adecuada?
Según apuntan distintos estudios, se ha observado que “a mayor actividad cognitiva y a mayor capacidad intelectual aumenta la resiliencia, no sólo emocional sino de las neuronas de los sujetos”. Aunque la realidad no sigue al 100% este patrón, si que hay una correlación directa entre mayor conocimiento y capacidad intelectual con la facilidad de procesar y elaborar con más eficacia los traumas y los factores de destres. Cabe tener en cuenta que la resiliencia psíquica es el resultado de múltiples procesos que contrarrestan las situaciones que perjudican nuestro bienestar y que se pueden citar según distintas etapas:
(1) el equilibrio que pone a prueba la tensión;
(2) el compromiso y desafío;
(3) la superación;
(4) la significación y valoración;
(5) la positividad que hay en uno mismo;
(6) la toma de responsabilidad;
(7) y la creatividad.

La resiliencia, definida por una psiquiatra y una psicóloga
Este patrón de las siete etapas de desarrollo de la resiliencia fue determinado por los expertos Steven Wolin y Sybil Wolin, psiquiatra y psicóloga. Ambos iniciaron sus estudios acerca la resiliencia a finales de los años 80 y hoy en día ya han presentado más de 200 trabajos alrededor del mundo. Los Wolin son co-fundadores de el Proyecto Resiliencia, organización privada en Washington DC que ofrece ayuda y consulta a escuelas, clínicas y agencias especializadas en la materia. Esta pareja, mundialmente reconocida por su contribución en el estudio de la resiliencia, es además autora de la obra The Resilent Self: How Survivors of Troubled Families Rise Above Adversity (1993), libro que se ha convertido en la biblia de la resiliencia.

1 comentari:

  1. Gracias por compartir el artículo. Para todos aquellos que quieran mejorar su propio bienestar, conocerse mejor o consultar un profesional, tienen acceso a psicólogos que les atienden online en nuestra web www.siquia.com

    ¡Saludos!

    ResponElimina