Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dimarts, 17 de setembre de 2013

LA MAYORIA DE TUS PROBLEMAS NO EXISTEN. Dan Millman. La Contra de La Vanguardia.




—¿Por qué cree usted que tiene algo que enseñarme? Oiga, yo no soy el Dalai Lama. Pero... ¡Ale hop!

¡Vaya...! ¡Doble voltereta! Veo que sigue en forma a los 55.
—Pero es que, además, las horas de gimnasio me enseñan a vivir. Lo único que pretendo es explicar lo aprendido en años de entrenamiento y autodisciplina y que a mí me sirven en la vida cotidiana.

Por ejemplo...
—Por ejemplo, la ley del sobre equilibrio para corregir sus defectos.

¿Qué defectos?
—¿No cree que habla usted demasiado e interrumpe al otro en las entrevistas...?

Tal vez tenga razón.
—Muy bien. Aplique un truco de gimnasta para corregir desequilibrios. Haga lo opuesto de lo que cree lo correcto. Tiene que practicar deliberadamente lo contrario de lo que hace. Exagere el contrario de lo que cree virtud. Así que si usted cree que habla demasiado, ¡Cállese del todo!

...
—De ese modo, usted tal vez crea que está demasiado callado, pero en realidad está callado lo justo. Le sorprenderá comprobar que nadie se queja de su silencio.

¿...?
Pregunte sus fallos a los seres más cercanos y ¡Escúcheles! Ellos se los dirán. Después haga planes. Dé sentido y dirección a su vida. No hay nada ¡Nada! que se proponga usted que no pueda conseguir en diez años.

...
—Ya tiene plan. ¿Cuál es el secreto del gimnasta? Organizar el progreso en proceso: Podemos llegar tan alto como queramos con una escalera de caracol, pasito a pasito.

...
La habilidad es saber convertir el trayecto hacia el gran objetivo en pasos pequeñitos muy asequibles. Así el camino se convierte en un rosario de éxitos. Y consigues crear una visión alcanzable y positiva de lo deseado.

¿Alguna lección más del gimnasio?
—Concentración en el momento. Los grandes maestros zen tienen oficios: Son carpinteros, cocineros, jardineros. No son profesionales del espíritu, sino que aportan espíritu a su profesión. La absoluta concentración en el momento les permite trascenderlo.

...
—¿Usted cree que la mayoría de la gente busca un frenesí de placeres sin cuento?

¿...?
—¡Nooo! La gente sólo aspira a la paz y la sencillez. Llevo 30 años escuchando ese deseo en mis seminarios. La vida es muy compleja y todos quieren sencillez y paz. ¿Pero por qué es muy compleja?

¿...?
Porque nos la complicamos. La mayoría de los problemas que tenemos no suceden nunca. Consisten en temores sobre el futuro y en arrepentimientos del pasado. «Me quedaré sin un duro...», «me abandonarán...», «debería haber hecho esto...» o «me equivoqué en lo otro». Nadie vive el presente.

Hummm.
—Y, en cambio, lo que aprendemos en el gimnasio y debemos aplicar en la vida es concentrarnos en el momento. ¿Cómo?

¿...?
—Respirando total y profundamente... ¡No es fácil! Se lo dice un atleta. Aprenda a relajar su cuerpo a voluntad... Masajes...

No siempre tienes quien...
—¡Tú mismo! Autoanálisis y automasaje...

¿Automasaje?
—Los guerreros mongoles conquistaron el mundo sabiendo automasajearse y logrando relajación total antes del combate: Necesitaban seis horas para lograr masajear músculo a músculo. Aprenda automasaje... Es más útil que otras cosas que cree importantes.

Seguro.
—Así que logre concentrarse en el momento. Aprenda a respirar, a relajarse, a masajearse y así tomará conciencia de lo que está viviendo en cada momento y no irá de un lado a otro con la cabeza siempre en otra parte.

¿Algo más?
—No sea mezquino. Dé dirección y sentido a su vida y una conexión con los demás. ¿Sabe lo que hago cada día cuando pago el peaje del puente de San Francisco?

¿...?
—Le pago el peaje al de atrás. Voy y le digo al operario: «Cóbreme el mío y el de detrás». Y observo el rostro del conductor del coche de atrás por el retrovisor... Son unas monedas...

Un catalán apreciaría el gesto.
¡Pero las buenas vibraciones de ese rostro agradecido me duran todo el día! Aquí en Barcelona he recogido algún papel del suelo entre las miradas sorprendidas de la gente. Porque sí, porque me apetecía hacer algo bueno. He visto después que alguien me secundaba. Son actos egoístas, créame.

¿Egoístas?
—Sí, cuestan muy poco y te hacen sentir increíblemente bien.

Bueno, ya lo hacían los «boy scouts»...
—Claro.

... Pero usted cobra derechos de autor por esos consejos.
—Sí, yo no he dicho que no sean cosas muy sencillitas sobre las que soy muy feliz escribiendo desde que entrenaba en Stanford. Sólo aspiro a que la gente reflexione un momento sobre sus propias vidas. No soy original.

Yo no he dicho que lo fuera.
—¡Ja, ja! No. Pero supongo que alguien tiene que pensar y explicar a los demás esas chorraditas que parecen tan obvias y que, sin embargo, son tan importantes como respirar. Y vivirlas. Los niños no saben escuchar a sus padres, pero los imitan enseguida.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada