Palabras, imágenes, canciones, emociones que nos acompañan en nuestro camino.

dijous, 18 de desembre de 2014

Un juguete para cada edad. Mayte Rius. La Vanguardia.

A Papá Noel y a los Reyes Magos les preocupa mucho acertar con sus regalos. Por eso sugieren a los padres que ayuden a los niños a afinar más en sus cartas y planifiquen mejor el momento de abrir los paquetes
Faltan once días para que Papá Noel reparta sus regalos y doce más para que lo hagan los Reyes Magos, y uno y otros andan muy atareados, sobre todo porque hay niños que todavía no han enviado su carta, otros que la han modificado un montón de veces, y muchísimos que en vez de carta han enviado un listado de nombres y modelos de juguetes y no saben cuáles son los que les gustan más. “Los Reyes no pueden traer todo lo que los niños piden pero tampoco pueden dejar de traer aquello que les hace más ilusión o que llevan todo el año pidiendo, por eso es importante dedicar tiempo y atención a preparar y escribir la carta”, explica Imma Marín, experta en juegos, juguetes e infancia de la consultora Marinva y presidenta de la Asociación Internacional por el Derecho de los Niños a Jugar (IPA) en España. De ahí que anime a los padres a implicarse en la confección de la carta a Sus Majestades y a convertirla en un proyecto de familia.

UNA BUENA CARTA
El primer paso, según Marín, para evitar las cartas “lista de la compra” que gustan tan poco a Papá Noel y a los Reyes Magos es que los adultos no pregunten al niño qué quiere o qué va a pedir sino qué le hace ilusión o qué es lo que más desearía que le trajeran. “Si le preguntas qué quiere y con el catálogo de juguetes delante te hará una larga lista de juguetes; pero si le hablas de deseos puede que salgan otras cosas, que pida pasar la tarde en casa de los abuelos jugando a ese juego que los papás no le dejan, o que desee un paseo con toda la familia en bici”, comenta.
Otra fórmula para lograr que el niño priorice y deje claro cuáles son los regalos que le hacen más ilusión es contarle que a sus Majestades de Oriente les gusta conocer a quien regalan y que, por eso, debería explicar en la carta cómo es, qué le gusta, cómo le ha ido el año, por qué le hace ilusión el juego o la muñeca que pide, con quién jugará“Eso obliga al niño a pensar, a escoger y priorizar según su ilusión y además, como se cansan pronto de escribir, piden menos, así que luego para los Reyes o Papá Noel es más fácil seguir la carta al pie de la letra”, dice la especialista en juguetes.
José Luis Linaza, catedrático de psicología evolutiva de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y miembro del Observatorio del Juego Infantil en España, asegura que la confección de la carta para los Reyes o el Papá Noel también es una buena ocasión para educar y hacer entender a los niños que no todo es posible, que por mucho que se les quiera o que sus Majestades sean mágicos algunas cosas no son accesibles. “Los niños son muy influenciables y no son ajenos a la publicidad o a la presión de lo que piden otros; de hecho, si les preguntas qué quieren que les regalen en septiembre no dirán lo mismo que en diciembre, después de ver anuncios y catálogos, y si en septiembre querían un coche, un garaje o una muñeca en genérico, ahora esos regalos tienen nombre y marca concretos”, reflexiona. Por eso cree que, para acertar, los Reyes y Papá Noel no sólo han de leer las cartas sino escuchar y observar qué le gusta y qué le divierte a cada niño para que sus regalos satisfagan deseos, no caprichos.
Marín recuerda a los padres que también es interesante que los niños no pidan solo cosas para ellos e incluyan en la carta algo para los hermanos, los abuelos o el mundo, y que ellos también pueden pedir cosas para luego disfrutar de la sorpresa y los regalos en familia.

CRITERIOS DE SELECCIÓN
Victoria Gómez, vicepresidenta del Col·legi de Pedagogs de Catalunya, comparte la idea de que los padres deben asesorar a los niños para elaborar una carta con pocos regalos y bien escogidos, pero también da algunas recomendaciones a Papá Noel y a los Reyes por si finalmente la lista que reciben es excesiva y han de escoger. “El primer criterio de selección es que el juguete se adapte a los gustos y preferencias del niño y que sea adecuado para su edad y su nivel madurativo, no que les vaya a gustar a los papás o que se lo vayan a regalar también al vecino o al primo”, comenta. Otro criterio importante, según Gómez, es priorizar el juguete que estimule la imaginación, la creatividad y la curiosidad, que sea algo que el niño tenga que manipular y que pueda utilizar en diferentes momentos y ámbitos, frente a los que son puramente mecánicos y no exigen su participación.
“Lo fundamental de un juguete es que sea juguete, es decir, que potencie el juego”, coincide Linaza. Aunque precisa que quien decide si un juguete es tal es el niño y por eso a veces juega con una tapadera o con una caja. Y explica que hasta los dos años a los niños les apasionan los juguetes que potencian el ejercicio y la acción, como sonajeros, objetos que se mueven, que se pueden manipular y tienen sonidos; y a partir de los dos años ganan protagonismo juguetes que potencian el mundo de la ficción, como muñecas, cocinitas, coches… “A esa edad juegan a reproducir aspectos de la realidad que les fascinan y que gracias al juego pueden distorsionar para que se adapte a lo que ellos quieren y necesitan, de modo que el muñeco come lo que a ellos no les gusta o va a dormir cuando ellos dicen”, detalla el profesor de Psicología Evolutiva de la UAM. A partir de los 7 años resultan atractivos los juegos de reglas, de interacción social y deportivos, y a medida que crecen lo hace también la fascinación por las nuevas tecnologías y los videojuegos.
Pero más allá de pensar en si el juguete que se regala es adecuado o no para la edad, Imma Marín insiste en la necesidad de pensar en cada niño concreto, en su grado de maduración y su habilidad, en si el juguete supone un reto que podrá llevar a cabo solo o necesitará la intervención de un adulto para no estropearlo “porque el primer objetivo del juguete es divertir, entendiendo por diversión no que haga reír sino que sea entretenido, que requiera atención y proporcione satisfacción por el esfuerzo realizado. A este respecto, los especialistas en juego alertan a los Reyes a no caer en la tentación de priorizar los juguetes didácticos, los que estimulan sólo los aspectos cognitivos de la inteligencia, “porque las inteligencias son múltiples y una muñeca, un disfraz, un billar, una pelota, un monopatín o una batería también son educativos y despiertan intereses, ganas de abrazar, de imaginar, de escuchar, de jugar con ritmos…”, opina Marín.
Gómez enfatiza que además de buscar juguetes divertidos, a la hora de escoger han de tenerse en cuenta criterios de calidad y de seguridad, así como de valores, evitando aquellos que fomenten actitudes violentas. No obstante, en cuestión de valores, Marín advierte de la importancia de no ideologizar la selección de juguetes. “Si una niña pide juegos que podrían considerarse masculinos como un coche, una pelota o un disfraz de héroe es probable que nos mostremos orgullosos, pero si un niño pide una muñeca, el carrito para pasearla por la calle o un traje de princesa a menudo saltan las alarmas y algunos adultos vislumbran el fantasma de la homosexualidad, cuando hoy cada vez hay más hombres que llevan a sus hijos en carrito al colegio y les dan el biberón, y los niños lo ven y lo piden, y están educando una parte suya sensible y tierna, no pasa nada”, ejemplifica la presidenta de IPA. Y añade que tampoco hay que rechazar por sexistas los estuches de maquillaje o utensilios de limpieza que piden muchas niñas. “Los juguetes no son sexistas, si acaso será sexista el uso que se les dé; todos los niños y niñas necesitan jugar con muñecas, hacer de papá y mamá y lo harán según el modelo y los valores en que se desenvuelven, porque lo que importa es el modelo familiar más cercano y, con frecuencia, cuanto menos presumida es la mamá más presumida se muestra la hija porque ha de ir construyendo su propia identidad y lo hace por semejanza u oposición, y en algunos momentos evolutivos necesitan hacerlo de forma diferente para no confundirse”, reflexiona Marín.
Apliquen los criterios que apliquen para escoger qué regalarán, los expertos en juego recomiendan a los Reyes que el repertorio final resulte variado e incluya juguetes que estimulen la imaginación, juguetes que promuevan el movimiento, juegos para pasarlo bien en casa y otros para jugar al aire libre, juegos para disfrutar solo y otros para compartir en familia. Y si necesitan ayuda para encontrar los más idóneos, recuerdan que Ludomecum.com es un buscador de juguetes que permite filtrar por edad, por marca y por las habilidades que potencian.

LA FIESTA DE APERTURA
Para disfrutar al máximo de la llegada de Papá Noel y los Reyes Magos también es importante preparar bien la llegada de los regalos. El primer paso debería ser aprovechar las vacaciones para revisar cómo están los juguetes viejos, retirar los que ya no se usan o están estropeados y dejar la habitación limpia y ordenada para cuando lleguen sus Majestades.
El segundo paso es dotar de cierta solemnidad el momento de abrir los regalos. “A veces los niños llegan corriendo al árbol y van rompiendo papeles y abriendo un paquete tras otro como locos; en lugar de eso, después de los días de espera, vale la pena pensar un ritual, que comience abriendo uno de sus regalos el más pequeño o el más mayor y luego continúe el siguiente en edad, de modo que todo el mundo preste atención a quien abre el regalo, y se admire y se aplauda cada uno de ellos para saborearlos, abriendo caja por caja, contemplando y valorando juguete por juguete”, sugiere Marín. Y apunta que si los Reyes lo desean, pueden dejar una carta para explicar cómo han visto a cada miembro de la familia ese año, animar a cada uno a mejorar alguna faceta, o justificar la ausencia o presencia inesperada de ciertos regalos. “Leer una carta así antes de abrir los paquetes puede convertir un día un poco histérico y consumista en un día de intimidad familiar y ternura”, justifica.
Otro aspecto importante es diseñar algunas estrategias para evitar la sobreabundancia que a veces bloquea o revoluciona a los más pequeños. Una opción es apostar por regalos temáticos, de modo que si los Reyes traen una bicicleta, el resto de regalos estén relacionados con ella: guantes, casco, una cesta para llevar paquetes, el bidón para el agua… Y si el regalo estrella es una cocina, el resto de paquetes pueden contener el carro de la compra, los cacharritos, los alimentos… Otra alternativa para atenuar que los pequeños se vean desbordados es que aquellos juguetes que los Reyes dejen en casa de los abuelos o de los tíos se queden allí para disfrutarlos cada vez que el niño vaya a visitarlos.
Y pasada la alegría y la impaciencia del primer día, psicólogos y pedagogos aseguran que la mejor opción es dejar al alcance del niño los dos o tres juguetes que más ilusión le han hecho y guardar el resto para entregárselos poco a poco más adelante. “El niño por si solo no sabe administrarse y si tiene todos a la vista al final esos juguetes pierden su capacidad de ilusión y de magia; en cambio, si desaparecen de su campo visual los olvida y cuando al cabo de dos o tres meses se los das, le hacen mucha ilusión reencontrarlos”, explica Victoria Gómez.
Y puestos a preparar la fiesta de apertura de regalos, no está de más preparar algunas estrategias para reconducir frustraciones por si los Reyes no cubren las expectativas. “En algunos lugares tienen la suerte de contar con un rey cojo, que viaja más lento que el resto, de modo que puede entregar unos días después aquellos regalos que el Papá Noel o los Magos de Oriente no encontraron”, explica Marín. Y añade que otra fórmula para reconducir frustraciones es que los propios Reyes dejen una carta dando explicaciones del por qué de sus decisiones.
Pero, en ausencia de información de Sus Majestades, Linaza y Gómez aseguran que también los padres pueden aprovechar la ocasión para educar, para hacer entender a sus hijos que no todo es posible y que no siempre se consigue todo lo que uno quiere. “Tampoco pasa nada si tienen pequeñas frustraciones”, apuntan.

UN JUGUETE PARA CADA EDAD
0-6 meses
  • -Juguetes que estimulan los sentidos: cojines suaves con melodías, móviles de cuna con músicas alegres, lamparitas luminosas, muñecos suaves y blandos sin pelo y de tacto agradable
  • -Juguetes que promueven la exploración: mantas de actividades, gimnasios con objetos llamativos, sonajeros, mordedores, elementos con sonidos y diferentes texturas


6-12 meses
  • -Cilindros grandes donde echarse
  • -Balancines
  • -Animales de peluche grandes
  • -Muñecos mecánicos con movimiento para perseguirlos
  • -Pelotas
  • -Andadores y correpasillos
  • -Juguetes apilables
  • -Juguetes multiactividad con sonidos, con diferentes texturas, cajas de música, animales con voces
  • -Cuentos blanditos


1-2 años
  • -Balancines, andadores y correpasillos
  • -Juguetes con sonido para arrastrar y empujar
  • -Pelotas
  • -Triciclos sin pedales
  • -Muñecos blanditos y peluches
  • -Accesorios para los muñecos: cuna, cochecito, biberón
  • -Casitas y granjas sencillas con personajes y animales de fácil agarre
  • -Garajes sencillos
  • -Teléfonos
  • -Construcciones de piezas grandes fáciles de encajar o apilar
  • -Encajes sencillos de madera o de plástico con pivote o agujeros donde ponerlos y sacarlos


2-3 años
  • -Columpio y tobogán
  • -Correpasillos y triciclos sin pedales
  • -Tubo de gateo para pasar por dentro
  • -Vehículos sin pedales
  • -Juguetes para apilar
  • -Encajes de formas geométricas
  • -Utensilios para jugar en la arena y en la bañera
  • -Muñecos con accesorios: vestidos, cunas, armarios…
  • -Peluches
  • -Vehículos y garajes sencillos
  • -Disfraces fáciles de poner y quitar
  • -Casa para jugar dentro
  • -Casitas, granjas, escuelas… con personajes fáciles de manipular
  • -Encajes planos de más de 6 piezas
  • -Puzles de 6-12 piezas
  • -Construcciones con piezas grandes y medianas
  • -Plastilina y pintura de dedos


3-5 años
  • -Caleidoscopios
  • -Peonzas visuales y sonoras
  • -Patines, patinetes, triciclos
  • -Pelotas
  • -Carretillas
  • -Instrumentos musicales
  • -Bolas y juguetes para hilar y coser
  • -Casa, tiendas y castillos para jugar dentro
  • -Juegos de imitación de la vida doméstica y profesiones: cocinas, muñecos, cabezas para pintar y peinar…
  • -Vehículos teledirigidos
  • -Pistas looping
  • -Figuras de animales
  • -Muñecos articulados
  • -Magnetófonos para grabar y reproducir
  • -Disfraces de héroes, de hadas o de oficios
  • -Espejos y maquillajes
  • -Puzles y mosaicos de 30-50 piezas
  • -Construcciones de piezas pequeñas y medianas para encajar, apilar o enroscar
  • -Abalorios medianos para ensartar
  • -Juegos de manualidades
  • -Juegos de reglas: dominó con imágenes y números, cartas de familias, juegos de memoria con dibujos, la oca, ordenadores infantiles para reconocer números, tragabolas, dianas, juegos de bolos, anillas


5-8 años
  • -Caleidoscopios
  • -Peonzas de cuerda
  • -Malabares, aros hula-hop, cuerdas de saltar
  • -Patines, patinetes, monopatines, bicicletas
  • -Pelotas y balones
  • -Casas y tiendas para jugar dentro
  • -Muñecas y accesorios
  • -Peluches
  • -Juegos de imitación de la vida doméstica y las profesiones
  • -Vehículos teledirigidos y de todo tipo
  • -Muñecos articulados
  • -Pistas de looping y garajes
  • -Escenarios fantásticos e históricos
  • -Figuras de animales
  • -Robots transformables
  • -Instrumentos musicales
  • -Marionetas
  • -Disfraces
  • -Pizarras y tizas
  • -Plastilina y barro para modelar
  • -Abalorios y juegos para hacer perfumes, flores
  • -Puzles de 50-100 piezas
  • -Telares
  • -Manualidades
  • -Montajes electrónicos o mecánicos
  • -Juegos de memoria, de azar, de cálculo mental y figuras geométricas (Tangram), de preguntas y respuestas (tipo Trivial), de estrategia (damas, ajedrez, Monopoly…), de recorrido (parchís), de magia, de precisión (Mikado, Operación…)
  • -Futbolín, billar, pinball, dianas, petancas
  • -Videojuegos con cuentos interactivos


8-11 años
  • -Patines, patinetes, monopatines, bicicleta
  • -Peonzas, balones
  • -Yoyós
  • -Cometas
  • -Diábolo y malabares
  • -Disfraces y maquillajes
  • -Muñecos articulados
  • -Marionetas
  • -Karaokes
  • -Vehículos teledirigidos
  • -Casas de muñecas
  • -Trenes eléctricos sencillos
  • -Modelismo
  • -Construcciones magnéticas y de todo tipo
  • -Montajes mecánicos y eléctricos
  • -Experimentos científicos sencillos
  • -Puzles de hasta 500 piezas y 3D
  • -Juegos de creación artística: modelado, mosaicos, estampación
  • -Juegos de mesa: ahorcado, Tabú, Mikado, código secreto, bingo, Scrabble, Rummikub, Quién es Quién…
  • -Futbolín, billar, bolos, dianas
  • -Juegos de magia
  • -Videojuegos de aventuras, de acción, sociales, de simulación


11-14 años
  • -Yoyós profesionales
  • -Caleidoscopios
  • -Bicicletas, patinetes y monopatines
  • -Cometas
  • -Balones
  • -Puzles de más de 500 piezas y 3D
  • -Juegos de ingenio y rompecabezas complejos
  • -Montajes con mecanismos y sensores
  • -Aeromodelismo
  • -Juegos de creación artística
  • -Experimentos científicos
  • -Construcciones que permitan reproducciones con detalle
  • -Juegos de sociedad y tablero, juegos de rol
  • -Videojuegos



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada