Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dijous, 25 de desembre de 2014

LUCES Y SOMBRAS EN NAVIDAD. Miguel Benavent de B.

En nuestra vida, nos guste o no, siempre hay luces y sombras. Ambas son inherentes al ser humano. Es más, cuanta más luz llega a nuestra vida, más sombras provoca -o despierta- de nuestro interior…
Cuando intentamos huir de las sombras, no aceptarlas como algo nuestro o intentamos esquivarlas, éstas permanecen ocultas y se manifiestan a la menor ocasión. Pero, al fin y al cabo, siempre hay luces y sombras en nuestro corazón y es nuestra la decisión de permitir que dominen o no nuestra vida!
Y quizás la Navidad que estos días llega es una de esas ocasiones, en la que lo mejor de nosotros y lo peor se manifiestan, en esas fechas señaladas especialmente evocadoras de sentimientos. Por eso, para algunos la Navidad es un momento de luces, canciones, sonrisas, encuentros, colores y regalos, mientras que para muchos otros lo es de soledad, tristeza, lágrimas y oscuridad!
Bajo las luces de las calles iluminadas y engalanadas, se distinguen sombras, que cobran una especial relevancia en estos días. Personas solas que malviven en la calle, otras que están tristes pues sus seres queridos están demasiado lejos o simplemente ausentes para compartir con ellos estas fiestas tiernas y entrañables…
Felicidad e infelicidad comparten estas fechas, seguramente como lo hacen el resto del año. Pero en Navidad todo aumenta de tamaño, se engrandece la justicia y la injusticia, la riqueza y la pobreza, la gratitud y el reproche, la compañía o la soledad, la alegría o la pena. Todo adquiere una grandeza inusitada, como si el corazón que las observa y las siente solo se manifestara en Navidad! Y es que es fácil que el corazón se mantenga dormido durante gran parte del año, despertándose en momentos especialmente sensibles -y sensibleros-, como la Navidad!
Pienso ahora en todas esas personas que nos abandonaron alejándose de nuestra vida ordinaria, por voluntad o sin ella, pero que hoy ya no están. Pienso que la única manera de tenerlas presentes, de compartir con ellas lo mejor y lo peor de nuestra vida es a través del corazón, aunque sean invisibles a los ojos. Siento que somos pocos los afortunados que somos capaces de no echarlas de menos, pues tenemos bien vivo el corazón en cada instante de nuestra existencia…
Y es que algunos no saben encontrarse el corazón, ni tan siquiera en estas fechas navideñas. Especulan mentalmente con el amor artificial y efímero e intentan encontrarlo por fuera, como si fuera algo ajeno a ellos y a la vida que viven cada día. Y al corazón solo hay que dejarlo brotar desde el interior, donde siempre estuvo, está y estará el amor verdadero. En él no hay ausencias, ni distancias, ni tiempos adecuados. El amor de verdad es y estará siempre donde está, en nuestro interior… aunque quizás escondido tras nuestros miedos y sombras o tras las luces, sonrisas y melodías navideñas. Solo hay que dejarlo brotar, compartiéndolo sin miedo con los demás… y tal vez la Navidad sea el mejor momento para ello!

6 comentaris:

  1. GRÀCIES PER EL BLOG TAN GENEROS.
    BON NADAL !!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. A tu Miquel, pels teus sabis textos... BON NADAL!!

      Elimina
  2. Gràcies per compartir-ho, Joan, molt bon dia de Nadal, amb pau i felicitat! Una abraçada!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Moltes gràcies Miguel, felicitat, pau i amor per aquests dies de Nadal... i que ens durin per tot l'any....

      Una abraçada!

      Elimina
  3. Buenos días Joan, con tu permiso lo puedo compartir en mi blog?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Claro que si, solo tiebnes que mencionar el Nombre de Miguel Benavent, el autor. Muchas gracias y feliz dia!!!

      Elimina