Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dilluns, 18 de novembre de 2013

Secretos de la gente positiva. Patricia Ramírez.

Injusticias, maltratos, pérdidas, adversidades de todo tipo; sea cual sea el golpe que reciban, hay personas positivas que superan los obstáculos. La psicóloga Patricia Ramírez explica cómo piensan y actúan quienes se levantan tras las más duras caídas
Nadie vive todo el tiempo una vida de príncipes. Todos conocemos a personas enfermas cercanas, tenemos problemas que resolver y sobrellevamos situaciones difíciles. Si esperamos el momento idóneo para actuar, no lo haremos nunca porque no existe”, explica la psicóloga clínica Patricia Ramírez.
Según esta especialista autora de la obra “Autoayúdate”, “algunas personas viven o han vivido situaciones extremas o de gran dureza, consiguiendo vivir con este problema cómo si no existiera y, a la vez, trabajar, disfrutar e implicarse con la vida, para después superarlo".

Tomar una actitud ante la vida
Hay quienes han sufrido injusticias pero “salen airosos, sufren, lo pasan mal, pero son capaces de sacar una fuerza interior que les convierte casi en héroes de sus vidas y en el ejemplo para los que les rodean”, según esta profesional especializada en trabajo en equipo, liderazgo, cohesión, optimismo y actitud www.patriciaramirezloeffler.com
Efe entrevista a esta psicóloga, que aconseja aprender de esos hombres y mujeres “como usted y como yo”, que vivieron momentos complicados y han triunfado en las batallas de sus vidas.

 -Afirma que “nuestra vida es lo que decidimos”. Por favor, explíquese…-
 “Las circunstancias que nos rodean no dependen muchas veces de nosotros… la crisis, despidos, el paro, que nuestra pareja decida dejarnos. Pero la forma en cómo interpretamos lo que nos sucede y la actitud que tomamos ante la vida, sí es decisión nuestra.
Personas con problemas muy parecidos y circunstancias socioeconómicas y familiares similares, se enfrentan de forma distinta a su problema. Unas tienen una visión catastrófica y anticipan continuamente lo que puede salir mal y otras, más optimistas, ante situaciones similares, encaran la vida con ilusión, con fe y con más soluciones que problemas.

-¿Cuál es el “denominador común"”de las personas que resuelven sus problemas y salen victoriosas de las adversidades?.-
“La atención, es decir lo que piensan, sienten y hacen. Hay personas que ponen su atención en lo que depende de ellas y esto les confiere control. Otros, en cambio, solo piensan en lo que no funciona y que, además, no depende de ellos. La gente sale victoriosa no porque tenga suerte, sino porque da más valor a levantarse que a recrearse en el error o lo que salió mal. La conducta victimista nos debilita e impide centrar nuestra atención en las nuevas oportunidades que surgen.

-¿Y por qué unos eligen un camino y otros toman  otro…?-

Somos responsables de lo que sentimos, pensamos y hacemos y esas tres variables lo condicionan todo. Tenemos libertad para elegir, pero no siempre lo hacemos de forma eficaz”.

-¿Cómo alejan estas personas sus dificultades y consiguen trabajar y disfrutar de la vida, pese a estar en una situación crítica?-
“Centrando la atención en lo que suma y en lo que depende de ellas. Buscando soluciones en lugar de recrearse en el dolor y el problema. Dificultades tenemos todos, pero unos los magnifican y solo hablan de ellas y otros, durante el mismo periodo, buscan ayuda….en amigos, familia, soluciones, ideas, y cambian la manera de hacer las cosas. Son personas que nunca dejan de moverse, y que no se detienen a ver venir las situaciones”.

-¿A qué atribuye que algunas personas sean capaces de vivir en paralelo con los problemas y sobrellevar las dificultades?-
“No creo que sea algo natural, no nacieron con ello. Lo fueron aprendiendo por el camino, a través de la educación en valores, de los maestros, de las experiencias con los amigos, con sus compromisos, etc. 

-También afirma que “nuestra felicidad depende de nosotros mismos”-
“Que los demás nos atiendan tiene “efectos secundarios positivos”. Por ejemplo, la gente está pendiente de nosotros y recibimos atención. Pero también tiene importantes consecuencias negativas, ya que “estamos vendidos”, porque para ser felices necesitamos que los demás nos llamen, nos pregunten, nos ayuden. Uno tiene que ser capaz de autogestionarse, sobre todo en lo emocional. Y todo lo que venga de ayuda, bendito sea”.

- Cómo puede desarrollarse la capacidad de gestionar y disfrutar de la vida “pese a que lluevan piedras”?-
“Esta capacidad es la consecuencia de mucho entrenamiento, de anteponer por filosofía lo que suma a lo que resta. Todos tenemos la capacidad de entrenarlo, y si uno cree que no puede, tiene que pedir ayuda a un especialista, igual que lo hace con un médico endocrinólogo cuando quiere perder peso”.

-¿Otra claves para salir airoso de la dificultades sería actuar en vez de esperar? Usted afirma “si  esperamos el  momento idóneo para  actuar, no lo haremos nunca, porque no existe…”-
“En efecto. Hay personas que esperan que haya una situación idílica para tomar decisiones, para salir de su zona de confort psicológico. Temen a las emociones como el miedo, la ansiedad o la incertidumbre. Pero estas emociones forman parte de la vida y tenemos que aprender a convivir con ellas, a quitarles valor y a aceptar que son parte de nuestro crecimiento personal y profesional. No hay una situación idílica”.

-¿Qué actitudes, conductas podemos cultivar para desarrollar las capacidades que las personas que resuelven sus problemas?-
“Tenemos que pensar de forma útil, ni positiva ni negativa: ¡ÚTIL!. Hay que pensar en aquello de lo que sí que nos podemos ocupar, y alejarnos de lo que no podemos atender.  La clave es mantener un pensamiento orientado y firme hacia el éxito y siempre basado en lo que depende de nosotros mismos. La información la elegimos nosotros, porque somos libres de tener en nuestra mente los pensamientos que deseamos”.

-Para lograrlo, usted pone el símil de un GPS…-

“En efecto, hay que programar la mente como si fuera el posicionador geográfico electrónico que llevamos a bordo de nuestro vehículo, introduciendo la información que nos lleva al lugar deseado, y no aquella que nos dice cómo fracasar. Cuando nos dirigimos a una dirección, ¿qué introducimos en el GPS: las diferentes maneras de cómo no llegar al sitio al que queremos llegar o solo la dirección a la que nos dirigimos? ¡Pues eso!”

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada